ACU­ÑA: LA VIE­JA ES­TRA­TE­GIA DE CAM­BIAR DI­NE­RO POR VO­TOS

• Des­de que ini­ció su ca­rre­ra po­lí­ti­ca usó su for­tu­na, de la uni­ver­si­dad y del mu­ni­ci­pio pa­ra ga­nar elec­cio­nes

La Primera Semanal - - INFORME ESPECIAL: CASO 1 -

En su de­ses­pe­ra­ción, des­pués de con­fir­mar que las de­nun­cias de pla­gio o copia –ha­ce­mos la dis­tin­ción que le gus­ta tan­to al can­di­da­to- Cé­sar Acu­ña ha re­cu­rri­do a su vie­ja es­tra­te­gia elec­to­ral: re­ga­lar di­ne­ro a su pa­so en la bús­que­da del vo­to es­qui­vo.

Acu­ña do­nó re­cien­te­men­te 10 mil so­les a los co­mer­cian­tes de un mer­ca­do de Cho­si­ca, pe­se a que ello es­tá prohi­bi­do por ley.

“Si Dios te da, ¿por qué no com­par­tir? Así que yo quie­ro com­par­tir pa­ra su mu­ro de con­ten­ción S/10 mil”, di­jo Cé­sar Acu­ña a los co­mer­cian­tes.

Cé­sar Acu­ña, an­tes de ir a Cho­si­ca, ya ha­bía ofre­ci­do

di­ne­ro en otra opor­tu­ni­dad. Fue cuan­do visitó Piu­ra, ha­ce dos se­ma­nas, acom­pa­ña­do por la vi­ce­pre­si­den­ta y can­di­da­ta al Con­gre­so por APP, Ma­ri­sol Es­pi­no­za.

“¡Hay gen­te que me critica por­que ayu­do a los po­bres! La gen­te se mo­les­ta por­que com­par­to lo que Dios me da”, afir­mó el can­di­da­to, ro­dea­do por sus sim­pa­ti­zan­tes. Lue­go, in­di­có que le iba a dar 5 mil so­les a un jo­ven en si­lla de rue­das pa­ra su re­cu­pe­ra­ción.

A quie­nes se sor­pren­de por es­ta ju­ga­rre­ta de clien­te­lis­mo po­lí­ti­co, la com­pra de vo­tos, lo que real­men­te de­be­ría preo­cu­par­les es que es­ta mis­ma es­tra­te­gia –de re­ga­lar di­ne­ro, ofre­cer be­cas y dar pues­tos de tra­ba­jo- la uti­li­zó has­ta en tres elec­cio­nes an­te­rio­res y, pe­se a que fue de­nun­cia­do en va­rias opor­tu­ni­da­des los or­ga­nis­mos elec­to­ra­les han de­ja­do pa­sar el ca­so o no han po­di­do apli­car una ver­da­de­ra san­ción pa­ra es­te per­so­na­je.

CHAN­TA­JE A PA­TAZ

Es el ca­so por ejem­plo du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral del 2014 que lo lle­vó al go­bierno re­gio­nal de La Li­ber­tad. En un mi­tin en Pa­taz de­jó en cla­ro que de­bían vo­tar por él y por su can­di­da­to de Alianza por el Pro­gre­so pa­ra esa pro­vin­cia, pues las consecuencias se­rían ne­fas­tas.

El he­cho se pro­du­jo en se­tiem­bre del 2014: "Si Me­sías no tie­ne pla­ta en la pro­vin­cia, él tie­ne que bus­car­me a mí pa­ra apo­yar­lo, y yo como pre­si­den­te re­gio­nal, como Me­sías es de APP, ten­go que dar­le to­do mi res­pal­do", di­jo. Acu­ña no tu­vo re­pa­ros en se­ña­lar el con­di­cio­na­mien­to. "Si fue­ra al­cal­de de otro par­ti­do, y así lo di­go en es­ta pla­za, el al­cal­de que no fue­ra del par­ti­do, no va a ha­cer con­ve­nio con­mi­go", agre­gó.

Los asis­ten­tes al mi­tin le gri­ta­ron "chan­ta­jis­ta". Sin em­bar­go, en vez de echar­se pa­ra atrás, Acu­ña reite­ró su ad­ver­ten­cia. "Yo es­toy ha­blan­do la ver­dad, no pue­do men­tir­les, so­la­men­te es­toy ha­blan­do lo que le con­vie­ne a la pro­vin­cia", ase­gu­ró.

