“¡EXIJO UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN!”

La Primera Semanal - - EDITORIAL - JO­SÉ LOLAS MIANI

Es­ta se­ma­na cul­mi­nó la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra del quin­que­nio 2011-2016, con de­ba­tes que tu­vie­ron vi­sos de es­cán­da­lo, co­mo el que se re­fi­rió al in­for­me de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra de la red Ore­lla­na, y que fi­nal­men­te fue apro­ba­do sin el nom­bre del hoy elec­to con­gre­sis­ta y nú­me­ro dos de Pe­rua­nos por el Kam­bio, Gil­bert Vio­le­ta.

Y fue es­can­da­lo­so el fi­nal del de­ba­te, por la re­sis­ten­cia del pre­si­den­te de di­cha co­mi­sión, Vi­cen­te An­to­nio Ze­ba­llos Sa­li­nas –que lle­gó al Con­gre­so por So­li­da­ri­dad Na­cio­nal y des­pués se pa­só a PPK – pa­ra in­cluir el nom­bre de su aho­ra co­le­ga de ban­ca­da. Pe­ro, el co­mún de la gen­te se pre­gun­ta­rá: ¿Por qué tan­ta re­sis­ten­cia pa­ra in­cluir el nom­bre de Gil­bert Fé­lix Vio­le­ta Ló­pez en el in­for­me de una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra? To­tal, si el su­so­di­cho es­tá lim­pio de pol­vo y pa­ja, co­mo pre­go­na a los cua­tro vien­tos, ¿a qué le te­me?

El he­cho de que su nom­bre apa­rez­ca en el in­for­me no lo acu­sa de na­da. Una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Con­gre­so no acu­sa ni con­de­na. Solo men­cio­na su­pues­tos in­di­cios pa­ra que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­ter­mi­ne si los to­ma o no en cuen­ta pa­ra in­ves­ti­gar a la per­so­na men­cio­na­da.

En­ton­ces, si en el in­for­me de ma­rras apa­re­cía el nom­bre de Vio­le­ta Ló­pez, lo que iba a su­ce­der es que en el peor de los ca­sos el fis­cal que tie­ne a su car­go el ca­so de la red Ore­lla­na, di­ga si lo in­clu­ye o no en su in­ves­ti­ga­ción.

Eso es: IN­VES­TI­GA­CIÓN. Y si el se­ñor Vio­le­ta es inocen­te de lo que – diz­que – se le pre­ten­de atri­buir, ¿qué de ma­lo tie­ne que lo in­ves­ti­guen?

A Gil­bert Vio­le­ta se le vin­cu­la con la red ma­fio­sa de Ro­dol­fo Ore­lla­na des­de el año 2006, cuan­do en so­cie­dad de otras dos per­so­nas fun­dó la em­pre­sa ABC Group For Hu­man De­ve­lop­ment SAC, pa­ra brin­dar asis­ten­cia téc­ni­ca y pro­fe­sio­nal en los cam­pos le­gal, edu­ca­ti­vo y am­bien­tal.

Sin em­bar­go, ABC Group es una de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de Ro­dol­fo Ore­lla­na, vin­cu­la­do en el ca­so de “la Cen­tra­li­ta”, el cen­tro de es­pio­na­je con­du­ci­do por el hoy de­te­ni­do ex pre­si­den­te re­gio­nal de Án­cash, Cé­sar Ál­va­rez. Pe­ro no solo de in­te­grar la ma­fia, sino ser par­te de la cú­pu­la.

In­clu­so, se le atri­bu­ye víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y que jun­to a los in­te­gran­tes de su red, es­ta­rían uti­li­zan­do di­ver­sos sec­to­res co­mo cons­truc­ción, mi­ne­ría, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ma­de­re­ras y ser­vi­cios, pa­ra sus­ten­tar los in­gre­sos re­gis­tra­dos de pre­sun­ta pro­ce­den­cia ilí­ci­ta.

