LAS CA­JAS DE SE­GU­RI­DAD DE NA­DI­NE HE­RE­DIA

DE MA­TU­CA­NA A BRA­SIL. ¡NO ES PA­RA QUE TE RÍAS DE JA­NEI­RO!

La Primera Semanal - - INFORME ESPECIAL: CASO 4 -

En el ca­so de los su­pues­tos tres mi­llo­nes de dó­la­res que vin­cu­la con un so­borno a Ollan­ta Hu­ma­la, la documentación de Ode­brecht en ma­nos de la Po­li­cía tam­bién tie­ne re­gis­tros de reunio­nes pro­gra­ma­das en­tre el pre­si­den­te y Na­di­ne He­re­dia en ju­nio de 2011, ma­yo de 2013 y oc­tu­bre de 2014. Las fe­chas tie­nen mu­cha re­le­van­cia con un po­der que le otor­gó la esposa del je­fe de Es­ta­do a su her­mano Ilán He­re­dia, en una le­ja­na no­ta­ria de Ma­tu­ca­na, pa­ra que ma­ne­je cuen­tas ban­ca­rias tan­to en Pe­rú como en el ex­tran­je­ro.

En oc­tu­bre de 2011, cua­tro me­ses des­pués de la fe­cha que la po­li­cía bra­si­le­ña to­ma co­no­ci­mien­to de la pri­me­ra reunión aso­cia­da a la su­pues­ta coima, Na­di­ne He­re­dia le po­ne el ojo a una no­ta­ría en Ma­tu­ca­na, Hua­ro­chi­rí, a 75 ki­ló­me­tros al es­te de Li­ma. Die­go Ge­re­da fir­mó el po­der que Na­di­ne He­re­dia le otor­gó a su her­mano Ilan He­re­dia pa­ra que pue­da rea­li­zar di­ver­sas ope­ra­cio­nes ban­ca­rias y fi­nan­cie­ras, en el Pe­rú, y tam­bién fue­ra de nues­tro te­rri­to­rio.

¿Pa­ra que ma­ne­je sus cuen­tas en el Pe­rú o el ex­tran­je­ro? Has­ta an­tes de lle­gar a Pa­la­cio de Go­bierno, Ollan­ta Hu­ma­la y Na­di­ne He­re­dia eran una pa­re­ja de mo­des­to vi­vir, al que el suel­do no les al­can­za­ba, y has­ta se ha re­ve­la­do que An­to­nia Alar­cón -la ma­dre de la hoy pri­me­ra da­ma- tu­vo que cons­truir­le una mo­des­ta vi­vien­da al in­te­rior de su ca­sa.

No te­nían, y no tie­nen, in­gre­sos que los pu­die­ra aso­ciar a una fa­mi­lia que pue­da ad­mi­nis­trar va­rios mi­llo­nes de dó­la­res.

EL RAS­TRO A SE­GUIR

Pe­ro como ad­vier­te el di­cho: “El dia­blo es­tá en los de­ta­lles”, así que véa­los los de­ta­lles del do­cu­men­to que aquí les pre­sen­ta­mos.

“Pri­me­ro: me­dian­te el pre­sen­te do­cu­men­to la po­de­ram­te fa­cul­ta al apo­de­ra­do pa­ra que en su nom­bre y re­pre­sen­ta­ción pue­da aper­so­nar­se an­te cual­quier en­ti­dad fi­nan­cie­ra, ya sea es­ta ban­ca­ria o ins­ti­tu­ción de cré­di­to mer­can­ti­les. Si­tua­das den­tro o fue­ra del país (…)”, se in­di­ca

Y tal vez te­nien­do tan­to di­ne­ro por el que no con­fia­ba ni en su her­mano, le co­lo­có un can­da­do al po­der en el pun­to se­gun­do. Se es­ta­ble­ce que “en nin­gún ca­so el apo­de­ra­do es­tá fa­cul­ta­do pa­ra rea­li­zar re­ti­ros de fon­dos de las cuen­tas ban­ca­rias de las que es ti­tu­lar la po­der­dan­te, ni so­li­ci­tar la am­plia­ción de prés­ta­mos o hi­po­te­cas”.

Aquí hay otro can­da­do: “NO ES­TAN­DO FA­CUL­TA­DO PA­RA HA­CER EFEC­TI­VOS SU VA­LOR, RE­CA­BAR INFORMACION Y RE­POR­TES SO­BRE CA­JAS DE SE­GU­RI­DAD”. Pro­ve­cho

¿Al­guien le da un po­der a otro pa­ra que no pue­da sa­car di­ne­ro de don­de no lo tie­ne? A me­nos que se sea lo­co.

LOS ECHAN DE CA­BE­ZA

Al me­nos dos per­so­nas en pro­ce­so de co­la­bo­ra­ción efi­caz han brin­da­do a la fis­ca­lía in­for­ma­ción al­ta­men­te sen­si­ble: di­ne­ro ve­ne­zo­lano en va­li­jas di­plo­má­ti­cas, ge­ne­ro­sas da­di­vas de em­pre­sas bra­si­le­ñas y con­tra­tos fic­ti­cios pa­ra trian­gu­lar mi­les de dó­la­res.

