EL PPK UY EN SU TRAM­PA

PAR­TI­DO DE KUCZYNS­KI ES UN CAOS, EN­FREN­TA­MIEN­TOS IN­TER­NOS HAN PUES­TO DE MAL HU­MOR AL CAN­DI­DA­TO QUE YA PIERDE LOS PA­PE­LES Y SE CAE EN LAS EN­CUES­TAS

La Primera Semanal - - PORTADA -

La úl­ti­ma semana ha si­do un vía crucis, en el sen­ti­do más es­tric­to de la fra­se, pa­ra Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Sin em­bar­go, re­ve­ló tam­bién la fal­ta de cohe­sión en es­te gru­po, en­tre ellos as­pi­ran­tes al Con­gre­so y los miem­bros del equi­po de cam­pa­ña.

Tam­bién ha de­mos­tra­do que el equi­po de PPK ya sin­tió el olor de la de­rro­ta y hoy en em­bes­ti­da bus­can, sin otra op­ción, ga­nar al­gu­nos vo­tos que les per­mi­ta al me­nos in­gre­sar al Par­la­men­to, ol­vi­dan­do la fra­ca­sa­da can­di­da­tu­ra de su lí­der.

Ana­lis­tas con­sul­ta­dos in­di­ca­ron que esos en­fren­ta­mien­tos in­ter­nos que van ha­cién­do­se pú­bli­cos son pro­duc­tos de la de­ses­pe­ra­ción an­te la apa­ra­to­sa caí­da en la in­ten­ción de vo­tos se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, y es un evi­den­te signo de que, de per­der las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, la ban­ca­da de PPK se rom­pe­rá de in­me­dia­to por la fal­ta de cohe­sión ideo­ló­gi­ca y pro­gra­má­ti­ca.

CAM­BIOS EN EL EQUI­PO

La semana se ini­ció con el ru­mor en to­das las re­dac­cio­nes de la sa­li­da del equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes de Fer­nan­do Ros­pi­glio­si; sin em­bar­go, la reali­dad su­pe­ró la ex­pec­ta­ti­va del chis­me.

Efec­ti­va­men­te Ros­pi­glio­si sa­lió de la di­rec­ción de co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro tam­bién ha­bía re­nun-

cia­do –el eu­fe­mis­mo pa­ra no de­cir que lo co­rrie­ron cul­pan­do de to­do lo ma­lo que en­fren­ta PPK- a Ma­rio El­ga­rres­ta, ase­sor cu­ba­noa­me­ri­cano que fue con­tra­ta­do des­pués del fra­ca­so en las ne­go­cia­cio­nes con Luis Fa­vre.

Así, a la de­sig­na­ción de Mar­tín Viz­ca­rra como je­fe de cam­pa­ña na­cio­nal en re­em­pla­zo de Gil­bert Vio­le­ta, se de­ci­dió la con­tra­ta­ción de Al­ber­to Goa­chet y Ri­car­do Chad­wick, di­rec­to­res de la da agen­cia de pu­bli­ci­dad Fah­ren­heit DDB.

El ma­yor mé­ri­to de es­tos mar­ke­te­ros fue ha­ce cin­co años, du­ran­te su tra­ba­jo en el pri­me­ro in­ten­to de Kuczyns­ki de lle­gar al go­bierno, la crea­ción del lo­go ca­rac­te­rís­ti­co y la crea­ción de los pepekausas, así como la del cuy re­pre­sen­ta­ti­vo.

LA PRI­ME­RA BRON­CA

Sin em­bar­go, rá­pi­da­men­te la ilu­sión de que con los úl­ti­mos cam­bios vol­ve­ría la cal­ma a los pre­dios de los pepekausas, se fue des­va­ne­cien­do con el pa­so de la ho­ras. Al pa­re­cer pa­ra El­ga­rres­ta la re­nun­cia le de­jó una he­ri­da en el ojo y uti­li­zó su pá­gi­na per­so­nal de Fa­ce­book pa­ra sol­tar aque­llo que lo que­mó du­ran­te es­tas se­ma­nas de tra­ba­jo.

“Ja­más en mi vi­da pro­fe­sio­nal ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do tan­ta ton­te­ría e inex­pe­rien­cia en una cam­pa­ña pre­si­den­cial pa­ra per­ju­di­car a su can­di­da­to como en la ob­ser­va­da en la cam­pa­ña del can­di­da­to PPK”, cri­ti­có El­ga­rres­ta. E in­clu­so ade­lan­ta la razón de su “re­nun­cia”: “La ver­dad es que re­nun­cié por­que cuan­do es­toy en una cam­pa­ña don­de no es­cu­chan a sus ase­so­res, lo me­jor es re­nun­ciar. No soy pi­to­ni­sa, pe­ro el fu­tu­ro de es­ta cam­pa­ña con es­te gru­pi­to era pre­vi­si­ble”.

