AGEN­TES CHI­LE­NOS

EM­BA­JA­DOR PA­RE­JA RE­CI­BÍA HA­LA­GOS DE BA­CHE­LET EN PLE­NA CRI­SIS DE ES­PIO­NA­JE POR CA­SO ARIZA

La Primera Semanal - - PORTADA -

VAR­GAS LLO­SA CENÓ EN CA­SA DE DI­PLO­MÁ­TI­CO CON SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA CUAN­DO ERA CAN­DI­DA­TO. PPK TAM­BIÉN VI­SI­TÓ RE­SI­DEN­CIA EN CAM­PA­ÑA DE 2011.

• En 1979 asis­tió a ex­pul­sión de em­ba­ja­dor Bul­nes por fo­to­gra­fiar Suk­hois Su-22.

• Se­bas­tián Pi­ñe­ra cenó en su ca­sa con Ma­rio Var­gas Llo­sa cuan­do era can­di­da­to.

En no­viem­bre de 2009, unos me­ses des­pués de que Car­los Pa­re­ja asu­mie­ra el car­go de em­ba­ja­dor ple­ni-

El em­ba­ja­dor pe­ruano Car­los Pa­re­ja ha for­ma­do par­te de nues­tra re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca en San­tia­go en dos oca­sio­nes, en las que- por coin­ci­den­cia­se des­ta­pa­ron ca­sos de es­pio­na­je chi­leno. Por es­tos he­chos hay un su­bal­terno de la FAP fu­si­la­do y otro sen­ten­cia­do a 35 años, mien­tras que nin­gún mi­li­tar del sur ha si­do san­cio­na­do. ¿Hi­zo la ta­rea es­te di­plo­má­ti­co que -pa­ra ma­yo­res se­ña­ses ami­go de PPK?

po­ten­cia­rio en Chi­le, nues­tro país fue sa­cu­di­do por la cap­tu­ra del sub­ofi­cial FAP Víc­tor Ariza Men­do­za, quien en el cur­so de los in­te­rro­ga­to­rios con­fe­só ha­ber en­tre­ga­do du­ran­te va­rios años in­for­ma­ción se­cre­ta a dos mi­li­ta­res lle­ga­dos del sur, a cam­bio de unos 3,000 dó­la­res men­sua­les.

La cri­sis es­ca­ló tan­to que el en­ton­ces pre­si­den­te Alan Gar­cía tu­vo que retirar en pro­tes­ta al em­ba­ja­dor Pa­re­ja Ríos, an­te la re­sis­ten­cia del go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let por in­ves­ti­gar a dos su­pues­tos mi­li­ta­res chi­le­nos, Da­niel Márquez To­rreal­ba y Víc­tor Ver­ga­ra Ro­jas, a quie­nes Ariza ha­bía iden­ti­fi­ca­do co­mo ins­ti­ga­do­res del es­pio­na­je.

Pa­re­ja re­tor­nó a San­tia­go en la se­gun­da se­ma­na de di­ciem­bre, el día an­te­rior al sa­lu­do que la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let iba a dis­pen­sar al cuer­po di­plo­má­ti­co por fin de año. A él, al em­ba­ja­dor con cu­yo país es­ta­ba en con­flic­to por es­te te­ma es­pi­no­so, le re­ser­vó un tra­to ex­tra­ña­men­te de­fe­ren­te que iba más allá del pro­to­co­lo.

“Ella me aco­gió de ma­ne­ra muy ama­ble, co­mo siem­pre ha si­do con­mi­go”, de­cla­ró el di­plo­má­ti­co de To­rre Ta­gle en una re­cien­te en­tre­vis­ta ofre­ci­da al dia­rio La Ter­ce­ra de Chi­le.

Car­los Pa­re­ja no se sor­pren­dió, pues el 'ca­ri­ño' de la je­fa de Es­ta­do ve­nía de atrás. En la mis­ma en­tre­vis­ta- pu­bli­ca­da el 6 de julio de 2014- ma­ni­fes­tó: “Re­cuer do que cuan­do pre­sen­té mis cre­den­cia­les an­te la Pre­si­den­ta Ba­che­let, ella me re­ci­bió y me di­jo: 'Se­ñor em­ba­ja­dor, to­do el mun­do lo co­no­ce en San­tia­go, has­ta el por­te­ro'.