El hoy con­gre­sis­ta elec­to y nú­me­ro dos de PPK, reite­ra que no tie­ne na­da que ver con Ore­lla­na, que re­nun­ció dos años des­pués a la em­pre­sa que fun­dó cuan­do – di­jo – Est­her Morales, pa­re­ja de Ore­lla­na com­pró par­te de ABC Group a Ca­rol Pis­co­ya, una de las so­cias fun­da­do­ras jun­to con Ma­galy Sil­va.

Si to­do es­tá cla­ro y trans­pa­ren­te co­mo di­ce el bra­zo de­re­cho del hoy vir­tual pre­si­den­te elec­to Pe­dro Pablo Kuczyns­ki, por qué en­ton­ces no se so­me­te a una in­ves­ti­ga­ción.

¿Por qué en­ton­ces tan­tas pre­sio­nes ex­ter­nas pa­ra que se le ex­clu­ya del in­for­me? Los prin­ci­pa­les vo­ce­ros de PPK, co­mo Car­los Bru­ce y Juan She­put, han to­ca­do “con guan­tes de se­da” a su com­pa­ñe­ro de par­ti­do y aho­ra de ban­ca­da.

El con­gre­sis­ta Héctor Be­ce­rril ha de­nun­cia­do que Gil­bert Vio­le­ta Ló­pez ha mon­ta­do to­do un lobby pa­ra ser ex­clui­do del in­for­me par­la­men­ta­rio, y Víc­tor An­drés García Be­laun­de di­ce que has­ta tres per­so­nas lo lla­ma­ron pa­ra pre­sio­nar­lo a vo­tar en con­tra de su in­clu­sión. Car­los Bru­ce le hi­zo el “pa­re” pi­dién­do­le que dé los nom­bres, pe­ro “Vi­to­cho” ya ha di­cho tam­bién que por te­lé­fono se los ha da­do al po­pu­lar “Te­chi­to”.

Es­tá muy fres­co el ca­so del ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Fuer­za Po­pu­lar, Joa­quín Ra­mí­rez, in­ves­ti­ga­do por su­pues­to la­va­do de ac­ti­vos y quien du­ran­te la re­cien­te cam­pa­ña elec­to­ral fue ob­je­to de du­ros cues­tio­na­mien­tos y acu­sa­cio­nes de la mis­ma tien­da de los pp­kau­sas, que has­ta aler­ta­ron al país de un “nar­coes­ta­do”.

Sin em­bar­go, aho­ra los re­pre­sen­tan­tes de PPK lo blin­dan y el mis­mo vir­tual pre­si­den­te elec­to di­ce que le cree al vi­ce­pre­si­den­te de su par­ti­do.

¿Por qué no pi­den tam­bién – co­mo exi­gie­ron con Ra­mí­rez – que dé un pa­so al cos­ta­do, o lo se­pa­ran, has­ta que acla­re su si­tua­ción de los car­gos que se le impu­tan? ¿Por qué no mi­den con la mis­ma va­ra a su co­rre­li­gio­na­rio?

“No es­cu­pas al cie­lo que en la ca­ra te pue­de caer”, re­za un di­cho que pa­re­ce ocu­rrir con el par­ti­do de los pp­kau­sas. Fal­tan 40 días pa­ra que ini­cie su ges­tión el nue­vo gobierno, pe­ro ya hay una pie­dra na­da pe­que­ña en su za­pa­to.

Cui­da­do que en pleno gobierno se pue­de de­mos­trar que Gil­bert Fé­lix Vio­le­ta Ló­pez efec­ti­va­men­te es­tá in­vo­lu­cra­do en lo que se le impu­ta y ahí sí, el gobierno de PPK afron­ta­rá un “pro­ble­ma gor­do”. “Vi­to­cho” di­jo que “ga­lli­na que co­me hue­vo, aun­que le que­men el pi­co”, y re­pre­gun­ta­do por el nú­me­ro dos de PPK, res­pon­dió “sí, es­toy se­gu­ro que co­me hue­vos”. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes, ami­gos de La Pri­me­ra Se­ma­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.