EL PRE­SI­DEN­TE DEL CON­GRE­SO LUIS IBERICO ES­TÁ DE SA­LI­DA, PE­RO YA SE LE VOCEA CO­MO EL MI­NIS­TRO DE DE­FEN­SA DEL GO­BIERNO DE PPK.

MAR­TIN VIZ­CA­RRA LO ACA­BA DE ANUN­CIAR PRÁC­TI­CA­MEN­TE CO­MO MI­NIS­TRO DEL PRI­MER GA­BI­NE­TE DE LA ERA KUCZYNS­KI, A QUIEN EL PRE­SI­DEN­TE DE LA IN­VES­TI­GA­CIÓN DEL CASO LAVA JATO ES­TÁ CONMINANDO A LE­VAN­TAR EL SE­CRE­TO DE SU IN­FOR­ME QUE VINCULA AL ELEC­TO PRE­SI­DEN­TE CON

La Primera Semanal - - PORTADA -

El nombre de Luis Iberico es­tá so­nan­do co­mo pró­xi­mo mi­nis­tro de De­fen­sa del pri­mer ga­bi­ne­te de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. No ten­dría na­da de ra­ro, si no fue­ra por­que sor­pre­si­va­men­te el has­ta hoy pre­si­den­te del Con­gre­so ce­rró la le­gis­la­tu­ra sin po­ner a de­ba­te el in­for­me de la co­mi­sión Lava Jato, que vincula di­rec­ta­men­te al elec­to pre­si­den­te con la in­ves­ti­ga­ción so­bre las pre­sun­tas coimas de em­pre­sas bra­si­le­ñas.

“Se co­rre­rán dos días más la le­gis­la­tu­ra. No creo que sea ne­ce­sa­rio alar­gar más, se­sio­na­re­mos el jue­ves 16 y el viernes 17, ahí cul­mi­na­mos, que­da­ría en fun­cio­nes la Co­mi­sión Per­ma­nen­te pa­ra se­guir tra­tan­do te­mas de agen­da”, ase­gu­ró Ibé­ri­co Nú­ñez a la pren­sa acre­di­ta­da en el par­la­men­to.

Cuan­do ase­gu­ró eso el calendario mar­ca­ba los pri­me­ros días de ju­nio. Ese mis­mo día tam­bién de­jó en cla­tro que no de­ja­ría de de­ba­tir nin­guno de los in­for­mes de las co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras.

La opi­nión pú­bli­ca te­nía en la re­ti­na dos in­ves­ti­ga­cio­nes de las que se es­pe­ra­ban re­sul­ta­dos: el de las agen­das de Na­di­ne He­re­dia y el de la Co­mi­sión Lava Jato, so­bre las coimas que ha­brían re­ci­bi­do fun­cio­na­rios, y que vin­cu­la­ba a tres go­bier­nos.

Pe­ro Iberico ce­rró la le­gis­la­tu­ra al 16 de ju­nio. ¿La promesa de ha­cer­lo el 17? Fuentes par­la­men­ta­rias nos in­di­ca­ron que el ti­tu­lar del Le­gis­la­ti­vo se com­pro­me­tió con Juan Pa­ri, pre­si­den­te de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, im­pul­sar per­so­nal­men­te una se­sión ex­tra­or­di­na­ria pa­ra el 30 de ju­nio.

Sin em­bar­go el do­cu­men­to que aco­pie las 78 firmas pa­ra con­vo­car­lo, Iberico lo de­jó a su suer­te en la Ofi­cia­lía Ma­yor del Con­gre­so, y que fir­me el que quie­re. De es­ta for­ma se ha­bía pues­to la primera pie­dra pa­ra es­cri­bir la cró­ni­ca de un ar­chi­vo anun­cia­do.

Lo que se es­ta­ba ha­cien­do era la con­de­na al ol­vi­do –por lo me­nos en es­te par­la­men­to- del in­for­me de Pa­ri. La ex­pe­rien­cia in­di­ca que cuan­do exis­ten “in­tere­ses” tan gran­des co­mo es­tos, y so­bre to­do cuan­do hay “mi­llo­nes de por me­dio”, el des­gano cun­de en los oto­ron­gos.

