¡8 AÑOS, 8 MI­NIS­TROS!

Perú - La República - - OPINIÓN - Yohann Tur­bet De­lof (*)

Si el nue­vo Pre­si­den­te con­fir­ma el cam­bio in­te­gral de su ga­bi­ne­te, el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, el más jo­ven de to­dos, ha­brá te­ni­do 8 mi­nis­tros en 8 años, sien­do la gran ma­yo­ría de ellos in­qui­li­nos de la for­ta­le­za de San Bor­ja por so­lo unos me­ses y Dia­na Ál­va­rez-Cal­de­rón la úni­ca en ha­ber su­pe­ra­do los 20 me­ses de ejer­ci­cio. Es­ta es­ta­dís­ti­ca preo­cu­pa. Es im­po­si­ble di­se­ñar, apli­car y desa­rro­llar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca en tan po­co tiem­po, sin con­ti­nui­dad y es­fuer­zo de fon­do.

Sin em­bar­go, a pe­sar de las tor- men­tas na­cio­na­les, es­te mi­nis­te­rio ha si­do, de al­gún mo­do, ejem­plar. El equi­po con­for­ma­do pau­la­ti­na­men­te no fue la gran víc­ti­ma del ha­bi­tual spoils sys­tem. Los mi­nis­tros su­ce­si­vos tu­vie­ron el jui­cio de no des­truir to­do lo plan­tea­do por sus an­te­ce­so­res: unas ac­cio­nes em­ble­má­ti­cas co­mo los “Pun­tos de cul­tu­ra” o di­fe­ren­tes pre­mios y fon­dos con­cur­sa­bles; el mu­seo de Pa­cha­ca­mac y el en­fo­que da­do a la in­ter­cul­tu­ra­li­dad, en­tre otros, de Ál­va­rez-Cal­de­rón; la cons­truc­ción de li­nea­mien­tos na­cio­na­les de po­lí­ti­ca cul­tu­ral y el po­si­cio­na­mien­to de és­ta co­mo asun­to im­pres­cin­di­ble en el de­ba­te pú­bli­co por Sal­va­dor del So­lar; así co­mo la me­jo­ra pre­su­pues­ta­ria y la des­cen­tra­li­za­ción cre­cien­te im­pul­sa­das por ellos, son lí­neas que se en­cuen­tran to­da­vía en la ac­ción de Ale­jan­dro Ney­ra, que cum­ple con in­te­li­gen­cia y hu­mil­dad una mi­sión que sa­bía ar­dua des­de el pri­mer día.

Los gran­des mi­nis­tros de cul­tu­ra en el mun­do fue­ron los que se que­da­ron va­rios años, pin­cel a mano, con­tan­do con un res­pal­do ín­ti­mo de par­te de la ca­be­za del Es­ta­do. En es­tos pe­rio­dos ben­de­ci­dos, los paí­ses cre­cie­ron y se hi­cie­ron más atrac­ti­vos, los pue­blos se unie­ron y asu­mie­ron su di­ver­si­dad co­mo una ri­que­za.

En el Pe­rú po­dría cre­cer es­ta gi­gan­te esperanza. Pe­ro los ce­lo­sos ma­ri­ne­ros si­guen cor­tán­do­le las alas, pa­ra que, ade­más de no po­der ca­mi­nar, tam­po­co pue­da vo­lar y ha­bi­tar las tor­men­tas. Es tiem­po de con­tra­rres­tar eso, ¡que nos de­jen las ideas y per­so­nas de talento!

(*) Di­rec­tor ge­ne­ral de la Alian­za Fran­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.