Pa­dre Ga­ra­tea: Que me le­van­ta­ran san­ción pa­ra ofi­ciar mi­sa es un mi­la­gro del Pa­pa

GAS­TÓN GA­RA­TEA. Sa­cer­do­te. Ex in­te­gran­te de la Co­mi­sión de la Ver­dad y Re­con­ci­lia­ción y ex pre­si­den­te de la Me­sa de Con­cer­ta­ción de Lu­cha con­tra la Po­bre­za.

Perú - La República - - PORTADA - Ma­ría Ele­na Cas­ti­llo

Tras cin­co años de ha­ber si­do im­pe­di­do de dar mi­sa en Li­ma por sus opi­nio­nes, el pa­dre Ga­ra­tea se re­en­con­tra­rá es­ta no­che con sus fie­les. Con­fie­sa sen­tir­se en­ga­ña­do por PPK y pi­de a Fuer­za Po­pu­lar te­ner ca­ri­ño al país.

– En Jue­ves San­to, el car­de­nal Juan Luis Ci­pria­ni le le­van­tó el im­pe­di­men­to de ejer­cer su mi­nis­te­rio en Li­ma fue­ra de su con­gre­ga­ción. Es una fe­cha sig­ni­fi­ca­ti­va...

–La car­ta que me en­vía es del 27 (de mar­zo). Y tie­ne mu­cho sig­ni­fi­ca­do tam­bién pa­ra mí por­que es el día del fun­da­dor de la con­gre­ga­ción a la que per­te­nez­co (el sa­cer­do­te fran­cés Jo­sé Ma­ría Cou­drin), los Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes.

–Han pa­sa­do cin­co años sin li­cen­cia pa­ra ofi­ciar mi­sas y otros sa­cra­men­tos en Li­ma. ¿Pu­do ha­ber in­flui­do la vi­si­ta del Pa­pa?

– Es cier­ta­men­te el mi­la­gro del Pa­pa. En la car­ta que me en­vió el car­de­nal re­cuer­da que du­ran­te su es­ta­día en Li­ma, el Pa­pa ha­bló de mi­se­ri­cor­dia, de per­dón, de re­con­ci­lia­ción; que él quie­re tra­ba­jar por la uni­dad de la Iglesia y por eso me de­vuel­ve la li­cen­cia sin lí­mi­tes.

– ¿Cree que ha si­do un pa­so pa­ra un cam­bio? – Es­pe­ro que sí. – ¿Có­mo fun­cio­na la re­no­va­ción de las li­cen­cias?

– Cuan­do uno va a otra dió­ce­sis, uno pi­de li­cen­cia y el obis­po del lu­gar se la da. Yo tra­ba­jé en Puno, en Aya­vi­ri, y el obis­po me la dio. Cuan­do vol­ví a Li­ma pe­dí li­cen­cia y me la die­ron por tres años, me la re­no­va­ron dos ve­ces y la ter­ce­ra ya no.

– Sin nin­gu­na ar­gu­men­ta­ción...

–Bueno, ya ha­bía­mos dis­cu­ti­do.

– Por no cues­tio­nar la unión ci­vil y de­cir que el ce­li­ba­to pue­de re­vi­sar­se...

– Yo co­men­cé a tra­ba­jar en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, y jus­to em­pe­za­ron los pro­ble­mas en­tre el car­de­nal y la uni­ver­si­dad. Y yo me que­dé. Des­pués vino la en­tre­vis­ta en que me pre­gun­ta­ron por la unión ci­vil y el ce­li­ba­to pa­ra los sa­cer­do­tes. So­bre lo pri­me­ro di­je que eso no es ma­tri­mo­nio y que si la gen­te se quie­re aso­ciar o jun­tar­se, no es­tá mal; y so­bre el ce­li­ba­to, que es una ley que pue­de cam­biar.

–Co­mo ha di­cho el pa­pa Fran­cis­co...

– Y el Pa­pa lo ha di­cho des­pués que yo.

–¿Se arre­pien­te de esas de­cla­ra­cio­nes que le cos­ta­ron

cin­co años de no po­der dar mi­sas en Li­ma?

– No, pa­ra na­da, por­que es la ver­dad. Yo no co­me­tí nin­gún error.

–¿Ya dio su pri­me­ra mi­sa fue­ra de su con­gre­ga­ción?

– Yo he ce­le­bra­do mi­sas y da­do otros sa­cra­men­tos en mi con­gre­ga­ción. Me die­ron au­to­ri­za­ción pa­ra ce­le­brar el ma­tri­mo­nio de mi so­bri­na que ya es­ta­ba pro­gra­ma­do con an­ti­ci­pa­ción, y en otra oca­sión me die­ron per­mi­so pa­ra una mi­sa en los Je­sui­tas por un pro­fe­sor muy que­ri­do que fa­lle­ció. Lo que me da­ba pe­na es que al vi­si­tar a los en­fer­mos no po­día dar­les nin­gún sa­cra­men­to. Ma­ña­na (hoy) voy a ce­le­brar la vi­gi­lia pas­cual en el Co­le­gio de Je­sús a las 8 de la no­che.

– ¿Có­mo ve la si­tua­ción del país, con un pre­si­den­te re­nun­cian­te acu­sa­do de co­rrup­ción?