A ello se su­ma que el fin de se­ma­na, el pri­mer vi­ce­pre­si­den­te elec­to, Mar­tín Viz­ca­rra, sos­tu­vo que se­ría con­ve­nien­te que re­pre­sen­tan­tes de Alian­za Pa­ra el Pro­gre­so (APP), in­te­gren el pri­mer Ga­bi­ne­te Mi­nis­te­rial de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki (PPK).

¿Y a que no sa­ben que nombre se ha lan­za­do? Na­da me­nos que el de Luis Ibé­ri­co Nú­ñez. A es­tas al­tu­ras, mu­chos pe­rua­nos tal vez ha­yan en­con­tra­do el fac­tor “X” de la ecua­ción.

JALES Y OLVIDOS

Es­ta ex­tra­ña ecua­ción de Iberico, fue an­te­ce­di­da de otra que pu­so en el ojo del escándalo pú­bli­co a Gil­bert Vio­le­ta, bra­zo de­re­cho de Kuczyns­ki.

En el in­for­me fi­nal de la co­mi­sión que in­ves­ti­gó el caso de Ro­dol­fo Ore­lla­na, sor­pre­si­va­men­te, no apa­re­cía su nombre.

Pe­ro en la lis­ta de can­di­da­tos al Con­gre­so de PPK si ha­bían pa­sa­do a fi­gu­rar na­da me­nos que el pre­si­den­te de esa co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, Vi­cen­te Ze­ba­llos Salinas, y el abo­ga­do en­car­ga­do de re­dac­tar el in­for­me en el que ya no es­ta­ba la mano de­re­cha de Kuczyns­ki, Raúl Díaz.

“¿Por qué ha­ce eso Vi­cen­te Ze­ba­llos? Por­que per­te­ne­ce a la ban­ca­da de PPK, no veo otra res­pues­ta. Tam­po­co men­cio­na a Gil­bert Vio­le­ta. ¿Por­que (Ze­ba­llos) es el nú­me­ro 1 en la lis­ta de Mo­que­gua que ma­ne­ja­ba el se­ñor Vio­le­ta? Y su ase­sor prin­ci­pal Raúl Díaz Pérez ha si­do can­di­da­to nú­me­ro 8 en Li­ma”, cues­tio­nó Mul­der al es­ta­llar el escándalo.

Y pro­si­guió so­bre el cuestionado ja­le del abo­ga­do de la co­mi­sión. “¿Un ase­sor por en­ci­ma de fi­gu­ras más ran­kea­das de la po­lí­ti­ca co­mo (Pe­dro) Olae­chea o Gino Costa? Me pa­re­ce que Ze­ba­llos ha ne­go­cia­do el in­for­me de la co­mi­sión Ore­lla­na pa­ra ga­ran­ti­zar su en­tra­da en la lis­ta par­la­men­ta­ria de PPK”, sos­tu­vo.

La sa­li­da de Vio­le­ta del in­for­me Ore­lla­na de­jó es­cu­char otra voz, la de Víc­tor An­drés Gar­cía Be­laun­de. Pa­ra lo­grar­se ese fin, en el Con­gre­so se ofre­cie­ron di­ver­sos car­gos pú­bli­cos, y tam­bién “mi­nis­te­rios”.

Iberico Nú­ñez, hoy vo­cea­do pa­ra ocu­par el “mi­nis­te­rio” de De­fen­sa en el pri­mer ga­bi­ne­te de Kuczyns­ki, ha re­ci­bi­do un con­tun­den­te co­mu­ni­ca­do de Juan Pa­ri. El pre­si­den­te de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, al ver que se ha he­cho to­do lo po­si­ble por que no exis­ta se­sión ex­tra­or­di­na­ria el 30 de ju­nio, ha exi­gi­do que se des­cla­si­fi­que su in­for­me.

Ese ofi­cio de Pa­ri, y un ex­trac­to de su in­for­me que vincula a Kuczyns­ki se lo pre­sen­ta­mos.

Léa­lo y sa­que sus pro­pias con­clu­sio­nes. Pe­ro si el caso de Luis Iberico se pa­re­ce mu­cho al de Vi­cen­te Ze­ba­llos, no se sien­ta mal, pe­ro qui­zás pue­da oír la voz que es­cu­chó Gar­cía Be­laun­de cuan­do le plan­tea­ron que no acu­se a Vio­le­ta.

“Ya so­mos go­bierno, y el go­bierno siem­pre es ge­ne­ro­so”, le di­je­ron a Gar­cía Be­laun­de, re­ve­ló el le­gis­la­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.