“ESA CAR­TA, DESGRACIADA…”

MI­SI­VA DE HU­GO CHÁ­VEZ RE­VE­LA QUE LE EN­VIÓ A HU­MA­LA Y NA­DI­NE DOS MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES. ¿Y AHO­RA?

La Primera Semanal - - PORTADA -

• Una car­ta del fa­lle­ci­do pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez Frías po­ne en ja­que a Na­di­ne He­re­dia y Ollan­ta Hu­ma­la. En la mi­si­va fe­cha­da el 30 de ma­yo de 2006, le in­di­ca al can­di­da­to del na­cio­na­lis­mo que le man­da US$600 mil, y le pi­de cuen­tas de lo que hi­zo con más de US$2 mi­llo­nes en­tre­ga­dos.

To­dos ha­blan del do­cu­men­to, no­so­tros lo re­pro­du­ci­mos tex­tual­men­te de pro­pia bo­ca del fis­cal Ger­mán Juá­rez Ato­che, cuan­do sus­ten­tó en au­dien­cia el im­pe­di­men­to de sa­li­da del país de Na­di­ne He­re­dia, an­te el ti­tu­lar del Juz­ga­do de In­ves­ti­ga­ción Pre­pa­ra­to­ria, Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho. Es­ta es pues, la car­ta de Hu­go Chá­vez:

“Her­mano, el ca­pi­tán Bo­yerd es de mi en­te­ra con­fian­za, con­jun­ta­men­te con el ca­pi­tán de na­vío Je­sús Frías, es­te úl­ti­mo agre­ga­do mi­li­tar, voy a aña­dir 600 mil dó­la­res pa­ra el cie­rre de cam­pa­ña. Te agra­dez­co que me in­for­mes en que se han in­ver­ti­do más de 2 mi­llo­nes de dó­la­res.

Por otra par­te lo que se man­tu­vo a tra­vés de la em­ba­ja­da no sé qué pa­só ahí. Man­dé que el ca­pi­tán de na­vío, Je­sús Ma­ría re­gre­se a Ca­ra­cas y me dé el in­for­me so­bre eso.

No nos co­mu­ni­ca­mos más por te­lé­fono, email, ni co­rres­pon­den­cia. To­do in­di­cio qué­ma­lo her­mano por el bien, to­do es­to es una ayu­da re­vo­lu­cio­na­ria so­cia­lis­ta de co­ra­zón.

Pa­re­ce que los me­dios de in­te­li­gen­cia tie­nen in­ter­cep­ta­dos los ce­lu­la­res de to­dos nues­tros fun­cio­na­rios de la em­ba­ja­da. No va­yas a lla­mar ni tu ni Na­di­ne ni a la em­ba­ja­da, ni San Isi­dro.

Ya sa­bes en­ton­ces, de aho­ra en ade­lan­te to­da comunicación se­rá a tra­vés de Del­ta Sur. Y fi­nal­men­te en­via­ré al­gu­nos fun­cio­na­rios de in­te­li­gen­cia pa­ra que te ase­so­ren y pro­te­jan.

Se des­pi­de tu her­mano, un sa­lu­do Bo­li­va­riano. Has­ta la vic­to­ria siem­pre”. Fi­na­li­za­da la lec­tu­ra, Ato­che re­cal­có que la or­den de Chá­vez era que esa car­ta se le en­tre­ga­ra per­so­nal­men­te a Ollan­ta Hu­ma­la, se­gún lo con­fe­sa­do por el “co­la­bo­ra­dor efi­caz 01-2016”.

“Pe­ro su­ce­de que cuan­do él le en­tre­ga el di­ne­ro a He­re­dia Alar­cón no es­ta­ba pre­sen­te Hu­ma­la, es por eso que se que­da con esa car­ta”, in­di­có el re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Chá­vez de­bía te­ner al­gu­na sos­pe­cha o du­da­ba de He­re­dia Alar­cón, ya que el fis­cal re­ve­ló que el “co­la­bo­ra­dor efi­caz” le in­di­có que el en­ton­ces pre­si­den­te ve­ne­zo­lano le di­jo que ese do­cu­men­to solo po­día dár­se­lo en las pro­pias ma­nos a Ollan­ta Hu­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.