TRES CLA­VES DEL IN­DUL­TO ARRE­GLA­DO

Es­tos son los vi­cios pro­ce­sa­les e irre­gu­la­ri­da­des de la “gra­cia presidencial”

La Primera Semanal - - PORTADA -

El Juz­ga­do de In­ves­ti­ga­ción Pre­pa­ra­to­ria de la Cor­te Su­pre­ma, a car­go del juez Hu­go Nú­ñez Jul­ca, de­cla­ró in­apli­ca­ble el in­dul­to por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias que le con­ce­dió en di­ciem­bre pa­sa­do el ex­pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki a Al­ber­to Fu­ji­mo­ri Fu­ji­mo­ri y, por tan­to or­de­nó su re­torno a pri­sión pa­ra que ter­mi­ne de cum­plir su sen­ten­cia por los ca­sos La Can­tu­ta y Barrios Al­tos. El ma­gis­tra­do to­mó es­ta de­ter­mi­na­ción al apli­car el con­trol de con­ven­cio­na­li­dad, es de­cir, ve­ri­fi­car el cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les en la eje­cu­ción de sen­ten­cia de las re­fe­ri­das ma­tan­zas du­ran­te su ré­gi­men que son con­si­de­ra­das crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad y por las que el exau­tó­cra­ta ha­bía si­do con­de­na­do en 2009 a 25 años de cár­cel, por los de­li­tos de ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do y le­sio­nes gra­ves, de los cua­les ha cum­pli­do 12. La de­fen­sa de Fu­ji­mo­ri ape­ló es­ta de­ci­sión y pi­dió que se sus­pen­da los efec­tos de es­ta de­ci­sión, es de­cir la ubi­ca­ción y cap­tu­ra, pe­ro ya el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha in­for­ma­do que se­rá de­te­ni­do ape­nas sea da­do de al­ta de la Clí­ni­ca Cen­te­na­rio, en la que se in­ter­nó el miér­co­les po­co des­pués de co­no­cer que su in­dul­to se re­vo­có.

En la re­so­lu­ción de la sa­la que di­ri­ge el juez Nú­ñez Jul­ca, de 222 pá­gi­nas, des­ta­can tres ar­gu­men­tos cla­ve pa­ra de­cla­rar in­apli­ca­ble el in­dul­to:

I) trá­mI­te ex­prés

El fa­llo ad­vier­te irre­gu­la­ri­da­des gra­ves en la tra­mi­ta­ción del in­dul­to a Fu­ji­mo­ri, por lo que es­tos vi­cios pro­ce­sa­les in­cum­plen las exi­gen­cias le­ga­les esen­cia­les, y no su­pera los es­tán­da­res del de­bi­do pro­ce­so, ni la in­de­pen­den­cia y trans­pa­ren­cia que el ca­so exi­gía. Así, el juez di­ce que que la so­li­ci­tud de in­dul­to se re­sol­vió en so­lo 13 días, tiem­po que el ma­gis­tra­do sos­tie­ne que “fue con­cre­ta­do en un pla­zo de­ma­sia­do bre­ve, res­pec­to a lo que or­di­na­ria­men­te se de­mo­ra”. El pe­di­do se pre­sen­tó el 11 de di­ciem­bre de 2017, la Co­mi­sión de Gra­cias Pre­si­den­cia­les del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia se reunió so­lo pa­ra re­sol­ver es­te ca­so el 23 de di­ciem­bre, en un día no la­bo­ra­ble, a las 17:30 ho­ras; y con­clu­yó el 24 de di­ciem­bre, a las 2:00 ho­ras. El 24 de di­ciem­bre el ex­pe­dien­te que otor­gó el in­dul­to a Fu­ji­mo­ri in­gre­so al des­pa­cho de mi­nis­tro de Jus­ti­cia a las 14:15 ho­ras y “tar­dó dos ho­ras con 5 mi­nu­tos pa­ra que la do­cu­men­ta­ción fluya has­ta por tres áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas en un día no la­bo­ra­ble”, se­ña­la la re­so­lu­ción. Ade­más, sub­ra­ya el fa­llo, la Co­mi­sión de Gra­cias Pre­si­den­cia­les to­mó su de­ci­sión sin ha­ber si quie­ra acu­di­do al es­ta­ble­ci­mien­to pe­ni­ten­cia­rio pa­ra cons­ta­tar el real es­ta­do de sa­lud de Fu­ji­mo­ri y las con­di­cio­nes car­ce­la­rias, di­li­gen­cia im­por­tan­te pa­ra for­mar­se una opi­nión en cuan­to al es­ta­do real del reo.

La ce­le­ri­dad en el trá­mi­te del in­dul­to, a cri­te­rio del juez Nú­ñez, ha­ce pre­ver que fue par­te de un acuer­do den­tro del con­tex­to po­lí­ti­co en el que se en­con­tra­ba el Pe­rú tras el pri­mer pe­di­do de va­can­cia con­tra Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, re­cha­za­do en el Con­gre­so.

