EL CA­MINO DE PIE­DRAS Y LO­DO QUE RE­CO­RRE­RÁ VIZ­CA­RRA

Lle­ga a Pa­la­cio sin con­gre­sis­tas ni par­ti­do po­lí­ti­co que lo apo­ye, pe­ro con la gran po­si­bi­li­dad de lo­grar un res­pal­do po­pu­lar

La Primera Semanal - - PORTADA -

Mar­tín Viz­ca­rra lle­ga a Pa­la­cio sin con­gre­sis­tas ni par­ti­do po­lí­ti­co que lo apo­ye, pe­ro con la gran po­si­bi­li­dad de lo­grar un res­pal­do po­pu­lar

Ya ve­nía­mos de una si­tua­ción crí­ti­ca. Es du­ro de­cir­lo pe­ro ne­ce­si­tá­ba­mos un buen za­ma­cón que nos hi­cie­ra reac­cio­nar pa­ra em­pe­zar a cons­truir ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Con un pre­si­den­te con un des­co­no­ci­mien­to to­tal de lo que sig­ni­fi­ca “es­crú­pu­los, éti­ca, ho­nes­ti­dad, trans­pa­ren­cia y ver­dad, el país no iba a avan­zar. La opor­tu­ni­dad de la es­ta­bi­li­dad es aho­ra. ¿Qué se de­be ha­cer?

LO PRI­ME­RO

Mar­tín Viz­ca­rra no es un out­si­der. Viz­ca­rra de­be sa­car ese co­ra­je que lo pu­so en la vi­tri­na po­lí­ti­ca y que le per­mi­tió go­ber­nar Mo­que­gua de­jan­do a la re­gión con los me­jo­res in­di­ca­do­res de desem­pe­ño del país. De­be tra­ba­jar en cons­truir una ima­gen de lí­der só­li­do que nos per­mi­ta creer­le que sí da la ta­lla pa­ra el car­go, pe­se a que na­die vo­tó por él. Re­cor­de­mos lo bien que lo hi­zo Pa­nia­gua, aun­que cla­ro, Pa­nia­gua no go­ber­nó con un con­gre­so des­truc­tor y abu­si­vo. Pe­ro no nos li­mi­te­mos a echar­le la cul­pa al Con­gre­so. Viz­ca­rra se de­be con­cen­trar en cons­truir le­gi­ti­mi­dad, la su­ya per­so­nal y la de su go­bierno. No só­lo con el Con­gre­so, no so­lo con la ciu­da­da­nía, sino tam­bién con el mun­do. Se vie­ne una cum- bre im­por­tan­te y el an­fi­trión no pue­de ser vis­to co­mo un “De­sig­na­ted Sur­vi­vor” en sus pri­me­ros ca­pí­tu­los. De­be asu­mir su rol con mu­cha fuer­za y dar la ima­gen en la Cum­bre de las Amé­ri­cas de que la fa­se es­ta­bi­li­dad ha co­men­za­do el Pe­rú. Por ello, Viz­ca­rra de­be con­ti­nuar en el car­go du­ran­te to­do el man­da­to. Con­vo­car a elec­cio­nes se­ría un gran error pa­ra el país pues ello sí ge­ne­ra­ría de­ma­sia­da in­cer­ti­dum­bre y vo­la­ti­li­dad eco­nó­mi­ca, lo que arra­sa­ría con nues­tra in­ci­pien­te com­pe­ti­ti­vi­dad.

LO NE­CE­SA­RIO

Viz­ca­rra y su nue­vo ga­bi­ne­te (co­mo ya lo ha anun­cia­do en su men­sa­je al asu­mir su man­da­to), de­be mos­trar aper­tu­ra al Con­gre­so y cons­truc­ción de una agen­da mínima co­mún. Es­to no de­be con­fun­dir­se con una ima­gen de de­bi­li­dad. Aper­tu­ra y diá­lo­go no es lla­mar es­te año co­mo el “Año del diá­lo­go y re­con­ci­lia­ción na­cio­nal”, que ya sa­be­mos que de na­da sir­vió, sino que con­tar con una ne­go­cia­ción mínima en aras de la go­ber­na­bi­li­dad. Un pun­to en con­tra que sa­le a flo­te es el he­cho de que tenemos un pre­si­den­te sin ban­ca­da y sin ope­ra­do­res po­lí­ti­cos, pe­ro no nos ol­vi­de­mos que hoy más que nun­ca, en el Con­gre­so, hay una gran ma­yo­ría an­ti­fu­ji­mo­ris­ta que es­tá