Fi­nal­men­te, el can­di­da­to re­tó a los pa­ta­ci­nos a ele­gir cual­quier can­di­da­to, pues ase­gu­ró que, aunque no vo­ten por él, se­rá el pre­si­den­te re­gio­nal de La Li­ber­tad.

Aunque la de­nun­cia fue he­cha an­te el Ju­ra­do Elec­to­ral de La Li­ber­tad, los re­sul­ta­dos aún no se ha­cen efec­ti­vos.

PLA­TA COMO CAN­CHA

Como se re­cuer­da, ha­ce muy po­co tiem­po se di­vul­gó un vi­deo del 2010 que mues­tra al ac­tual al­cal­de de Tru­ji­llo, Cé­sar Acu­ña, re­ve­lan­do su es­tra­te­gia de cam­pa­ña que le per­mi­tió la re­elec­ción: la com­pra de vo­tos usan­do irre­gu­lar­men­te di­ne­ro de las ar­cas mu­ni­ci­pa­les.

En la gra­ba­ción se ob­ser­va a Acu­ña Pe­ral­ta en una reunión de su par­ti­do, jun­to a los candidatos a las al­cal­días de Tru­ji­llo. En ese en­ton­ces, Acu­ña ya era al­cal­de de la ciu­dad li­ber­te­ña y as­pi­ra­ba a re­ele­gir­se.

“Hoy co­mien­za el tra­ba­jo po­lí­ti­co pa­ra la gran fi­nal del 3 de oc­tu­bre. A 10 mil fa­mi­lias, una vez al mes, les vamos a dar un pa­que­te de di­ne­ro men­sual. Ten­dría­mos 10 mil fa­mi­lias aten­di­das du­ran­te 6 me­ses. Y 10 mil fa­mi­lias por cin­co vo­tos ca­da una, ahí ten­dría­mos 50 mil vo­tos”, ad­mi­te con des­par­pa­jo, al pa­re­cer sin sa­ber que lo fil­ma­ban.

Con esa mis­ma mo­da­li­dad, Acu­ña re­ve­la que en­tre­ga­rá che­ques por 5 mil so­les a ca­da uno de los 308 co­le­gios pú­bli­cos de Tru­ji­llo, y tam­bién a los co­me­do­res po­pu­la­res. “Como mu­ni­ci­pa­li­dad vamos a ha­cer cam­pa­ña”, afir­ma, ad­mi­tien­do el uso del pre­su­pues­to edil.

Por si fue­ra po­co, Acu­ña ha­bla de sus as­pi­ra­cio­nes a fu­tu­ro. “Que­re­mos se­guir go­ber­nan­do Tru­ji­llo, pa­ra eso Dios nos da es­ta opor­tu­ni­dad. Lue­go yo re­nun­cio, se que­dan us­te­des de al­cal­des, y yo me voy a la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Ten­dría­mos go­bierno lo­cal, re­gio­nal y has­ta pre­si­den­te. Eso ya se­ría el aca­bo­se. Pla­ta como can­cha pa­ra us­te­des”, fi­na­li­za.

JUI­CIOS QUE NO ACA­BAN

La ma­yo­ría de ca­sos, in­clu­so aquel que hoy se lla­ma ‘Pla­ta como can­cha’, se en­cuen­tran ya en el Po­der Ju­di­cial o en in­ves­ti­ga­ción en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co; sin em­bar­go, por ex­tra­ñas ar­tes los pro­ce­sos ju­di­cia­les nun­ca avan­zan.

Se­gún ex­pli­can fuen­tes ju­di­cia­les es­tos pro­ce­sos se quie­bran o di­la­tan de­bi­do a que mu­chos ma­gis­tra­dos en dis­tin­tos dis­tri­tos ju­di­cia­les son tam­bién pro­fe­so­res en la Uni­ver­si­dad Cé­sar Va­lle­jo o en las otras uni­ver­si­da­des del con­sor­cio de Acu­ña. “Es de es­ta ma­ne­ra que el hoy can­di­da­to pre­si­den­cial lo­gra la im­pu­ni­dad”, nos di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.