NO AL INTERVENCIONISMO Y NO A LA GUE­RRA SUCIA

La Primera Semanal - - EDITORIAL - JO­SÉ LOLAS MIANI

La Se­gun­da Vuel­ta Elec­to­ral, con mi­ras a de­fi­nir la elec­ción pre­si­den­cial del 2016, no só­lo de­be­ría ser la opor­tu­ni­dad de cam­biar de pre­si­den­te y ter­mi­nar con un go­bierno na­cio­na­lis­ta bi­cé­fa­lo, me­dio­cre, ti­mo­ra­to y al­ta­men­te co­rrup­to, sino de­be ser tam­bién la oca­sión per­fec­ta de op­tar por la res­pon­sa­bi­li­dad de emi­tir un vo­to pen­sa­do, re­fle­xi­vo que con­ten­ga el sím­bo­lo del bien co­mún co­mo doc­tri­na. As­pi­ra­ción teó­ri­ca com­ple­ja pa­ra ser lle­va­da a la prác­ti­ca so­bre todo con una sociedad tan com­pli­ca­da co­mo la nues­tra.

La pau­sa crea­da por la fa­lli­da Pri­me­ra Vuel­ta elec­to­ral de abril ha ser­vi­do pa­ra pro­lon­gar una cam­pa­ña que la­men­ta­ble­men­te se ha vis­to ve­ni­da a me­nos por las in­tro­mi­sio­nes del pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la y de su es­po­sa Na­di­ne He­re­dia en con­tra de la can­di­da­ta de Fuer­za Po­pu­lar Kei­ko Fu­ji­mo­ri, con la úni­ca finalidad de crear des­con­fian­za en­tre los elec­to­res y fa­vo­re­cer de es­ta ma­ne­ra al can­di­da­to de Pe­rua­nos Por el Kam­bio, Pedro Pa­blo Kuczynski. Ac­ti­tud re­pro­ba­ble y an­ti­de­mo­crá­ti­ca que só­lo ha­ce pen­sar el gran te­mor que aco­ge a la pa­re­ja pre­si­den­cial an­te un in­mi­nen­te triun­fo de la can­di­da­ta Fu­ji­mo­ri.

La irres­pon­sa­bi­li­dad y la am­bi­ción por ga­nar la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca lam­bis­co­na­men­te con el úni­co de­seo de sa­tis­fa­cer el ego per­so­nal o arri­bar a la ci­ma del po­der con la finalidad de con­tro­lar y re di­rec­cio­nar las in­ver­sio­nes del Es­ta­do ba­jo un in­te­rés per­so­nal o cor­po­ra­ti­vo no se pue­de per­mi­tir. Y mu­cho me­nos de­jar que al­gu­nos pos­tu­lan­tes ac­ce­dan al po­der pre­si­den­cial con la in­ten­ción de pro­te­ger­se de la es­pa­da de la jus­ti­cia. Eso no­so­tros los elec­to­res no se lo po­de­mos per­mi­tir a la pa­re­ja pre­si­den­cial ni a na­die.

La elec­ción del 5 de ju­nio pró­xi­mo se­rá una nue­va opor­tu­ni­dad que tie­ne el pue­blo pe­ruano pa­ra de­mos­trar­le a la cla­se po­lí­ti­ca que ha ma­du­ra­do. Que ha apren­di­do de los erro­res elec­to­ra­les pa­sa­dos, y que no es­tá dis­pues­to a en­do­sar­le el vo­to a na­die. Pues el pue­blo es­tá apren­dien­do que quie­nes pa­gan los pla­tos ro­tos de un go­bierno de­fi­cien­te, dé­bil, pu­si­lá­ni­me y co­rrup­to (co­mo el go­bierno Na­cio­na­lis­ta) es el pue­blo mis­mo. Quien al fi­nal de cuen­tas tie­ne que pa­de­cer las consecuencias de la im­pro­vi­sa­ción y la in­de­cen­cia. El pue­blo po­co a po­co es­tá asu­mien­do que el Es­ta­do es él, que las cuen­tas se pa­gan con sus im­pues­tos y con los re­cur­sos de las en­tra­ñas de su tie­rra. Que los go­bier­nos son sim­ples ad­mi­nis­tra­do­res de la ri­que­za ge­ne­ral. Que quie­nes mue­ven el país son las ma­sas tra­ba­ja­do­ras que des­fi­lan to­dos los ama­ne­ce­res rum­bo a sus cen­tros de tra­ba­jo. Y que una ma­la elec­ción só­lo los per­ju­di­ca­rá a ellos mis­mos. Es­to se lla­ma ma­du­rez elec­to­ral, y es el an­he­lo que la sociedad pe­rua­na es­tá obli­ga­da a al­can­zar tar­de o temprano.

Es im­por­tan­te in­sis­tir en lla­mar la aten­ción del elec­to­ra­do a que no vo­te por el can­di­da­to de su sim­pa­tía sino que vo­te por el Pe­rú. Que se in­tere­se por co­no­cer los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les de los can­di­da­tos y que vo­te por el que más con­fian­za le ins­pi­re. Que no se de­je lle­var por la pa­sión, re­van­cha u odio po­lí­ti­co.

Es tiem­po de in­sis­tir en ha­cer un lla­ma­do a la re­fle­xión de todo el elec­to­ra­do den­tro y fue­ra del país. Pa­ra que to­men las co­sas con cal­ma, pa­ra que exa­mi­nen la via­bi­li­dad de ca­da pro­pues­ta con la ca­be­za fría y bien pues­ta so­bre sus hom­bros.

Es im­por­tan­te in­ves­ti­gar y ana­li­zar la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca, pro­fe­sio­nal y per­so­nal de ca­da uno de los can­di­da­tos. Leer e in­for­mar­se so­bre sus propuestas y ana­li­zar so­bre todo el jue­go po­lí­ti­co y la ma­ni­pu­la­ción que los agen­tes ex­ter­nos quie­ren ha­cer de es­ta fies­ta de­mo­crá­ti­ca. En es­te jue­go po­lí­ti­co y de­mo­crá­ti­co só­lo es­tán in­vi­ta­dos los dos can­di­da­tos y la ma­sa elec­to­ral. El res­to son con­vi­da­dos de pie­dra a los que no se les de­be dar es­pa­cio ni pres­tar­le oí­dos a sus de­cla­ra­cio­nes, pues en­tre lí­neas traen la in­ten­ción de ‘lle­var agua pa­ra su mo­lino’ que los ayu­de a sa­lir de sus pro­ble­mas ju­di­cia­les fu­tu­ros, ba­jo un apo­yo mo­ral­men­te ile­gal que só­lo sir­ve pa­ra pin­tar­los co­mo sim­ples ac­to­res írri­tos o ac­ci­den­tes po­lí­ti­cos des­pre­cia­bles. No al intervencionismo an­ti­de­mo­crá­ti­co y no a la gue­rra sucia. Has­ta la pró­xi­ma se­ma­na mis ami­gos de La Pri­me­ra Se­ma­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.