Co­rrup­ción preo­cu­pa más que de­lin­cuen­cia

Metro Peru (Lima) - - PORTADA -

La ex pri­me­ra da­ma, Na­di­ne He­re­dia, re­cha­zó an­te la Co­mi­sión La­va Ja­to del Con­gre­so ha­ber re­ci­bi­do US$3 mi­llo­nes de Ode­brecht. Ade­más, ne­gó ha­ber par­ti­ci­pa­do en los pro­ce­sos de li­ci­ta­ción de la ges­tión an­te­rior. De acuer­do a un re­por­te de la De­fen­so­ría del Pue­blo pre­sen­ta­do en ma­yo pa­sa­do, el Pe­rú pier­de 10 mi­llo­nes de dó­la­res al día a cau­sa de la co­rrup­ción.

Se tra­ta de un pro­ble­ma cre­cien­te del que ca­da vez más pe­rua­nos toman con­cien­cia. Así lo de­mues­tran los re­sul­ta­dos del mó­du­lo de Go­ber­na­bi­li­dad, De­mo­cra­cia y Trans­pa­ren­cia, de la En­cues­ta Na­cio­nal de Ho­ga­res (ENAHO), di­fun­di­dos ayer por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca e In­for­má­ti­ca (INEI).

“El 48,1% de en­cues­ta­dos (per­so­nas de 18 años a más, con­sul­ta­das en­tre no­viem­bre del 2016 y abril de es­te año) in­di­có que la co­rrup­ción es el prin­ci­pal pro­ble­ma que afec­ta al país”, ex­pli­ca el re­por­te.

Así, la co­rrup­ción des­pla­zó a la de­lin­cuen­cia lue­go de cua­tro años con­si­de­ra­da co­mo el prin­ci­pal fla­ge­lo que afec­ta a la ciu­da­da­nía. Es­ta ocu­pa aho­ra el se­gun­do lu­gar (44,5% la men­cio­nó). En ter­cer lu­gar es­tá la po­bre­za (19,8%).

Ade­más, so­lo el 2,9% de en­cues­ta­dos re­co­no­ció ha­ber da­do pa­gos ex­tras en for­ma de re­ga­los, pro­pi­nas y “coimas” a al­gún fun­cio­na­rio pú­bli­co.

“El im­pac­to de la co­rrup­ción pa­ra los ciu­da­da­nos se ve en cuán­to di­ne­ro se va por el ca­ño cuan­do una obra es so­bre­va­lo­ra­da. Ese mon­to ex­tra que se pa­ga pue­de ser uti­li­za­do pa­ra fi­nan­ciar un puen­te, un co­le­gio o un hos­pi­tal. Ese es el costo de la co­rrup­ción”, nos ex­pli­ca Ros­mary Cor­ne­jo, ex­per­ta en co­rrup­ción y ex­fun­cio­na­ria del Ban­co Mun­dial.

Pa­ra ella, la bre­cha de in­fra­es­truc­tu­ra que exis­te en nues­tro país, la fal­ta de vías de co­mu­ni­ca­ción y ac­ce­so a ser­vi­cios bá­si­cos, se ex­pli­ca en gran me­di­da por la co­rrup­ción.

“El ciu­da­dano ha apren­di­do a con­vi­vir con la co­rrup­ción. El pe­ruano es­tá más preo­cu­pa­do en cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Pien­sa que la co­rrup­ción afec­ta al go­bierno y na­da tie­ne que ver con él”, di­ce.

El pa­pel del Po­der Ju­di­cial tam­bién en­tra a ta­llar. Hay una fuer­te sen­sa­ción de im­pu­ni­dad en los ca­sos de fun­cio­na­rios co­rrup­tos. “Los lar­gos pro­ce­sos ju­di­cia­les ha­cen que no vea­mos una san­ción efec­ti­va. Sin em­bar­go, cuan­do se dan ca­sos em­ble­má­ti­cos que lle­gan a una con­de­na, nos da­mos cuen­ta de que las co­sas pue­den cam­biar. Es un po­de­ro­so men­sa­je pa­ra la gen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.