II) Los In­for­mes mé­dI­cos y es­ta­do de sa­Lud

El fa­llo tam­bién des­ta­ca las in­con­gruen­cias en las ac­tas mé­di­cas que sus­ten­tan el in­dul­to. En el in­for­me del 17 de di­ciem­bre di­ce que las do­len­cias de Fu­ji­mo­ri eran de ca­rác­ter re­ser­va­do y re­co­mien­da se­guir la te­ra­pia an­ti­hi­per­ten­si­va, con­trol de la fre­cuen­cia car­día­ca, an­ti­coa­gu­la­ción ple­na y con­tro­les mé­di­cos per­ma­nen­tes. Pe­ro en el ac­ta del 19 de di­ciem­bre, ape­nas dos días des­pués, di­ce

que las con­di­cio­nes pe­na­les agra­van su sa­lud y re­co­mien­da el in­dul­to. La re­so­lu­ción pre­ci­sa que no cues­tio­na la va­li­dez mé­di­ca de am­bos do­cu­men­tos, sino que ad­vier­te de­fec­tos de ca­rác­ter pro­ce­di­men­tal pues la se­gun­da ac­ta afir­ma que “en dos días el in­terno em­peo­ró con­si­de­ra­ble­men­te su si­tua­ción mé­di­ca a tal pun­to que re­co­mien­da la gra­cia presidencial”, pe­ro lla­ma la aten­ción que eso no ha­ya si­do ad­ver­ti­do en la pri­me­ra eva­lua­ción. Cues­tio­na tam­bién el he­cho de que la Co­mi­sión de Gra­cias Pre­si­den­cia­les apro­bó el in­dul­to sin te­ner en cuen­ta el in­for­me del Ins­ti­tu­to de En­fer­me­da­des Neo­plá­si­cas que lle­gó al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia dos días des­pués del in­dul­to, cuan­do la Jun­ta Mé­di­ca que re­co­men­dó el be­ne­fi­cio lo ha­cía, en­tre otras ra­zo­nes, por un cán­cer en la ca­vi­dad bu­cal.

Por ello el fa­llo di­ce que hay du­das ra­zo­na­bles y le­gí­ti­mas so­bre el real es­ta­do de sa­lud de Fu­ji­mo­ri, y ano­ta que el 21 de sep­tiem­bre del 2018 la de­fen­sa de Fu­ji­mo­ri pi­dió a la sa­la que lo pro­ce­sa por el ca­so Pa­ti­vil­ca per­mi­so pa­ra que via­je a la Re­ser­va Na­cio­nal de Ca­li­puy, en La Li­ber­tad, que se ubi­ca a seis ho­ras de via­je en au­to y en­tre los 3.450 y 4.300 me­tros so­bre el ni­vel del mar, “lo cual no se con­di­ce con las gra­ves en­fer­me­da­des ale­ga­das en su so­li­ci­tud de in­dul­to”.

III) faL­ta de mo­tI­va­cIón

La re­so­lu­ción de la sa­la di­ce que Fu­ji­mo­ri fue sen­ten­cia­do por de­li­tos ca­li­fi­ca­dos de le­sa hu­ma­ni­dad, lo que obli­ga que la mo­ti­va­ción exi­gi­da a to­da re­so­lu­ción en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca ten­ga ma­yor ri­gu­ro­si­dad, al con­si­de­rar las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y los tra­ta­dos de los que el Pe­rú es par­te.

Por ello, se­ña­la el fa­llo ju­di­cial, la Re­so­lu­ción Su­pre­ma que le con­ce­de el in­dul­to no es­tá de­bi­da­men­te mo­ti­va­da, da­do que so­lo tie­ne ar­gu­men­tos ge­né­ri­cos res­pec­to a la po­tes­tad cons­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de con­ce­der el in­dul­to, sin ha­cer un aná­li­sis ri­gu­ro­so de los in­for­mes mé­di­cos ex­pe­di­dos.

El juez Nú­ñez Jul­ca agre­ga que en el Pe­rú no pro­ce­de el in­dul­to en ca­sos de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad, por­que la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos se­ña­la que, en la eje­cu­ción de sen­ten­cia, no pro­ce­de otor­gar be­ne­fi­cios en for­ma in­de­bi­da que pue­dan con­du­cir de al­gún mo­do a la im­pu­ni­dad, y que la eje­cu­ción de es­ta es par­te del de­re­cho de ac­ce­so a la jus­ti­cia de las víc­ti­mas. El fa­llo con­clu­ye con que el in­dul­to a Fu­ji­mo­ri es in­com­pa­ti­ble con las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que vin­cu­lan al Es­ta­do pe­ruano a la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos y a un pro­nun­cia­mien­to con el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal so­bre la im­pro­ce­den­cia de un in­dul­to pa­ra de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad.

Por ello,el juez es­ti­ma que el un in­dul­to hu­ma­ni­ta­rio no era la so­lu­ción, por­que hay otras al­ter­na­ti­vas efi­ca­ces pa­ra ga­ran­ti­zar el res­pe­to al de­re­cho a la sa­lud de reo y sal­va­guar­dar su in­te­gri­dad fí­si­ca mien­tras cum­ple su con­de­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.