INFIERNO MO­DERNO

Perú - La República - - OPINIÓN - Mir­ko Lauer

Un ar­tícu­lo en La Re­pub­bli­ca, de Roma, pre­sen­ta una idea del pa­pa Fran­cis­co so­bre el infierno. Pe­ro el Va­ti­cano pun­tua­li­za que no se tra­ta de una trans­crip­ción fi­de­dig­na, sino de la ma­ne­ra en que Eu­ge­nio Scal­fa­ri re­cons­tru­ye el frag­men­to de una con­ver­sa­ción. Aun así, el te­ma in­fer­nal en­tra al can­de­le­ro es­ta Se­ma­na San­ta.

La versión de Scal­fa­ri es: “Quie­nes se arre­pien­ten ob­tie­nen el per­dón de Dios, y se ubi­can en­tre quie­nes lo con­tem­plan, pe­ro quie­nes no se arre­pien­ten y no pue­den ser per­do­na­dos des­apa­re­cen. No exis­te un infierno, lo que exis­te es la des­apa­ri­ción de las al­mas pe­ca­do­ras”. Una versión mo­der­na del te­ma, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra nue­va en el ca­to­li­cis­mo.

Ya en 1999 el Pa­pa Juan Pa­blo II ha­bía ex­pre­sa­do que el infierno era al­go “más que un lu­gar fí­si­co”, sino “el es­ta­do de aque­llos que li­bre y de­fi­ni­ti­va­men­te se se­pa­ran de Dios, la fuen­te de to­da vi­da y ale­gría”. Han­na Ro­sin, en The Was­hing­ton Post, ex­pli­có que no es un lu­gar geo­grá­fi­co, sino una ayu­da vi­sual apo­ya­da en exi­guas re­fe­ren­cias bí­bli­cas.

Es­ta vi­sión de las co­sas cho­ca con las del sec­tor fun­da­men­ta­lis­ta del pro­tes­tan­tis­mo, que plan­tea la exis­ten­cia de un infierno fí­si­co, con len­guas de fue­go y de­mo­nios muy con­cre­tos. La in­con­gruen­cia ló­gi­ca del plan­tea­mien­to, con al­mas pa­de­cien­do cas­ti­gos cor­po­ra­les, lle­ga a ser to­ma­da co­mo prue­ba de su di­vi­ni­dad.

El infierno de la Di­vi­na co­me­dia (si­glo XIV) fue to­do in­ven­ta­do por Dan­te Alig­hie­ri, pe­ro su to­po­gra­fía y sus es­pec­ta­cu­la­res es­ce­nas se ins­ta­la­ron en­tre los cre­yen­tes co­mo imá­ge­nes de la reali­dad. El ca­mino ha­cia el desa­rro­llo de un infierno es­pi­ri­tual y abs­trac­to fue lar­go y com­pli­ca­do, y to­da­vía no con­clu­ye, en ver­dad.

Los in­fier­nos mo­der­nos son más es­pi­ri­tua­les, y cier­ta­men­te más te­rre­nos. En A puerta ce­rra­da (1944) Jean Paul Sar­tre plan­tea que “el infierno son los otros”, una vi­sión exis­ten­cia­lis­ta y so­cial del te­ma. Des­de en­ton­ces el infierno se ha vuelto más per­so­nal, al gra­do de vol­ver­se una mo­da­li­dad de su­fri­mien­to en vi­da.

Aun si la versión de Scal­fa­ri es pre­do­mi­nan­te­men­te de su pro­pia co­se­cha, no de­ja de ser su­ge­ren­te esa vi­sión del infierno co­mo la des­apa­ri­ción de las al­mas de los ma­los. Lo cual ade­más le da un gi­ro ines­pe­ra­do al dog­ma de la vi­da eterna.

Des­de en­ton­ces el infierno se ha vuelto más per­so­nal, al gra­do de vol­ver­se una mo­da­li­dad de su­fri­mien­to en vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.