EN­TRE LA OPO­SI­CIÓN RES­PON­SA­BLE Y LA RA­DI­CAL

La Primera Semanal - - EDITORIAL - JO­SÉ LO­LAS MIANI

Re­sul­ta alen­ta­dor ver có­mo en­tre los hu­mos de la fu­si­le­ría po­lí­ti­ca que aún no se di­si­pan del to­do, Kei­ko Fu­ji­mo­ri sa­le al fren­te a re­co­no­cer el triun­fo de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki y de­jar en cla­ro que en el lus­tro que se nos vie­ne en­ci­ma ha­rá una opo­si­ción res­pon­sa­ble. Una ver­da­de­ra lec­ción de es­ta po­lí­ti­ca que le­jos de ame­na­zar con la ban­ca­da de 73 miem­bros que ha lle­va­do al Con­gre­so, an­te­po­ne los in­tere­ses del país a los par­ti­da­rios. Y una bo­fe­ta­da con cla­se pa­ra sus ad­ver­sa­rios que dis­pu­sie­ron de un fue­go gra­nea­do so­bre su ca­be­za en las úl­ti­mas ocho se­ma­nas, ar­gu­men­tan­do, pre­ci­sa­men­te, una fal­ta de re­co­rri­do po­lí­ti­co.

Mu­cha dis­tan­cia hay, por cier­to, con las pos­tu­ras que ha em­pe­za­do a ex­hi­bir la li­de­re­sa del Fren­te Am­plio, Ve­ró­ni­ka Men­do­za, quien no bien ter­mi­na­do el es­cru­ti­nio ofi­cial sa­có la ga­rra pa­ra acla­rar que lo úni­co que la ori­lló a res­pal­dar la can­di­da­tu­ra del lí­der de Pe­rua­nos Por el Kambio (PPK) fue im­pe­dir que se au­pa­ra le­gí­ti­ma­men­te al po­der la pos­tu­lan­te de Fuer­za Po­pu­lar. Un ca­be po­lí­ti­co, una zan­ca­di­lla ar­te­ra, una po­si­ción de odio que le di­cen. Lo que que­da ex­pues­to en es­te ca­so es to­tal­men­te lo con­tra­rio a lo de Kei­ko, pues la 'Ve­ro' re­co­ge sus pa­sos rá­pi­da­men­te en bus­ca de esas po­si­ción ra­di­cal que, a su en­ten­der, es lo úni­co que pue­de ase­gu­rar­le al­gún ho­ri­zon­te po­lí­ti­co en el 2021. No ol­vi­de­mos que ella ya fue go­bierno y sa­lió chu­tan­do tan pron­to co­mo las pa­pas em­pe­za­ron a que­mar. In­tere­ses per­so­na­les, par­ti­da­rios, aplas­tan a los del país en es­ta es­qui­na.

Pe­ro vol­vien­do a Kei­ko- la ver­da­de­ra re­pre­sen­tan­te de la opo­si­ción po­lí­ti­ca du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años- ha re­ve­la­do en su men­sa­je post elec­to­ral mu­cho más de lo que di­jo. Ha se­ña­la­do, por ejem­plo, que si bien ha­rá una opo­si­ción res­pon­sa­ble, es­ta­rá muy aten­ta, jun­to a su ban­ca­da, a los lob­bies po­lí­ti­cos que pue­dan sur­gir en el ca­mino, so­bre to­do por­que ese te­ma es­pi­no­so cons­ti­tu­ye uno de los flan­cos dé­bi­les de PPK, el se­ñor que a par­tir del 28 de ju­lio cam­bia­rá su re­si­den­cia de la ca­lle Cho­quehuan­ca, en San Isi­dro, por Pa­la­cio de Go­bierno. El fan­tas­ma del gas de Ca­mi­sea y el de Hunt Oil, qué du­da ca­be, lo ron­dan de cer­ca.

Aho­ra bien, Ve­ró­ni­ka Men­do­za de­be en­ten­der que se co­ló a un bai­le que era só­lo de dos y en el que- co­mo di­cen- tres ter­mi­nan sien­do mul­ti­tud. Pue­de pro­bar una cu­cha­ra­da so­pe­ra de su pro­pia me­di­ci­na muy pron­to, a par­tir de un co­lec­ti­vo fun­da­do en re­des so­cia­les que se ha de­no­mi­na­do 'Ve­ro no va', con el cla­ro ob­je­ti­vo de ex­po­ner­la an­te el ojo pú­bli­co y fre­nar sus ape­ten­cias po­lí­ti­cas que pa­re­cen pues­tas, muy an­ti­ci­pa­da­men­te, en la elec­ción del Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal. Mar­chas co­mo las pro­mo­vi­das con­tra Kei­ko Fu­ji­mo­ri de­ben es­tar con­tem­pla­das en los pla­nes de es­te gru­po, al­go que sin du­da sa­brá a chi­cha­rrón de se­bo a quien aho­ra pre­ten­de ad­ju­di­car­se la de­rro­ta de la aban­de­ra­da de Fuer­za Po­pu­lar. La 'Ve­ro' pa­sa­rá a la his­to­ria, si lo ha­ce, por ha­ber lle­va­do agua al mo­lino de la de­re­cha ca­pi­ta­lis­ta, con la que teó­ri­ca­men­te man­tie­ne una po­si­ción irre­con­ci­lia­ble y de la que acos­tum­bra de­nos­tar. Mu­cho bien le ha­ría apren­der las lec­cio­nes que hoy la li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar le es­tá dan­do al país en­te­ro. Has­ta la pró­xi­ma edi­ción ami­gos de La Pri­me­ra Se­ma­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.