LAS JOYITAS DE BEL­MONT

El her­ma­nón lle­va en su lis­ta a un per­so­na­je que sor­teó una con­de­na gra­cias a la pres­crip­ción, a un sen­ten­cia­do por de­li­tos la­bo­ra­les y ra­di­ca­les

La Primera Semanal - - PORTADA -

Car­los Gran­da Coian­ti, es su can­di­da­to a te­nien­te al­cal­de, un ba­chi­ller en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas que, con­tra­ria­men­te a su le­ga­jo aca­dé­mi­co, fue con­de­na­do en 2012 por el de­li­to de co­lu­sión sim­ple en agra­vio de la mis­ma Mu­ni­ci­pa­li­dad de Li­ma a la que aho­ra pre­ten­de ac­ce­der.

Las gra­ves de­nun­cias por su­pues­ta­men­te ha­ber es­ta­fa­do a mi­les de ciu­da­da­nos qui­tán­do­les sus aho­rros con el cuen­to del ac­cio­na­ria­do en RBC, su ex­tin­to ca­nal, de­be­rían bas­tar pa­ra que los li­me­ños pien­sen mil ve­ces si real­men­te Ri­car­do Bel­mont es la op­ción más acer­ta­da pa­ra ser ele­gi­do co­mo nue­vo al­cal­de de Li­ma.

Al po­pu­lar her­ma­nón, sin em­bar­go, no le bas­ta con car­gar esa pe­sa­da mo­chi­la y, aho­ra, lle­va en su can­di­da­tu­ra con Perú Li­bre, el par­ti­do del ex go­ber­na­dor ra­di­cal de Ju­nín Vla­di­mir Ce­rrón, a una se­rie de per­so­na­jes que el dia­rio Perú 21 pu­so al des­cu­bier­to ha­ce días atrás pa­ra que los lec­to­res juz­guen.

LIS­TA NA­DA SAN­TA

Es­ta ini­cial lis­ta de os­cu­ros per­so­na­jes que ro­dean a Bel­mont, es­tá na­da me­nos que una per­so­na, que pa­ra mu­chos, es na­da me­nos que su prin­ci­pal “hom­bre de con­fian­za”. Co­mo pos­tu­lan­te a te­nien­te al­cal­de es­tá Car­los Gran­da Coian­ti, un ba­chi­ller en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, con es­tu­dios de es­pe­cia­li­za­ción en la Aix Mar­sei­lle Uni­ver­si­té de Fran­cia, y que, con­tra­ria­men­te a su le­ga­jo aca­dé­mi­co, fue con­de­na­do en 2012 por el de­li­to de co­lu­sión sim­ple en agra­vio de la mis­ma Mu­ni­ci­pa­li­dad de Li­ma a la que aho­ra pre­ten­de ac­ce­der, y na­da me­nos, que la se­gun­da au­to­ri­dad más im­por­tan­te.

Gran­da fue regidor de la co­mu­na de 1993 a 1995, fe­cha en la que Bel­mont di­ri­gía el mu­ni­ci­pio y, ade­más, se desem­pe­ñó co­mo pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Emi­li­ma (Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal In­mo­bi­lia­ria).

En el ejer­ci­cio de es­te car­go fue que, se­gún la acu­sa­ción fis­cal, se co­lu­dió con la aso­cia­ción de pro­pie­ta­rios San Fran­cis­co de Ancón “pa­ra be­ne­fi­ciar- la en la so­li­ci­tud de ad­ju­di­ca­ción ba­jo la mo­da­li­dad de ven­ta di­rec­ta de te­rreno ubi­ca­do en la Bahía de Ancón (...) pa­ra un pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción ur­ba­na con fi­nes re­crea­cio­na­les de vi­vien­da tem­po­ral”.

Con ese ob­je­to, se in­di­ca en el ex­pe­dien­te, “se pro­nun­cia­ron por la pro­ce­den­cia de la ad­ju­di­ca­ción vul­ne­ran­do la Ley Or­gá­ni­ca de Mu­ni­ci­pa­li­da­des vi­gen­te; que Emi­li­ma ta­só di­cho te­rreno en la su­ma de US$117,384.43 cuan­do el mon­to real de la ta­sa­ción as­cen­día a US$176,681.87, apre­cián­do­se una sub­va­lua­ción de US$59,297.37, lo que equi­va­lía a un be­ne­fi­cio a fa­vor de la re­fe­ri­da aso­cia­ción en con­cer­ta­ción de vo­lun­ta­des con los fun­cio­na­rios” de Emi­li­ma.

Por es­tos he­chos, el 6 de enero de 2012, la Pri­me­ra Sa­la Pe­nal pa­ra Pro­ce­sos con Reos Li­bres lo sen­ten­ció a tres años de pri­sión sus­pen­di­da y or­de­nó una in­ha­bi­li­ta­ción de tres años pa­ra el ejer­ci­cio de cargos pú­bli­cos. Em­pe­ro, el 18 de ju­nio de 2014, la Cor­te Su­pre­ma de­cla­ró la nu­li­dad de la sen­ten­cia por pres­crip­ción; es de­cir, no se le ha­lló inocen­te, sino que se ven­cie­ron los pla­zos. “¡Us­te­des (los pe­rio­dis­tas) to­man la fun­ción del Po­der Ju­di­cial! Es in­creí­ble. Me pa­re­ce una ma­nio­bra me­dio ar­te­ra. ¡Yo ya pa­sé por el filtro del JNE!”, ma­ni­fes­tó a Pe­rú21 Gran­da Coian­ti tras ase­gu­rar que no re­gis­tra an­te­ce­den­tes pe­na­les. Ac­to se­gui­do, col­gó el te­lé­fono y des­pués no vol­vió a con­tes­tar, por­que en el fon­do, sa­be muy bien que no tie­ne una res­pues­ta cohe­ren­te y va­le­de­ra.

