EL ÚL­TI­MO FRAU­DE DE PPK y el abu­so la­bo­ral de sus co­la­bo­ra­do­res

Usa­ba ONG exo­ne­ra­da de im­pues­tos pa­ra man­te­ner a su equi­po de cam­pa­ña

La Primera Semanal - - PATADITAS -

Aunque in­ten­té ha­blar con el mis­mo PPK y Gil­bert Vio­le­ta, es­tos nun­ca me die­ron ca­ra pa­ra re­sol­ver mi si­tua­ción la­bo­ral”, in­di­ca el de­nun­cian­te Luis Te­rán. El ne­gar­se a pa­gar los be­ne­fi­cios so­cia­les de un tra­ba­ja­dor sig­ni­fi­có pa­ra el país des­cu­brir una nue­va ma­nio­bra de Pe­dro Pa­blo Kuczynsky bas­tan­te cer­ca­na a la trian­gu­la­ción de di­ne­ro muy usa­do en los ca­sos in­ves­ti­ga­dos de la­va­do de ac­ti­vos. Aquí al­go de la his­to­ria. El es­cán­da­lo es­ta­lló en oc­tu­bre del año pa­sa­do. Luis Te­rán Poe­ma­pe, ca­san­do de in­sis­tir el pa­go de los be­ne­fi­cios la­bo­ra­les y la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do ar­bi­tra­rio, no tu­vo más op­ción que re­cu­rrir a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ex­pre­sar su re­cla­mo. Sin em­bar­go, Te­rán no pre­veía que su re­cla­mo la­bo­ral ter­mi­na­ría por re­ve­lar tur­bios mo­vi­mien­tos de cuen­tas, la uti­li­za­ción de em­pre­sas cons­ti­tui­das y el ma­qui­lla­je de su equi­po de cam­pa­ña como una ONG de in­ves­ti­ga­ción.

La ONG y otras em­pre­sas

Luis Te­rán Poe­ma­pe de­nun­ció que

pa­ra po­der co­brar su suel­do de­bía gi­rar re­ci­bos por ho­no­ra­rios a va­rias em­pre­sas que no te­nían nin­gún víncu­lo po­lí­ti­co ni la­bo­ral con la agru­pa­ción. Te­rán, ex­coor­di­na­dor de ju­ven­tu­des de los cé­le­bres PPKau­sas y los PPKuy, du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral del 2006, tra­ba­ja­ba no­mi­nal­men­te pa­ra el Ins­ti­tu­to País fun­da­do por el ex­mi­nis­tro de Economía, como una aso­cia­ción ci­vil sin fi­nes de lu­cro (y por ello exo­ne­ra­da de di­fe­ren­tes im­pues­tos) con­ce­bi­da pa­ra ope­rar como think and ac­tion tank, a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. “PPK y yo nos co­no­ci­mos en un even­to uni­ver­si­ta­rio, don­de como di­ri­gen­te es­tu­dian­til in­vi­té al en­ton­ces ex pre­mier, lue­go me in­vi­tó a for­mar par­te de su pro­yec­to po­lí­ti­co, don­de era su­bor­di­na­do de Gil­bert Vio­le­ta, quien es ase­sor prin­ci­pal de PPK. Me en­car­ga­da de or­ga­ni­zar el te­ma de la ju­ven­tud a ni­vel na­cio­nal”, na­rró Te­rán. Sin em­bar­go y pe­se al víncu­lo con IPAÍS, es­ta­ba obli­ga­do a gi­rar re­ci­bos por ho­no­ra­rios a nom­bre de

otras em­pre­sas, como Ku­ko­va In­ge­nie­ros Ase­so­res Téc­ni­cos Aso­cia­dos. Los ge­ren­tes de es­tas com­pa­ñías Jor­ge Ló­pez y Juan Hernández se­ña­la­ron que hi­cie­ron los pa­gos como, se­gún ellos, una “co­la­bo­ra­ción” a la ONG Ins­ti­tu­to País. Te­rán Poe­ma­pe di­jo que “a fin de mes la se­cre­ta­ria nos de­cía a qué em­pre­sa y RUC gi­rar los re­ci­bos”.

