CI­FRAS QUE MATAN Y ESPANTAN

Ca­da dos días una mu­jer es ase­si­na­da en el país por cul­pa del ma­chis­moy si no es así, re­nun­cia­ría a su can­di­da­tu­ray si no es así, re­nun­cia­ría a su can­di­da­tu­ra

La Primera Semanal - - PORTADA -

Con fre­cuen­cia un nue­vo ca­so de fe­mi­ni­ci­dio in­dig­na y es­tre­me­ce a los pe­rua­nos, de­jan­do en evi­den­cia el es­ta­do de in­de­fen­sión de las mu­je­res fren­te a la vio­len­cia ma­chis­ta. Y sin em­bar­go, na­da pa­re­ce cam­biar. En los tres pri­me­ros me­ses de es­te año, el Mi­nis­te­rio de la Mu­jer ha re­gis­tra­do 32 ca­sos de fe­mi­ni­ci­dio en el país. Es de­cir, una mu­jer ca­da dos días ha si­do ase­si­na­da en lo que va del 2018. En la ma­yo­ría de los ca­sos, por ce­los (47%) de par­te de su pa­re­ja o ex pa­re­ja o al­gún fa­mi­liar, o por­que la víc­ti­ma de­ci­dió se­pa­rar­se (13%). Las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que hu­bo un in­cre­men­to en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do. De enero a mar­zo de 2017, el mis­mo mi­nis­te­rio re­por­tó 29 fe­mi­ni­ci­dios en to­do el país. Ese año se ce­rró con 121 mu­je­res ase­si­na­das. El 2016, en cam­bio, con 124. El 2015, con 95.

Si se ha­ce la su­ma ge­ne­ral en­tre los ca­sos del 2009 has­ta el 2017, se al­can­za la alar­man­te ci­fra de 1003 mu­je­res muer­tas por cul­pa del ma­chis­mo.

El nú­me­ro, sin em­bar­go, pue­de ser ma­yor: la es­ta­dís­ti­ca pre­sen­ta­da co­rres­pon­de a ca­sos que fue­ron de­tec­ta­dos por los cen­tros de aten­ción del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer, lo que im­pli­ca que pue­de ha­ber un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de per­so­nas que no de­nun­cia­ron.

El 50% de los ca­sos re­por­ta­dos de es­te año son muer­tes por es­tran­gu­la­mien­to. El 22%, el se­gun­do ín­di­ce más al­to, se­ña­la que a las víc­ti­mas se les ase­si­nó a cu­chi­lla­zos. El agre­sor, el 59% de las ve­ces fue la pa­re­ja. La ma­yo­ría de es­tos crí­me­nes ocu­rrie­ron en un en­torno ín­ti­mo o fa­mi­liar (69%). Y en el 47% de los ca­sos, el ata­can­te te­nía un pro­me­dio de edad en­tre los 18 y los 29 años.

Uno de los ca­sos más im­pac­tan­tes fue el ocu­rri­do con­tra Ey­vi Agre­da Mar­che­na, una jo­ven de 22 años víc­ti­ma de de fe­mi­ni­ci­dio en Li­ma per­pe­tra­do por su ex com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo Car­los Hual­pa Va­cas. Hual­pa ase­si­nó a Ey­vi por­que no le ha­cía ca­so. Le ro­ció un li­tro de ga­so­li­na en el cuer­po y des­pués la pren­dió fue­go. Hoy Hual­pa se en­cuen­tra cum­plien­do pri­sión pre­ven­ti­va en el pe­nal de Pie­dras Gor­das, al nor­te de Li­ma, a la es­pe­ra de que re­ci­ba una con­de­na que pue­de ser de en­tre 25 y 30 años de cár­cel.

Ade­más de la bru­ta­li­dad con la que ac­tuó Hual­pa, el he­cho tam­bién cau­só im­pac­tó por el lu­gar en que su­ce­dió. Ey­vi fue ata­ca­da cuan­do es­ta­ba den­tro de un bus de trans­por­te pú- bli­co que de ma­ne­ra usual lo to­ma­ba pa­ra re­gre­sar a su ca­sa des­pués del tra­ba­jo.

