LA VIO­LEN­TA MAR­CHA DE SU­PRE­MA­CIS­TAS BLAN­COS DE­JÓ UN MUER­TO Y DE­CE­NAS DE HE­RI­DOS EN EE.UU.

"La de Trump es la más gra­ve e in­so­len­te ame­na­za ja­más pro­fe­ri­da con­tra la Pa­tria de Bo­lí­var"

La Segunda - - Portada -

Una ma­ni­fes­ta­ción de neo­na­zis, su­pre­ma­cis­tas blan­cos y miembros del Ku Klux Klan (KKK) sem­bró vio­len­cia, de­sola­ción y muer­te en Charlottesville, una ciu­dad es­tu­dian­til del es­ta­do de Virginia, de­ve­ni­da ayer en el úl­ti­mo epi­cen­tro de las ten­sio­nes ra­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos. La tra­ge­dia se trans­for­mó en in­dig­na­ción por las declaraciones pos­te­rio­res del pre­si­den­te Do­nald Trump, quien evi­tó con­de­nar es­pe­cí­fi­ca­men­te a los res­pon­sa­bles de la vio­len­cia y se re­fi­rió de ma­ne­ra am­bi­gua a "to­dos los ban­dos". El sá­ba­do, las au­to­ri­da­des se­ña­la­ron que una per­so­na mu­rió, y al me­nos otras 19 re­sul­ta­ron he­ri­das cuan­do un au­to­mó­vil de­por­ti­vo gris con los cris­ta­les po­la­ri­za­dos atro­pe­lló a un gru­po de per­so­nas que pro­tes­ta­ban en con­tra de las fac­cio­nes de la ul­tra­de­re­cha es­ta­dou­ni­den­se. Un vi­deo que se vi­ra­li­zó en las re­des so­cia­les mos­tró al au­to­mó­vil gris ace­le­ran­do con­tra una mul­ti­tud en una ca­lle per­pen­di­cu­lar a una pea­to­nal del cen­tro de la ciu­dad, atro­pe­llan­do a la mul­ti­tud pa­ra lue­go re­tro­ce­der a to­da ve­lo­ci­dad y em­bes­tir a más gen­te. La po­li­cía de Charlottesville arres­tó a un sos­pe­cho­so y abrió una in­ves­ti­ga­ción por "ho­mi­ci­dio cri­mi­nal". Hu­bo he­ri­dos en otros in­ci­den­tes, y dos po­li­cías mu­rie­ron al es­tre­llar­se un he­li­cóp­te­ro cer­ca de la ciu­dad. Los cho­ques ha­bían co­men­za­do an­te­no­che, du­ran­te una mar­cha con an­tor­chas, cuan­do los ma­ni­fes­tan­tes de la ex­tre­ma de­re­cha se en­fren­ta­ron a gol­pes con otros gru­pos de per­so­nas que se opo­nían al en­cuen­tro. En Charlottesville pu­die­ron ver­se ban­de­ras con es­vás­ti­cas, imá­ge­nes del KKK, y car­te­les de cam­pa­ña del pre­si­den­te Do­nald Trump y de mi­li­cias ar­ma­das. Va­rias fi­gu­ras po­lí­ti­cas ca­li­fi­ca­ron el ataque como un ac­to de te­rro­ris­mo do­més­ti­co, y de­man­da­ron tam­bién una enér­gi­ca con­de­na de la Ca­sa Blan­ca con­tra el su­pre­ma­cis­mo blan­co. Pero Trump, acu­sa­do de en­va­len­to­nar a lo más ex­tre­mo de la ul­tra­de­re­cha, que a su vez res­pal­dó su pla­ta­for­ma ra­cis­ta, xe­nó­fo­ba y na­cio­na­lis­ta en la cam­pa­ña pre­si­den­cial del año pa­sa­do, que­dó ba­jo fue­go al con­de­nar la vio­len­cia de ma­ne­ra ge­né­ri­ca, sin una re­fe­ren­cia di­rec­ta a los gru­pos que via­ja­ron a Charlottesville pa­ra sem­brar el caos, sino car­gan­do con­tra am­bos "la­dos". "Con­de­na­mos en los tér­mi­nos más enér­gi­cos es­ta fla­gran­te ma­ni­fes­ta­ción de odio, fa­na­tis­mo y vio­len­cia en mu­chos la­dos. En mu­chos la­dos", di­jo Trump en declaraciones an­te las cá­ma­ras des­de su re­sort en Bed­mins­ter, Nueva Jer­sey. "Só­lo hay un la­do", res­pon­dió en Twit­ter Joe Bi­den, ex vicepresidente de Ba­rack Oba­ma. La Ca­sa Blan­ca con­fir­mó lue­go la pos­tu­ra ofi­cial al acla­rar que el pre­si­den­te ha­bía con­de­na­do "el odio, la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia des­de to­das las fuen­tes y to­dos la­dos", y que en Charlottesville ha­bía ha­bi­do "vio­len­cia en­tre ma­ni­fes­tan­tes y con­tra­ma­ni­fes­tan­tes". Le­jos de cal­mar los áni­mos, la reac­ción ofi­cial desató re­pu­dio. La pos­tu­ra de la Ca­sa Blan­ca so­bre lo que ocu­rrió en Charlottesville que­dó a con­tra­mano de la lec­tu­ra que hi­zo to­do el ar­co po­lí­ti­co, y de la fu­ria que des­pun­tó en las re­des so­cia­les con­tra los gru­pos de ul­tra­de­re­cha que via­ja­ron a Charlottesville. El go­ber­na­dor de Virginia, el de­mó­cra­ta Terry McAu­lli­fe, quien ha­bía de­cla­ra­do el es­ta­do de emer­gen­cia por la ma­ña­na, ofre­ció el ma­yor con­tras­te res­pec­to de la reac­ción ofi­cial du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en la cual brin­dó de­ta­lles so­bre los in­ci­den­tes. "A to­dos los su­pre­ma­cis­tas blan­cos y los na­zis que lle­ga­ron a Charlottesville hoy. Vá­yan­se a ca­sa. No son que­ri­dos en es­ta gran comunidad", in­di­có. "No van a te­ner éxi­to. No hay lu­gar pa­ra us­te­des acá, no hay lu­gar pa­ra us­te­des en Es­ta­dos Uni­dos", in­sis­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.