La ex pre­si­den­ta Ba­che­let- a la que tan­to afec­to pa­re­ce guar­dar nues­tro em­ba­ja­dor- es la mis­ma que ne­gó en to­dos los to­nos que Chi­le es­pia­ra al Pe­rú, con­tra to­das las prue­bas al can­to. Es más, el 17 de no­viem­bre de 2009, la man­da­ta­ria su­re­ña ca­li­fi­có de 'ofen­si­vas' y 'al­ti­so­nan­tes' las ex­pre­sio­nes del en­ton­ces pre­si­den­te Alan Gar­cía en torno a es­te es­can­da­lo­so ca­so.

La pos­tu­ra de la ex pre­si­den­ta que can­ta de me­mo­ria el Himno Na­cio­nal pe­ruano, desem­bo­có, el 17 de mar­zo de 2010, en la de­ci­sión de la Fis­ca­lía Na­cio­nal de Chi­le de no abrir in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial con­tra Víc­tor Ariza y sus con­tac­tos chi­le­nos por es­pio­na­je en per­jui­cio del Pe­rú.

FO­TOS

Pe­ro vol­va­mos al te­ma del es­pio­na­je. En la mis­ma en­tre­vis­ta ofre­ci­da a La Ter­ce­ra, el em­ba­ja­dor pe­ruano re­cuer­da que sus pri­me­ros pa­sos di­plo­má­ti­cos los dio, pre­ci­sa­men­te, en San­tia­go, allá por el año 1979, cuan­do se en­car­ga­ba de or­ga­ni­zar los ac­tos 'con­me­mo­ra­ti­vos' por los cien años de la in­faus­ta Gue­rra del Pa­cí­fi­co, esa en la que Chi­le nos in­va­dió y sa­queó.

“En Chi­le ini­cié mi ca­rre­ra, es­tu­ve en una épo­ca muy de­li­ca­da -la con­me­mo­ra­ción del centenario de la Gue­rra del Pa­cí­fi­co- don­de se tra­ba­jó mu­cho pa­ra que fue­ra con­me­mo­ra­da de una ma­ne­ra muy so­bria, con ac­tos que bus­ca­ran unir y no des­unir”, di­jo el di­plo­má­ti­co.

To­dos esos ac­tos con los que Pa­re­ja que­ría 'con­me­mo­rar' el aniver­sa­rio de la hu­mi­lla­ción pe­rua­na en la Gue­rra del Sa­li­tre se vi­nie­ron aba­jo de un mo­men­to a otro. “Des­gra­cia­da­men­te hu­bo un ca­so de es­pio­na­je que echó to­do por la bor­da y se en­tró en una eta­pa de en­fria­mien­to de las re­la­cio­nes”, se­ña­ló el em­ba­ja­dor.

Car­los Pa­re­ja se re­fe­ría al es­cán­da­lo in­ter­na­cio­nal que su­pu­so la cap­tu­ra en 1979 de dos mi­li­ta­res chi­le­nos, el ca­pi­tán Ser­gio Jar­pa y el te­nien­te Al­fre­do An­doá­ze­gui, en las ba­ses de Ta­la­ra, cuan­do fo­to­gra­fia­ban los avio­nes de com­ba­te Suk­hoi Su-22 que el Pe­rú aca­ba­ba de com­prar a la ex Unión So­vié­ti­ca. Es­te he­cho lle­vó a la cap­tu­ra pos­te­rior de otros cua­tro es­pías chi­le­nos en la ba­se aé­rea La Jo­ya de Are­qui­pa.