Hual­pa, quien des­de ha­cía va­rios días atrás ve­nía si­guien­do los mo­vi­mien­tos de la jo­ven, in­gre­só al vehícu­lo en­ca­pu­cha­do y con len­tes. El au­to es­ta­ba por ese en­ton­ces cru­zan­do el dis­tri­to de Mi­ra­flo­res.

LAS CI­FRAS ALARMANTES

En los pri­me­ros me­ses de es­te año, el Mi­nis­te­rio de la Mu­jer ha re­por­ta­do 82 in­ten­tos de fe­mi­ni­ci­dio, que se pue­de tra­du­cir de la si­guien­te ma­ne­ra: ca­da 24 ho­ras una mu­jer ha si­do bru­tal­men­te gol­pea­da en Pe­rú, pe­ro su agre­sor no lle­gó a ma­tar­la. El 67% de es­tas agre­sio­nes fue­ron por ce­los, el 21% por­que la víc­ti­ma de­ci­dió se­pa­rar­se. El otro 21% por hom­bres que, al igual que Car­los Hual­pa, ac­tua­ron en ven­gan­za tras ha­ber si­do re­cha­za­dos. De los 82 ca­sos de ten­ta­ti­va de fe­mi­ni­ci­do de es­tos pri­me­ros me­ses, 24 ocu­rrie­ron en Li­ma. Un día an­tes del ata­que a Ey­vi, un hom­bre ha­bía ase­si­na­do a la ma­má

de sus tres hi­jos con un mar­ti­llo. Su­ce­dió en la ciu­dad de Tru­ji­llo, en el de­par­ta­men­to de La Libertad, al nor­te de Li­ma. Es­tein Cruz Ro­drí­guez, un al­ba­ñil de 54 años, re­co­no­ció an­te la fis­ca­lía que ma­tó a Romina Díaz No­le (32 años) con su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo.

De los 32 fe­mi­ni­ci­dios re­gis­tra­dos en Pe­rú en los pri­me­ros tres me­ses del año, en 18 ca­sos el pre­sun­to agre­sor se en­cuen­tra de­te­ni­do sin una sen­ten­cia. En la ten­ta­ti­va de fe­mi­ni­ci­dio, so­lo en 33, de los 82 ca­sos, el ata­can­te se en­cuen­tra ba­jo arres­to. Es­pe­cia­lis­tas, co­mo el psi­coa­na­lis­ta Jor­ge Bru­ce, ex­pli­can que es­te in­cre­men­to en la vio­len­cia con­tra la mu­jer se de­be a un ma­chis­mo “ca­da vez más des­bor­da­do” a con­se­cuen­cia de que las mu­je­res se sien­ten hoy más em­po­de­ra­das a la ho­ra de de­nun­ciar. Ello, en un con­tex­to de una cul­tu­ra ma­chis­ta en que la mu­jer es vis­ta co­mo si fue­ra una po­se­sión. En ju­nio del año pa­sa­do, la en­ton­ces mi­nis­tra de la mu­jer, Ana Ma­ría Ro­me­ro, re­co­no­cía que los ca­sos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res go­zan de im­pu­ni­dad. “Exis­te una dis­cre­cio­na­li­dad y una im­pu­ni­dad en la Jus­ti­cia por lo que se ha­ce ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer to­da la ca­de­na que im­pli­ca una de­nun­cia, des­de el agen­te po­li­cial has­ta los jue­ces”, afir­mó.

En 2015, el Con­gre­so pe­ruano apro­bó una ley pa­ra prevenir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las mu­je­res (Ley 30364), sin em­bar­go la si­tua­ción no ha cam­bia­do. Ac­tual­men­te, exis­ten pro­pues­tas pa­ra pe­na­li­zar los ca­sos de aco­so, pa­ra que no ocu­rran ata­ques co­mo el que le su­ce­dió a Ey­vi. No obs­tan­te, es­pe­cia­lis­tas re­mar­can que se tra­ta de un pro­ble­ma más pro­fun­do, que atra­vie­sa lo so­cial y cul­tu­ral. Mien­tras tan­to, el ín­di­ce de vio­len­cia con­tra la mu­jer si­gue au­men­tan­do en Pe­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.