En otro mo­men­to, in­di­có que es­tas per­so­nas con­ti­núan min­tien­do y ha­blan­do so­bre te­mas que no con­tri­bu­yen al pro­gre­so de la can­di­da­tu­ra de PPK, por lo que les pi­dió de­jar de la­do las ba­na­li­da­des y re­fe­rir­se a los ver­da­de­ros pro­ble­mas de la ciu­da­da­nía.

“No ha­blen más bo­be­rías y ha­blen de los pro­ble­mas que tie­nen los pe­rua­nos y có­mo PPK los pue­de ayu­dar a re­sol­ver­los me­nor que los otros candidatos, por su ex­pe­rien­cia, com­pro­mi­so y ma­nos lim­pias”, re­cal­có en su post.

LA RES­PUES­TA

An­te ello, la can­di­da­ta a la se­gun­da vi­ce­pre­si­den­cia Mer­ce­des Aráoz, sa­lió a res­pon­der al con­sul­tor cu­bano. “Per­so­nal­men­te, creo que es un te­ma de fal­ta de éti­ca pro­fe­sio­nal, uno ter­mi­na su tra­ba­jo como con­sul­tor y de­ja las co­sas ahí”, di­jo la ex mi­nis­tra. Y como pa­ra que no que­den du­das so­bre las ra­zo­nes de su sa­li­da, di­jo que exis­tie­ron cues­tio­na­mien­tos ha­cia el tra­ba­jo de El­ga­rres­ta. “Él ha­bía si­do con­tra­ta­do por eta­pa. En es­ta eta­pa de la cam­pa­ña era evi­den­te, lo de­cía la pren­sa, que se de­bía re­cu­pe­rar la fres­cu­ra de Pe­dro Pa­blo, que hi­zo que es­té pre­sen­te en la pren­sa en la cam­pa­ña an­te­rior”, aña­dió.

Sin em­bar­go, no que­dó allí y tam­bién lan­zó una crí­ti­ca al equi­po de cam­pa­ña al de­cir que en enero el can­di­da­to per­dió pre­sen­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en su co­ne­xión con la po­bla­ción.

“Es­tar pre­sen­tes (en la pren­sa) es un va­lor que per­di­mos en el mes de enero, un mes va­lio­so, don­de Pe­dro Pa­blo es­tu­vo po­co pre­sen­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, se­ña­ló.

Re­mar­có que lo que im­por­ta es es­cu­char “muy cla­ra­men­te” los pe­di­dos de la po­bla­ción y que el can­di­da­to pre­si­den­cial y las ofer­tas elec­to­ra­les co­nec­ten con la ciu­da­da­nía.

“Esa co­ne­xión no se es­ta­ba dan­do, no te­nía­mos la pre­sen­cia que de­bía­mos te­ner en los me­dios como an­tes. Es im­por­tan­te acep­tar las to­das las en­tre­vis­tas, es la ma­ne­ra más cer­ca­na pa­ra co­mu­ni­car. Es­tar pre­sen­tes en las re­des y ca­mi­nar pue­blo con pue­blo pa­ra co­nec­tar con la reali­dad”, sen­ten­ció la ex­mi­nis­tra de Co­mer­cio Ex­te­rior.

EL MA­TRI­MO­NIO GAY

Un per­so­na­je que no ha­bía te­ni­do has­ta la fe­cha ma­yor fi­gu­ra­ción en­tre los pepekausas, Ce­li­na Pa­lo­mino, ex­par­la­men­ta­ria de Pe­rú Po­si­ble, apa­re­ció y con una se­ve­ra crí­ti­ca de lo que vie­ne pa­san­do al in­te­rior de la PPKa­sa.

Pa­lo­mino, con­si­de­ró que la caí­da en las en­cues­tas de PPK se de­be a la pre­sen­cia de Car­los Bru­ce, quien pro­mue­ve la unión ci­vil en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. “Cuan­do PPK te­nía 19 pun­tos (en la in­ten­ción de vo­to) se le acer­có gen­te que lo des­in­fla­ron por­que creían en el ma­tri­mo­nio en­tre dos hom­bres, como el se­ñor Car­los Bru­ce cuan­do se acer­có. Eso a no­so­tros no nos gus­tó y no nos pa­re­ció", ex­pre­só.

Al ser con­sul­ta­da so­bre si con­si­de­ra­ba “per­ni­cio­sa” la pre­sen­cia de Car­los Bru­ce en la lis­ta de candidatos al Par­la­men­to de di­cha agru­pa­ción po­lí­ti­ca, ma­ni­fes­tó “no me gus­ta, no me sim­pa­ti­za, pe­ro en de­mo­cra­cia hay que acep­tar­lo".

