LA NE­CE­SI­DAD DE GA­RAN­TI­ZAR LA LI­BER­TAD DE PREN­SA

La Primera Semanal - - EDITORIAL - JO­SÉ LOLAS MIANI

La de­nun­cia pe­nal in­ter­pues­ta por Trai­ción a la Pa­tria en con­tra la directora del pro­gra­ma te­le­vi­si­vo “Pa­no­ra­ma”, Ro­sa­na Cue­va y dos de sus re­por­te­ros, trae a co­la­ción la im­por­tan­cia que de­be te­ner ve­lar por la li­ber­tad de pren­sa y el de­ber que de­man­da de­fen­der es­te de­re­cho an­te las ar­te­ras ame­na­zas, so­bre to­do si es­tas es­tán re­la­cio­na­das al po­der po­lí­ti­co del go­bierno. Pues co­mo se re­cor­da­rá el pro­gra­ma en men­ción fue quien mos­tró las prue­bas en el caso de las agen­das per­di­das de la Primera Da­ma y al pa­re­cer la de­nun­cia se­ría una ven­gan­za velada y si­nies­tra en con­tra del ejer­ci­cio de un de­re­cho am­pa­ra­do por la Cons­ti­tu­ción.

Sin du­da al­gu­na la pren­sa li­bre es la co­lum­na ver­te­bral de to­da de­mo­cra­cia. Y el prin­ci­pal enemi­go de to­do sis­te­ma de­mo­crá­ti­co es la co­rrup­ción den­tro del Es­ta­do. Con­tra es­ta úl­ti­ma la pren­sa independiente man­tie­ne una lu­cha te­naz a dia­rio. Y eso se evi­den­cia en que la pren­sa ha si­do autora de to­das las de­nun­cias de co­rrup­ción que han pues­to al des­cu­bier­to las pa­sa­das y re­cien­tes co­rrup­te­las den­tro y fue­ra del Es­ta­do, y con ellas a sus des­pre­cia­bles pro­ta­go­nis­tas den­tro de los cua­les se en­cuen­tra miem­bros del ac­tual go­bierno y el par­ti­do Na­cio­na­lis­ta.

El pa­pel de la pren­sa co­bra una especial re­le­van­cia con la res­pues­ta a una so­la pre­gun­ta: ¿Sí la pren­sa no hu­bie­se in­ves­ti­ga­do y pu­bli­ca­do los in­for­mes y las evi­den­cias de los di­fe­ren­tes ca­sos de co­rrup­ción en el país, quién lo hu­bie­se he­cho?... Es­ta­rían sin du­da aún ba­jo la os­cu­ri­dad de la im­pu­ni­dad en­ri­que­cién­do­se del di­ne­ro de to­dos los pe­rua­nos y so­ca­van­do la es­ta­bi­li­dad de la Na­ción.

Es ur­gen­te que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y el pró­xi­mo go­bierno for­ta­lez­ca las he­rra­mien­tas pa­ra li­be­rar aún más el ac­ce­so a la in­for­ma­ción de las en­ti­da­des es­ta­ta­les prin­ci­pal­men­te. Es ur­gen­te que el Es­ta­do re­co­noz­ca, va­lo­re y fo­men­te a la pren­sa independiente y ho­nes­ta que con­tri­bu­ye al descubrimiento de la co­rrup­ción en sus múl­ti­ples for­mas.

Es tiem­po de re­va­lo­rar el tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co y con­tri­buir a que los me­dios con ma­yor efi­cien­cia en de­nun­cias con­tra la co­rrup­ción sean res­pal­da­dos por el Es­ta­do con una in­ver­sión di­rec­ta en pu­bli­ci­dad pa­ra ase­gu­rar su exis­ten­cia, co­mo vi­tal ins­tru­men­to ser­vi­dor y de­fen­sor de los in­tere­ses na­cio­na­les.

Es im­por­tan­te que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Mi­nis­te­rio del In­te­rior les den las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar su tra­ba­jo, pro­te­gien­do a sus fuentes y la in­te­gri­dad fí­si­ca de los ac­to­res in­clu­so pro­por­cio­nán­do­le ma­yo­res fa­ci­li­da­des pa­ra su tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca.

Una ex­ce­len­te idea se­ría crear una Aso­cia­ción de Pren­sa An­ti­co­rrup­ción que agru­pe a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que tie­nen equi­pos de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca, pa­ra ca­pa­ci­tar­los en los nuevos mé­to­dos, así co­mo en le­gis­la­ción an­ti­co­rrup­ción y pro­gra­mas afi­nes que exis­tan den­tro del Es­ta­do.

El nuevo Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca se­ría el in­di­ca­do pa­ra fo­men­tar es­ta in­quie­tud e ideas, pues ellos tie­nen la obli­ga­ción y la fa­cul­tad cons­ti­tu­cio­nal de in­ves­ti­gar cual­quier in­di­cio de un mal ma­ne­jo. Por lo que la crea­ción de un en­te que reúna a to­dos los me­dios con uni­da­des de in­ves­ti­ga­ción, se­ría una for­ma coor­di­na­da de re­ci­bir de­nun­cias fun­da­men­ta­das de primera mano. Fa­ci­li­tan­do y ha­cien­do más efi­cien­te su la­bor.

En es­tos tiem­pos acia­gos dón­de la co­rrup­ción se ha en­quis­ta­do den­tro del Es­ta­do, es im­por­tan­te es­tar un paso ade­lan­te pa­ra em­pren­der una lu­cha fron­tal an­tes que sea de­ma­sia­do tar­de. El pró­xi­mo go­bierno va a te­ner la du­ra mi­sión de de­di­car tiem­po, es­fuer­zo y pre­su­pues­to a la lu­cha an­ti­co­rrup­ción de ma­ne­ra enér­gi­ca, pues los in­di­cios ha­lla­dos has­ta es­te mo­men­to ha­cen pre­ver que so­lo se tra­ta de la pun­ta de los ten­tácu­los de mons­truo­sas aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas que se en­cuen­tran es­ca­lo­na­das en los di­fe­ren­tes sec­to­res del Es­ta­do, dis­pues­tas a hacer de las su­yas pa­ra en­ri­que­cer­se ilí­ci­ta­men­te, sal­tan­do los me­ca­nis­mos de con­trol y lo más gra­ve aún, es­qui­var los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción, de­nun­cia y pe­na­li­za­ción. Has­ta ma­ña­na ami­gos de Primera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.