El tra­ba­jo en la PPKa­sa

Te­rán des­cri­be su es­ce­na­rio la­bo­ral de la si­guien­te ma­ne­ra: “Al con­cre­tar­se la cam­pa­ña elec­to­ral pa­sa­mos a la se­de de la Alianza por el Pro­gre­so, en Gre­go­rio Es­co­be­do e íba­mos con ho­ra­rio de en­tra­da, pe­ro no sa­li­da”. Así Te­rán des­cri­be que lue­go de la cam­pa­ña vol­vie­ron al lo­cal de la ave­ni­da Sa­la­verry, don­de eran hos­ti­ga­dos por la her­ma­na de Gi­bert Vio­len­ta, “En aquel mo­men­to hu­bo pro­ble­mas la­bo­ra­les y una abo­ga­da enviada por PPK nos hi­zo fir­mar do­cu­men­tos in­di­can­do que es­tá­ba­mos en la pla­ni­lla del Ins­ti­tu­to País, lue­go ar­ma­mos Pe­rú Más, re­co­lec­ta­mos fir­mas y lle­gó Salvador Heresi, con un gru­po ma­yor de fir­mas, con el cual con­so­li­da­mos el par­ti­do”. “Em­pe­cé ga­nan­do 1200 so­les, lue­go 1500 so­les y ya so­bre el fi­nal 3 mil so­les, pe­ro el tiem­po de pa­go se alar­gó de­ma­sia­do y aunque in­ten­té ha­blar con el mis­mo PPK y Gil­bert Vio­le­ta, es­tos nun­ca me die­ron ca­ra pa­ra re­sol­ver mi si­tua­ción la­bo­ral”, in­di­ca Luis Te­rán.

Un ca­so co­no­ci­do

¿Le pa­re­cen fa­mi­lia­res es­tos os­cu­ros mo­vi­mien­tos? Bueno, el he­cho se ase­me­ja a la de­nun­cia­da Pro­dín, ONG crea­da por la fa­mi­lia Hu­ma­la y que se va­lía, se­gún la de­nun­cia, de To­do Graph, a nom­bre de San­tia­go Gas­ta­ña­dui, con­gre­sis­ta de la Re­pú­bli­ca y es­po­so de la pri­ma de Na­di­ne He­re­dia. So­bre es­te te­ma el ge­ren­te ge­ne­ral del es­tu­dio de abo­ga­dos Ja­vier Va­lle Ries­tra, Lu­ciano Ló­pez, se­ña­ló en­ton­ces: “Aquí hay un te­ma res­pec­to a que se es­tán dis­tra­yen­do re­cur­sos. ¿De dón­de vie­ne ese di­ne­ro? ¿So­la­men­te se es­tá usan­do es­ta mo­da­li­dad pa­ra pa­gar a tra­ba­ja­do­res o pa­ra qué más? Re­cuer­da que en el ca­so de Na­di­ne He­re­dia aho­ri­ta se es­tá des­cu­brien­do la exis­ten­cia de Pro­din y To­do Graph, que se usa­ron en tiem­po de cam­pa­ña”. Ca­be in­di­car que tan­to Pro­din como To­do Graph se usa­ron pa­ra pa­gar a

los tra­ba­ja­do­res que apo­ya­ron en la cam­pa­ña na­cio­na­lis­ta.

Frau­de a la ley

Ló­pez agre­gó que “si apa­re­cen va­rias em­pre­sas pa­gan­do es por­que el em­plea­dor ha co­me­ti­do un frau­de a la ley. Es de­cir, usa una fi­gu­ra le­gal, que es emi­tir un re­ci­bo por ho­no­ra­rio a va­rias em­pre­sas, pa­ra eva­dir obli­ga­cio­nes le­ga­les”. Lla­ma la aten­ción que si bien la de­nun­cia fue pú­bli­ca, el ca­so es­can­da­lo­so, des­pués de re­ve­la­da la in­for­ma­ción, el te­ma pa­só a un pa­sa­je os­cu­ro del que na­die su­po más. Ni si­quie­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ha anun­cia­do al me­nos una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar cuan­do de­bió ini­ciar­la de ofi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.