BUL­NES

El pre­si­den­te pe­ruano de en­ton­ces, Fran­cis­co Mo­ra­les Ber­mú­dez, de­ci­dió ex­pul­sar al em­ba­ja­dor chi­leno, Fran­cis­co Bul­nes, de­cla­rán­do­lo per­so­na no gra­ta, lue­go de que los mi­li­ta­res cap­tu­ra­dos re­ve­la­ran que las ór­de­nes de fo­to­gra­fiar avio­nes de gue­rra pro­ve­nían del di­plo­má­ti­co. El ex sub­ofi­cial FAP Julio Var­gas Ga­ra­yar- cap­ta­do por los ofi­cia­les chi­le­nos­fue fu­si­la­do en nues­tro te­rri­to­rio.

De no ha­ber­se des­cu­bier­to es­to, Chi­le hu­bie­se ce­le­bra­do los cien años de su ver­gon­zo­sa vic­to­ria con ac­tos de es­pio­na­je en dos de las más im­por­tan­tes ba­ses mi­li­ta­res del Pe­rú, mien­tras el em­ba­ja­dor Car­los Pa­re­ja no pen­sa­ba en otra co­sa que 'con­me­mo­rar' las atro­ci­da­des de la sol­da­des­ca chi­le­na con ac­tos que-afor­tu­na­da­men­te­se fue­ron 'por la bor­da'.

Cuan­do el pe­rio­dis­ta le pre­gun­ta si el ca­so Ariza fue el epi­so­dio más di­fí­cil que le to­có vivir, Pa­re­ja responde afir­ma­ti­va­men­te, vin­cu­lán­do­lo al te­ma de 30 años an­tes, co­mo si de dos es­la­bo­nes soldados se tra­ta­se. “Fue el más com­ple­jo. El te­ma Ariza fue muy de­li­ca­do en su mo­men­to. Yo ha­bía vi­vi­do una si­tua­ción así el año

1979, cuan­do la re­la­ción ca­si se pa­ra­li­zó a par­tir de un ca­so de es­pio­na­je. Te­nía an­gus­tia al re­cor­dar ese epi­so­dio”, di­jo.

PI­ÑE­RA

Las re­la­cio­nes de Pa­re­ja Ríos no se li­mi­ta­ban a la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, pues- co­mo afir­ma en la mis­ma en­tre­vis­ta a La Ter­ce­ra- tam­bién co­no­ció es­tre­cha­men­te, des­de la épo­ca en que era can­di­da­to, al ex pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra, ese que de­cla­ró co­mo su­yas las 3.7 hec­tá­reas pe­rua­nas que con­for­man el de­no­mi­na­do 'Trián­gu­lo te­rres­tre', lue­go de leí­do el fa­llo del tri­bu­nal de La Ha­ya.

Se­gún su pro­pia ver­sión, las reunio­nes de ida y vuel­ta en­tre am­bos eran fre­cuen­tes pe­ro tam­bién asis­tían otros per­so­na­jes, co­mo el escritor pe­ruano-es­pa­ñol Ma­rio Var­gas Llo­sa, aquel que aca­ba de pre­sen­tar en San­tia­go su no­ve­la 'Cin­co es­qui­nas' y re­ci­bió el gra­do de Doc­tor Ho­no­ris Cau­sa por la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les.

A la le­tra, el ex em­ba­ja­dor en San­tia­go ma­ni­fies­ta en la en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra: “Cuan­do (Se­bas­tián) Pi­ñe­ra fue ele­gi­do, yo fui a su ca­sa -yo lo co­no­cía ha­ce ra­to, ha­bía ve­ni­do a mi ca­sa cuan­do era can­di­da­to a co­mer con Ma­rio Var­gas Llo­sa-, así que ya al­go sa­bía”.

Pe­ro Pa­re­ja di­ce más: “Por cier­to que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra fue siem­pre muy gen­til y siem­pre me echa­ba tallas. Un día Evelyn Matt­hei le ex­pli­ca­ba a un mi­nis­tro pe­ruano en una reunión de tra­ba­jo que 'el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra co­no­ce el nom­bre y el ape­lli­do del em­ba­ja­dor y eso es una dis­tin­ción, se­gun­do lo es­cu­cha con aten­ción, y eso es una avan­ce, y ter­ce­ro le ha­ce bro­mas, lo que di­ce que lo es­ti­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.