La can­di­da­ta tam­bién re­fi­rió que "el 80% de los pe­rua­nos so­mos con­ser­va­do­res y un mí­ni­mo de gen­te es la que real­men­te cree que dos hom­bres se de­ben be­sar o abra­zar o, más ade­lan­te, adop­tar a una ni­ña o un ni­ño".

An­te los co­men­ta­rios de su com­pa­ñe­ra de lis­ta, Bru­ce ase­gu­ró que la unión ci­vil no de­ter­mi­na el al­za o la ba­ja de nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial en las en­cues­tas elec­to­ra­les.

“Hay mu­chas agru­pa­cio­nes que es­tán pro­mo­vien­do la unión ci­vil; es más, el can­di­da­to en as­cen­so Guz­mán la pro­po­ne, y lo ha di­cho ex­plí­ci­ta­men­te, y es­tá su­bien­do en las en­cues­tas. Sos­pe­cho, por bá­si­co sen­ti­do co­mún, que no es un te­ma que es­té de­ter­mi­nan­do el al­za o la ba­ja de al­gún can­di­da­to”, anotó.

Pe­ro fue el pro­pio PPK quien in­ten­tó zan­jar el te­ma, aunque que­da en evi­den­cia que la rup­tu­ra, hoy o cuan­do los candidatos sean ele­gi­dos, es in­mi­nen­te.

Sos­tu­vo que no de­ja­rá de res­pal­dar la unión ci­vil en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, a pe­sar de que Ce­li­na Pa­lo­mino afir­ma­ra que la caí­da en las en­cues­tas se de­bía a la pre­sen­cia en la lis­ta de Car­los Bru­ce, pro­mo­tor de esa pro­pues­ta.

Kuczyns­ki di­jo que el par­ti­do que li­de­ra cree “en la li­ber­tad in­di­vi­dual” de to­das las per­so­nas.

“Esa es una opi­nión de Ce­li­na, la quie­ro mu­cho, pe­ro no­so­tros se­gui­mos nues­tras con­vic­cio­nes. No­so­tros cree­mos en la li­ber­tad in­di­vi­dual, en que la gen­te vi­va como quie­ra, con quien quie­ra. Yo no voy a cam­biar de opi­nión y Car­los Bru­ce nos si­gue acom­pa­ñan­do y apre­cia­mos mu­cho sus apor­tes”, di­jo.

LA CE­RE­ZA DEL PAS­TEl

Pe­se a que es­tos en­fren­ta­mien­tos de­jan en evi­den­cia el res­que­bra­ja­mien­to de la uni­dad al in­te­rior de Pe­rua­nos Por el Kam­bio fue el in­ci­den­te que pro­ta­go­ni­zó con un pe­rio­dis­ta en Puno, pe­se a que los nue­vos ase­so­res in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de man­te­ner bue­nas re­la­cio­nes con la pren­sa. El can­di­da­to per­dió los pa­pe­les an­te la pre­gun­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de re­ne­go­ciar el gas, lle­gan­do a in­sul­tar al pe­rio­dis­ta que le pre­gun­tó so­bre su po­si­ción so­bre el te­ma.

Kuczyns­ki se exa­cer­bó y ma­ni­fes­tó es­tar sor­pren­di­do por la "ig­no­ran­cia" de la pre­gun­ta. Pe­ro las co­sas no que­da­ron ahí, el can­di­da­to fue más allá: "Yo voy a ser bien agre­si­vo ¡Us­ted es un ig­no­ran­te!", res­pon­dió le­van­tan­do la voz.

El ca­so re­cor­dó a otra reac­ción exa­cer­ba­da del can­di­da­to, pe­ro es­ta vez en la cam­pa­ña elec­to­ral del 2011.

Cuan­do a Kuczyns­ki se le pre­gun­tó si in­clui­ría en su lis­ta de candidatos al Con­gre­so a un ase­sor del en­ton­ces cues­tio­na­do abo­ga­do Cé­sar Ca­ta­ño, el can­di­da­to le gri­tó re­pe­ti­das ve­ces "no" al des­pre­ve­ni­do pe­rio­dis­ta.

Fi­nal­men­te, PPK tu­vo que pe­dir dis­cul­pas, des­de Li­ma.

“Quie­ro pe­dir­le dis­cul­pas al pe­rio­dis­ta que me en­tre­vis­tó en Puno. Yo no sa­bía si era pe­rio­dis­ta por­que em­pe­zó (la en­tre­vis­ta) de una for­ma que me pa­re­ció muy agre­si­va. Pi­do dis­cul­pas por el ma­len­ten­di­do. Yo res­pe­to a la pren­sa y como us­te­des sa­ben siem­pre es­toy dis­pues­to a con­ver­sar”, di­jo. El da­ño ya es­tá he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.