LAS PRUE­BAS FAL­SAS DE URRESTI

No­ta­rio con­fir­ma que el can­di­da­to a la al­cal­día de Li­ma pre­sen­tó do­cu­men­to fal­si­fi­ca­do en jui­cio por ase­si­na­to de pe­rio­dis­ta Bus­tíos

La Primera Semanal - - PORTADA -

Fis­cal Luis Lan­da ex­pli­có que va­rios tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos du­ran­te el jui­cio oral de­mues­tran que no so­lo el can­di­da­to de Po­de­mos Pe­rú par­ti­ci­pó en la pla­ni­fi­ca­ción de es­te ope­ra­ti­vo sino tam­bién en su eje­cu­ción

El can­di­da­to a la al­cal­día de Li­ma por Po­de­mos Pe­rú, Daniel Urresti, fue acu­sa­do de pre­sen­tar un do­cu­men­to con la fir­ma fal­si­fi­ca­da de un no­ta­rio pú­bli­co de Aya­cu­cho, que su­pues­ta­men­te con­fir­ma­ba un tes­ti­mo­nio a su fa­vor en el pro­ce­so que se le si­gue por el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Hu­go Bus­tíos. Se tra­ta de una de­cla­ra­ción ju­ra­da, con los se­llos y la rú­bri­ca a nom­bre del no­ta­rio Cé­sar Odón Gi­rón Ara­na, en la que su­pues­ta­men­te el fun­cio­na­rio afir­ma que el cam­pe­sino Ga­vi­lán Mendoza se pre­sen­tó sin coac­ción al­gu­na a su ofi­ci­na pa­ra se­ña­lar a la prin­ci­pal tes­ti­go con­tra Urresti co­mo in­te­gran­te del gru­po te­rro­ris­ta Sen­de­ro Lu­mi­no­so y cóm­pli­ce de un do­ble ase­si­na­to ocu­rri­do en 1984. Esa versión pre­ten­día des­acre­di­tar a Ysa­bel Ro­drí­guez Chi­pa­na, una ve­ci­na del lu­gar don­de ocu­rrió el cri­men del pe­rio­dis­ta Hu­go Bus­tíos, quien ase­gu­ró en jui­cio ha­ber vis­to a Urresti en­tre los au­to­res del ase­si­na­to y ade­más lo acu­só de ha­ber­la vio­la­do se­xual­men­te. Ga­vi­lán Mendoza fir­mó, en efec­to, un do­cu­men­to acu­sa­to­rio con­tra Ro­drí­guez Chi­pa­na, pe­ro an­te una au­dien­cia de la mis­ma sa­la pe­nal de­cla­ró que fue coac­cio­na­do a ha­cer­lo, ame­na­za­do con un ar­ma en la ca­be­za, por per­so­nas que a lo lar­go del jui­cio apa­re­cie­ron li­ga­das al en­torno de Urresti. La de­fen­sa del ge­ne­ral en re­ti­ro apun­ta­ba a va­li­dar esa pri­me­ra versión y en su mo­men­to acu­só al fis­cal Luis Lan­da, a car­go del ca­so, de ma­ni­pu­lar al tes­ti­go pa­ra que se re­trac­ta­se. En una car­ta leí­da an­te el Co­le­gia­do B de la Sa­la Pe­nal Na­cio­nal, enviada tras un pe­di­do acla­ra­to­rio del tri­bu­nal que lle­va el ca­so, el pro­pio no­ta­rio Cé­sar Odón Gi­rón Ara­na se­ña­ló que la su­pues­ta prue­ba era una fal­si­fi­ca­ción, y que es­ta podía com­pro­bar­se a tra­vés de una se­rie de ras­gos irre­gu­la­res, co­mo los se­llos, que di­fie­ren de los ori­gi­na­les res­pec­ti­vo al ti­po