– He­mos es­ta­do muy en­ga­ña­dos, yo en­tre los en­ga­ña­dos, con Kuczyns­ki. Nun­ca hu­bie­ra pen­san­do que po­día ha­cer ne­go­cios pa­ra él sien­do mi­nis­tro. Eso es lo que ha apa­re­ci­do. Yo te­nía me­jor im­pre­sión de él. To­da la co­rrup­te­la de la gen­te, co­mo el mi­nis­tro Giuf­fra, ha si­do desas­tro­sa. El se­ñor Viz­ca­rra tie­ne que de­mos­trar al país que se pue­de go­ber­nar sin co­rrup­ción. Lo co­no­cí cuan­do yo pre­si­dí la Me­sa de Con­cer­ta­ción de Lu­cha con­tra la Po­bre­za y me dio bue­na im­pre­sión, así co­mo de Cé­sar Vi­lla­nue­va. Yo creo que pue­den ha­cer al­go me­jor.

–¿Qué con­se­jo le da­ría al pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra pa­ra es­ta nue­va eta­pa? – Tie­ne que ser in­ta­cha­ble. Y oja­lá que sus mi­nis­tros tam­bién lo sean. Pe­ro, ade­más, es­pe­ro que Fuer­za Po­pu­lar no lo ata­que, que pien­sen en el país, que se re­sig­nen que no ga­na­ron las elec­cio­nes pa­ra la pre­si­den­cia, que no quie­ran go­ber­nar al Pe­rú des­de el Par­la­men­to. Hay que mi­rar al país con ca­ri­ño. Cuan­do uno quie­re al­go, lo pro­te­ge. Le pe­di­ría al pre­si­den­te que tra­ba­je con ese plus de ca­ri­ño, lo mis­mo que al Con­gre­so y a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, que ade­más de­ben ha­cer un mea cul­pa.

– ¿Có­mo es­pe­ra Pe­rú in­gre­sar al gru­po de los OCDE con los ín­di­ces de des­nu­tri­ción in­fan­til, la edu­ca­ción de ba­ja ca­li­dad?

– Es que pa­ra ellos los ni­ños no im­por­tan, no ha­cen huel­ga, no to­man ca­rre­te­ras, no vo­tan. Yo es­toy pe­lean­do ha­ce años por el te­ma de los ni­ños, por la anemia, la des­nu­tri­ción, la fal­ta de in­ver­sión en edu­ca­ción. El año pa­sa­do lo­gra­mos ha­blar con los mi­nis­tros y to­dos se mos­tra­ron de acuer­do. Die­ron 180 mi­llo­nes de so­les pa­ra la lu­cha con­tra la anemia y la des­nu­tri­ción, pe­ro so­lo se usaron 80, los 100 res­tan­tes se ha­bían eva­po­ra­do.

– Pe­se a la gran can­ti­dad de au­to­ri­da­des de­nun­cia­das por co­rrup­ción, el Con­gre­so apro­bó una nor­ma pa­ra que los par­ti­dos no in­for­men de sus fi­nan­cia­mien­tos sino has­ta pa­sa­do el pro­ce­so electoral. ¿Qué pue­de pa­sar en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y re­gio­na­les que ten­dre­mos en oc­tu­bre?

– Eso se­rá te­rri­ble. El Con­gre­so es­tá co­mo pi­dien­do que lo cie­rren. Ca­da co­sa que ha­cen es peor que la otra. Tam­bién es­tá, por ejem­plo, le ley que im­pi­de a la Con­tra­lo­ría que los fis­ca­li­ce.

– Familiares de las víc­ti­mas ase­si­na­das du­ran­te el go­bierno de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri han se­ña­la­do que su in­dul­to ha si­do in­jus­to. ¿Qué opi­na us­ted?

– Fu­ji­mo­ri es­tá en­fer­mo pe­ro no co­mo pa­ra in­dul­tar­lo. Eso ha sig­ni­fi­ca­do reír­se de las víc­ti­mas. Es­te se­ñor ha te­ni­do un equi­po de ani­qui­la­mien­to co­mo fue el Gru­po Co­li­na. Yo pien­so que na­die de­be mo­rir en la cár­cel, pe­ro no se pue­de in­dul­tar sin una de­bi­da fun­da­men­ta­ción.

–¿Ayu­dó real­men­te a la re­con­ci­lia­ción, co­mo tra­tó de jus­ti­fi­car Kuczyns­ki?

– De qué re­con­ci­lia­ción se pue­de ha­blar si Fu­ji­mo­ri ni si­quie­ra ha pe­di­do per­dón a las víc­ti­mas, si no ha en­ten­di­do que fue cul­pa­ble de la muer­te de va­rias per­so­nas. Kuczyns­ki lo de­ci­dió por su cuen­ta, ni si­quie­ra re­ci­bió a los familiares de las víc­ti­mas. No pue­de ha­ber jus­ti­cia con im­pu­ni­dad.

Afir­ma que vol­ver a ofi­ciar mi­sa y otros sa­cra­men­tos en Li­ma es un mi­la­gro del Pa­pa, lue­go de su re­cien­te vi­si­ta al Pe­rú.

VIRGILIO GRAJEDA

CE­LE­BRA­CIÓN. Hoy a las 8 p.m. el pa­dre Ga­ra­tea ten­drá a su car­go la vi­gi­lia pas­cual en el Co­le­gio de Je­sús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.