Es­te per­so­na­je es hom­bre de con­fian­za de Bel­mont, pues fue uno de

los di­rec­to­res de RBC, se­gún el por­tal de la Bol­sa de Va­lo­res de Li­ma (BVL). Ade­más, se afir­ma que exis­ti­rían otros víncu­los eco­nó­mi­cos en­tre el “her­ma­nón” y su “ami­gón”, que los ha­ce in­se­pa­ra­bles, en especial en es­tos mo­men­tos elec­to­ra­les.

UN SEN­TEN­CIA­DO MÁS

Perú 21 tam­bién in­di­ca en su in­for­me especial que, quien con­sig­nó una con­de­na en su ho­ja de vi­da, y aun así pos­tu­la en la lis­ta de Bel­mont, es Jo­vino Se­dano Quis­pe. Se­dano, quien lle­va el nú­me­ro 27, tie­ne una sen­ten­cia la­bo­ral de 2009. En aquel año, tam­bién fue de­man­da­do por Essa­lud por el de­li­to de apro­pia­ción ilí­ci­ta, fal­se­dad ideo­ló­gi- ca y ge­né­ri­ca, de­bi­do a que, con­sig­nan­do da­tos fal­sos –se­gún Essa­lud–, se qui­so apro­piar de un pa­go que por error ad­mi­nis­tra­ti­vo le reali­zó la en­ti­dad cuan­do ya ha­bía de­ja­do de ser tra­ba­ja­dor CAS de la de­pen­den­cia de Huan­ca­ve­li­ca.

La per­so­ne­ra le­gal de Perú Li­bre, Ana Ma­ría Cór­do­va, in­di­có a es­te dia­rio que fue­ron no­ti­fi­ca­dos de es­ta con­de­na por el JEE de Li­ma Cen­tro. Ella no nos qui­so fa­ci­li­tar el con­tac­to con Se­dano ale­gan­do que po­dría res­pon­der por­que co­no­cía el ca­so. Ase­gu­ró que Se­dano “no de­vol­vió el di­ne­ro vo­lun­ta­ria­men­te” y que, por ello, “tal vez se equi­vo­có” al es­pe­rar que una sen­ten­cia lo obli­ga­se a ha­cer­lo. El JEE emi­tió una re­so­lu­ción el pa­sa­do 25 de ju­lio en la que di­ce que no hay fun­da­men­to pa­ra la ex­clu­sión del can­di­da­to. Se­gún la nor­ma­ti­va vi­gen­te, es­tán im­pe­di­das de pos­tu­lar las per­so­nas con sen­ten­cias con­sen­ti­das o eje­cu­to­ria­das por de­li­tos do­lo­sos, te­rro­ris­mo, trá­fi­co ilí­ci­to de dro­gas, co­rrup­ción y vio­la­ción de la li­ber­tad se­xual. A los que ten­gan con­de­nas por otros ca­sos, co­mo Se­dano, les bas­ta con acre­di­tar­las en su ho­ja de vi­da pa­ra te­ner luz ver­de.

AHO­RA ES CHA­VIS­TA

Co­mo era de su­po­ner­se, en la fórmula de Bel­mont pos­tu­lan va­rios ra­di­ca­les afi­nes a Vla­di­mir Ce­rrón. Uno de ellos es el can­di­da­to a regidor nú­me­ro 2, Brau­lio Grá­je­da, quien in­ten­tó lle­gar al Con­gre­so en 2016 pro­po­nien­do eli­mi­nar el SNIP (Sis­te­ma de In­ver­sión Pú­bli­ca) y el OSCE (Or­ga­nis­mo Su­per­vi­sor de las Con­tra­ta­cio­nes).

Un ca­so cu­rio­so es el de Her­man Men­die­ta (39 en la lis­ta a Li­ma). En 2016, cuan­do Ce­rrón postuló a la pre­si­den­cia del Perú, fir­mó un do­cu­men­to en el que se con­mi­na­ba a to­dos los trans­por­tis­tas de ta­xi co­lec­ti­vo a vo­tar por Kei­ko Fu­ji­mo­ri en la se­gun­da vuel­ta.

Ayer, Bel­mont dio una en­tre­vis­ta a ATV en la que ase­gu­ró que “nues­tro pe­rio­dis­mo se ha con­ver­ti­do en un pe­rio­dis­mo de au­top­sias, en lu­gar de te­ner un pe­rio­dis­mo de pronóstico, de pre­ven­ción”. Pues bien, pre­ve­ni­dos con es­ta lis­ta.

La preo­cu­pa­ción no lo tie­ne tran­qui­lo a Ri­car­do Bel­mont, tras des­cu­brir­se quie­nes lo acom­pa­ñan en su lis­ta.

Bel­mont es­tre­chán­do­se la mano con Vla­di­mir Ce­rrón, un per­so­na­je más que cues­tio­na­ble.

Car­los Gran­da Coian­ti, el ver­da­de­ro “her­ma­nón” de Bel­mont.

Jo­vino Se­dano Quis­pe, sen­ten­cia­do por la jus­ti­cia.

Fotografía de ha­ce más de 15 años. Ya le re­cla­ma­ban a Bel­mont el pa­go de di­vi­den­dos de RBC.

Ri­car­do “el her­ma­nón” Bel­mont no ha­bla cuan­do le re­cuer­dan su pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.