de le­tra, el ta­ma­ño y has­ta los da­tos que con­tie­nen. “No me co­rres­pon­de ni el contenido ni en la for­ma, por cuan­to se tra­ta de una bur­da fal­si­fi­ca­ción, di­cho do­cu­men­to no ha si­do re­dac­ta­do por mí, la fir­ma no es mía y los se­llos son imi­ta­cio­nes”, se­ña­ló Gi­rón Ara­na en el ofi­cio en­via­do des­de Huan­ta, Aya­cu­cho. El abo­ga­do de los deu­dos del pe­rio­dis­ta ase­si­na­do Hu­go Bus­tíos so­li­ci­tó la ta­cha de la pre­sun­ta prue­ba. Por su par­te el fis­cal Lan­da se­ña­ló que la de­fen­sa del ge­ne­ral ha­bía co­me­ti­do el de­li­to de fal­se­dad. El tri­bu­nal dis­pu­so el en­vío de las ac­tas del jui­cio y del do­cu­men­to apó­cri­fo pa­ra que se ini­cien las in­ves­ti­ga­cio­nes por el de­li­to con­tra la fe pú­bli­ca. URRESTI: COAUTOR DE ASE­SI­NA­TO Mien­tras tan­to, el fis­cal Luis Lan­da ex­pli­có que va­rios tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos du­ran­te el jui­cio oral so­bre el ase­si­na­to de Bus­tíos de­mues­tran que no so­lo el can­di­da­to de Po­de­mos Pe­rú par­ti­ci­pó en la pla­ni­fi­ca­ción de es­te ope­ra­ti­vo sino tam­bién en su eje­cu­ción. “A lo lar­go del desa­rro­llo del jui­cio oral se han brin­da­do tes­ti­mo­nios y me­dios de prue­ba que han per­mi­ti­do acla­ra­cio­nes res­pec­to a có­mo se die­ron los he­chos”, di­jo an­te el co­le­gia­do de la Sa­la Pe­nal Na­cio­nal, pre­si­di­da por la ma­gis­tra­da Mi­lus­ka Cano. Des­ta­có la im­por­tan­cia, por ejem­plo, el tes­ti­mo­nio de Isa­bel Ro­drí­guez Chi­pa­na, quien fue tes­ti­go pre­sen­cial del ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta, co­me­ti­do en Huan­ta el 24 de no­viem­bre de 1988. Re­cor­dó que ella re­la­tó an­te la Sa­la que es­tu­vo cer­ca del lu­gar don­de Bus­tíos fue ase­si­na­do y re­co­no­ció co­mo uno de los res­pon­sa­bles a Urresti, al que en­ton­ces co­no­cía co­mo ca­pi­tán “Ar­tu­ro” y a quien acu­só de ha­ber­la vio­la­do y ame­na­za­do pa­ra que no de­cla­re en su con­tra. Asi­mis­mo, ella vio al ofi­cial en re­ti­ro Ama­dor Vidal San­ben­to, co­no­ci­do co­mo “Ojos de Ga­to”, quien tam­bién fue re­co­no­ci­do por otros tes­ti­gos pre­sen­cia­les, en­tre ellos los po­bla­do­res Hilda Agui­lar Gál­vez y Ale­jan­dro Or­tiz Ser­na. Am­bos, así co­mo el pe­rio­dis­ta Eduar­do Ro­jas Ar­ce, quien re­sul­tó he­ri­do en el aten­tan­do a Bus­tíos, se­ña­la­ron que fue­ron cua­tro mi­li­ta­res los que par­ti­ci­pa­ron en el cri­men. El fis­cal pre­ci­só que, ade­más, por su car­go de je­fe de la Sec­ción de In­te­li­gen­cia del Cuar­tel Cas­tro­pam­pa, de Huan­ta, y de­cla­ra­cio­nes de va­rios ofi­cia­les en re­ti­ro, es­tá com­pro­ba­do que Urresti for­ma­ba par­te del es­ta­do ma­yor y par­ti­ci­pó en la pla­ni­fi­ca­ción del ase­si­na­to del co­rres­pon­sal de la re­vis­ta Ca­re­tas. Lan­da acla­ró que “el ti­po pe­nal no se va­ría” y la pe­na si­gue sien­do de 25 años de pe­na pri­va­ti­va de la li­ber­tad. Por su par­te, la de­fen­sa legal de Urresti ha cues­tio­na­do la po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. En una mues­tra de su de­ses­pe­ra­ción, Urresti se ha pro­nun­cia­do en va­rias oca­sio­nes so­bre la impu­tación del fis­cal Lan­da y la con­si­de­ró co­mo ile­gal. “Des­pués de dos años que no han pro­ba­do al­gu­na me­dia­tez, el fis­cal, en lu­gar de hoy día pre­sen­tar una acu­sa­ción cla­ra que di­ga ‘us­ted no es [au­tor] me­dia­to, lo voy a acu­sar co­mo au­tor ma­te­rial’, lo que ha pre­sen­ta­do es una chan­fai­na, al­go que no es­tá pre­vis­to en la ley”, ase­gu­ra. Sin em­bar­go, ni Urresti, aho­ra can­di­da­to a Li­ma, ni sus abo­ga­dos, han brin­da­do una res­pues­ta con­tun­den­te que de­mues­tre al­gu­na ile­ga­li­dad del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Por el con­tra­rio, sus respuestas pa­re­cen ser pro­duc­to del vi­vir per­ma­nen­te­men­te tras la som­bra del pe­rio­dis­ta Hu­go Bus­tíos.

Ca­reo en­tre el can­di­da­to Urresti y la tes­ti­go prin­ci­pal, Ysa­bel Ro­drí­guez Chi­pa­na. El do­cu­men­to fal­si­fi­ca­do pre­ten­día des­acre­di­tar a Ro­drí­guez y va­li­dar una acu­sa­ción en su con­tra por te­rro­ris­mo.

Do­cu­men­to en­via­do por el no­ta­rio Cé­sar Odón Gi­rón Ara­na en la que con­fir­ma la fal­si­fi­ca­ción de su fir­ma y se­llos. A la de­re­cha, Urresti di­fun­dió el do­cu­men­to apó­cri­fo en sus re­des.

Urresti rea­li­za sus re­co­rri­dos en Li­ma en so­li­ta­rio. Es el fuer­te gol­pe que re­ci­be de una po­bla­ción que no cree en Daniel Urresti

El ge­ne­ral EP (r) y ac­tual can­di­da­to mu­ni­ci­pal Daniel Urresti en una de las au­dien­cias del jui­cio en la Sa­la Pe­nal Na­cio­nal, jun­to a su abo­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.