pi­dien­do a gri­tos go­ber­na­bi­li­dad y es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Viz­ca­rra, al no te­ner par­ti­do, tie­ne la gran opor­tu­ni­dad de for­mar una red de apo­yo al Eje­cu­ti­vo pa­ra cons­truir ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Hoy más que nun­ca ne­ce­si­ta de cha­ca­les de­mo­crá­ti­cos, aque­llos ope­ra­do­res que tie­nen la fuer­za pa­ra so­bre­lle­var a un fu­ji­mo­ris­mo que hoy se re­la­me con gus­to, la san­gre sal­pi­ca­da. De es­to, la ima­gen que ha de­ja­do el Con­gre­so a la ciu­da­da­nía es pé­si­ma y es­to de­be ser bien apro­ve­cha­do a fa­vor del Eje­cu­ti­vo.

LO UR­GEN­TE

El Eje­cu­ti­vo de­be en­fo­car­se en des­tra­bar los gran­des pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­ca que es­ta­ban de­te­ni­dos y po­ner en mar­cha to­da una ma­qui­na­ria que per­mi­ta que la man­cha­da ima­gen del sec­tor cons­truc­ción em­pie­ce a avan­zar a fa­vor del país. La cons­truc­ción de obras de in­ver­sión pú­bli­ca per­mi­ti­rá otor­ga­rá di­na­mis­mo a la economía y dar el men­sa­je de que el show de­be con­ti­nuar y que no hay tiem­po pa­ra ir a llo­rar al río.

LO PEN­DIEN­TE

La re­vo­lu­ción so­cial. Es­ta fue la gran pro­me­sa au­sen­te de PPK que lo ayu­dó a per­der cre­di­bi­li­dad. Viz­ca­rra no se pue­de per­mi­tir a sí mis­mo go­ber­nar un país des­co­nec­ta­do de la gen­te. La crea­ción de una uni­dad de cum­pli­mien­to en PCM fue una gran idea pe­ro el en­fo­que de­bió ser más ate­rri­za­da de acuer­do con un país tan di­ver­so. El gran error has­ta aho­ra de es­ta Uni­dad de Cum­pli­mien­to fue tra­tar de mo­vi­li­zar in­di­ca­do­res na­cio­na­les sin po­ner­se me­tas ni es­tra­te­gias in­ter­nas con en­fo­que te­rri­to­rial al in­te­rior de las re­gio­nes. La Ama­zo­nía, la su­pues­ta niña de los ojos de nues­tro ex­pre­si­den­te, si­gue ahí, in­vi­si­ble. La ex­pe­rien­cia de Mo­que­gua pue­de ser es­ca­la­da a nivel na­cio­nal pa­ra em­pe­zar a ce­rrar bre­chas.

LO SEN­SA­TO

Las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, en vez de es­tar ju­gan­do al “que se va­yan to­dos”, tie­nen hoy la gran res­pon­sa­bi­li­dad de con­ver­tir­se en un eje de apo­yo a la es­fe­ra pú­bli­ca. Ne­ce­si­ta­mos crear un mo­vi­mien­to ciu­da­dano res­pon­sa­ble y vi­gi­lan­te y que no per­mi­ta que los co­rrup­tos pa­sen pio­la. Hoy más que nun­ca, la so­cie­dad ci­vil de­be es­tar pre­pa­ra­da, con he­rra­mien­tas de­mo­crá­ti­cas, pa­ra en­fren­tar a es­te abo­mi­na­ble mo­vi­mien­to des­truc­tor. Nues­tra de­mo­cra­cia es dé­bil y lo se­gui­rá sien­do mien­tras per­mi­ta­mos la exis­ten­cia de fac­to­res que nos ha­gan co­rrer el ries­go de in­vo­lu­cio­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.