Cuar­to Po­der ac­ce­dió a do­cu­men­tos im­por­tan­tes, en los cuá­les dos as­pi­ran­tes a co­la­bo­ra­do­res efi­ca­ces del fis­cal Ri­car­do Ro­jas, sin­di­can al pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la y a su esposa Na­di­ne He­re­dia en pre­sun­tos he­chos ilí­ci­tos.

En uno de los pun­tos del do­cu­men­to de 17 pá­gi­nas, que no es­tán in­clui­dos en la car­pe­ta fis­cal 06 – 15 que fue ar­chi­va­da por la Sex­ta Sa­la Pe­nal, re­co­ge “he­chos y su­je­tos no in­ves­ti­ga­dos”.

El as­pi­ran­te a co­la­bo­ra­dor efi­caz con cla­ve 01-2015 ase­gu­ra que la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht ha­bría da­do en el 2006 al en­ton­ces can­di­da­to Ollan­ta Hu­ma­la Tas­so 400 mil dó­la­res pa­ra su cam­pa­ña.

Ade­más, cuen­ta que en los pri­me­ros días de mar­zo del 2006 en la ca­sa del lue- go con­gre­sis­ta Al­va­ro Gu­tié­rrez, en La Mo­li­na, se lle­vó a ca­bo una reunión en la que es­tu­vie­ron pre­sen­tes: Ollan­ta Hu­ma­la, Na­di­ne He­re­dia, Mar­tín Be­laún­de Los­sio y el re­pre­sen­tan­te de la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht, Jor­ge Ba­ra­ta .

“Ollan­ta pro­pu­so su plan de go­bierno in­di­cán­do­le al se­ñor Jor­ge Ba­ra­ta que no te­nía que te­mer a los ru­mo­res que se ve­nían tras­mi­tien­do por la pren­sa de que iba a im­ple­men­tar un go­bierno es­ta­tis­ta, pi­dién­do­le más bien apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra la cam­pa­ña; an­te lo cual el se­ñor Jor­ge Ba­ra­ta in­di­có que no ha­bría in­con­ve­nien­te, lue­go si­guió la con­ver­sa­ción y al fi­nal el se­ñor Jor­ge Ba­ra­ta le ofre­ció la su­ma de 400 mil dó­la­res pa­ra la cam­pa­ña”, na­rra el do­cu­men­to fis­cal.

Se­gún la ver­sión de es­te as­pi­ran­te a co­la­bo­ra­dor en cier­nes, dos días des­pués lla­ma­ron de la em­pre­sa Ode­brecht al se­ñor Be­laún­de Los­sio pa­ra que fue­ra a sus ofi­ci­nas.

“El se­ñor Mar­tín Be­laún­de Los­sio en­con­tró al se­ñor Jor­ge Ba­ra­ta se sa­lu­da­ron y el se­ñor Jor­ge Ba­ra­ta le en­tre­gó una bol­sa, el se­ñor Be­laún­de me­tió la bol­sa den­tro de una mo­chi­la y se re­ti­ró de las ofi­ci­nas. Al día si­guien­te el se­ñor Be­laún­de Los­sio lle­vó es­te di­ne­ro a las ofi­ci­nas del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta, ubi­ca­das en Par­que Sur y se lo en­tre­gó per­so­nal­men­te al se­ñor Ilan He­re­dia por or­den de su her­ma­na. Al sa­car el di­ne­ro de la mo­chi­la se pu­do ver que to­do el di­ne­ro es­ta­ba en cua­tro pa­que­tes de 100 mil dó­la­res ca­da uno”, na­rró as­pi­ran­te a co­la­bo­ra­dor efi­caz con cla­ve 01-2015.

Es­te apor­te de ser cier­to, no cons­ta en los re­gis­tros de la ON­PE y ade­más ex­ce­de­ría por mu­cho lo per­mi­ti­do por ley. El fis­cal Ro­jas en su re­so­lu­ción con­si­de­ra per­ti­nen­te y ra­zo­na­ble que se in­ves­ti­gue la ve­ra­ci­dad de es­tas afir­ma­cio­nes así como el po­si­ble ori­gen y des­tino de los fon­dos que ha­bría en­tre­ga­do la em­pre­sa Ode­brecht, em­pre­sa in­ves­ti­ga­da por pre­sun­tos ac­tos de corrupción en Bra­sil.

Cuar­to Po­der se co­mu­ni­có la em­pre­sa bra­si­le­ña y res­pon­dió vía co­rreo elec­tró­ni­co que “Ode­brecht no hi­zo nin­gún apor­te a la cam­pa­ña elec­to­ral del 2006 del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta, ni en­tre­gó nin­gún apor­te a per­so­na vin­cu­la­da al par­ti­do”.

Sin em­bar­go en los do­cu­men­tos que ma­ne­ja la po­li­cía bra­si­le­ña, y los que tie­ne en su po­der la fis­ca­lía pe­rua­na, se di­ce otra co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.