UE res­pal­da al go­bierno es­pa­ñol

Metro Peru (Lima) - - PORTADA -

in­for­mó ayer que sus ob­ser­va­do­res en Cataluña ates­ti­gua­ron un “uso ex­ce­si­vo de fuer­za” por par­te de agen­tes de la

La UE in­di­có que con­fía “en el li­de­raz­go del pre­si­den­te del go­bierno Ma­riano Ra­joy” pa­ra ges­tio­nar “es­te di­fí­cil pro­ce­so den- tro del pleno res­pe­to de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la”.

Schi­nas no co­men­tó las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Cataluña, Car­les Puig­de­mont, que pi­dió la par­ti­ci­pa­ción de la UE en una po­si­ble me­dia­ción.

Por su par­te, el pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, le trans­mi­tió a Ra­joy por te­lé­fono su apo­yo y com­pro­mi­so “por la uni­dad cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña”. El mar­co del referéndum ile­gal en Cataluña es­te do­min­go ha de­ja­do 890 he­ri­dos. Aho­ra que­rrán res­pon­sa­bi­li­zar a Ma­riano Ra­joy y al go­bierno de Es­pa­ña por esos he­ri­dos y lo acu­sa­rán de au­to­ri­ta­rio, pe­ro los úni­cos res­pon­sa­bles de es­tos he­chos son el go­bierno ca­ta­lán de Car­les Puig­de­mont y sus se­cua­ces, quie­nes han ro­to con las nor­mas de­mo­crá­ti­cas.

En una de­mo­cra­cia vo­tar no es de­li­to, pe­ro sí lo es no res­pe­tar las nor­mas que to­dos he­mos acep­ta­do y vo­ta­do a tra­vés de nues­tros re­pre­sen­tan­tes. Ayer un tuit se hi­zo vi­ral y lo re­pro­duz­co tex­tual­men­te: “Fo­llar tam­po­co es de­li­to, a no ser que no ha­ya con­sen­ti­mien­to, que en­ton­ces es vio­la­ción”. ¿Qué es­pe­ran que ha­ga la po­li­cía an­te la desobe­dien­cia ci­vil? ¿Qué es­pe­ran si se ocu­pan es­pa­cios pú­bli­cos? ¿Qué es­pe­ran esos adul­tos que lle­van a ni­ños co­mo es­cu­dos don­de se pre­de­cía que iba a ha­ber vio­len­cia? ¿Aca­so es­pe­ran que les aplau­dan?

Ha­ce mu­cho que Es­pa­ña se li­bró de una dic­ta­du­ra en la que so­lo uno de­ci­día la ley y no que­re­mos que, aun­que sea en una re­gión, ha­ya dic­ta­do­res. Ha­ce 40 años que esa pe­sa­di­lla se aca­bó, por eso y por mu­cho que sien­tan el ata­que de ra­di­ca­les y se­pa­ra­tis­tas no hay que avi­var su me­mo­ria, en es­pe­cial en­tre los que no vi­vi­mos esa épo­ca. No ati­ce­mos lo des­co­no­ci­do y no cla­me­mos ni año­re­mos lo que so­lo se de­be re­cor­dar co­mo el ca­pí­tu­lo más os­cu­ro de nues­tro país. Y ya es tris­te que hoy es­tén re­su­ci­tan­do a Fran­co. To­da es­ta vuel­ta al pa­sa­do la di­go por­que ha­brá mu­chos que quie­ran ver en Ma­riano Ra­joy un re­fle­jo del dic­ta­dor al no per­mi­tir es­ta con­sul­ta ile­gal.

Tam­bién me que­da cla­ro que hay un gran fra­ca­so de la po­lí­ti­ca en Es­pa­ña, un gran fra­ca­so del blo­que in­de­pen­den­tis­ta y un fra­ca­so del pro­yec­to de país en el que ha que­da­do en evi­den­cia la rup­tu­ra de los po­lí­ti­cos y la mi­tad de la so­cie­dad ca­ta­la­na.

La con­sul­ta ha fra­ca­sa­do, pe­ro ha ven­ci­do la mo­vi­li­za­ción so­cial de es­te go­bierno ca­ta­lán que sa­bía que to­do lo te­nía per­di­do. Han ga­na­do lo que que­rían los ra­di­ca­les: mos­trar al go­bierno es­pa­ñol co­mo opre­sor, una de­mo­cra­cia que no es tal por­que no per­mi­te vo­tar. Ha ga­na­do la ima­gen de la re­pre­sión con­tra la ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca. Y aun­que yo no com­pro es­te dis­cur­so, se­gu­ro que es­to va a in­fluir so­bre la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.