LECCIONES DE LA CAÍ­DA

Perú - La República - - OPINIÓN - Eduar­do Dar­gent

Se ha dis­cu­ti­do en abun­dan­cia so­bre las cau­sas que lle­va­ron a la caí­da del Pre­si­den­te Kuczyns­ki. Se ha ha­bla­do mu­cho me­nos so­bre las lecciones o ta­reas que nos de­jan lo vis­to en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas. Cua­tro son las lecciones que, a mi jui­cio, se de­be­rían te­ner en cuen­ta.

La pri­me­ra sue­na ob­via, pe­ro en el Pe­rú no lo es tan­to: quien lle­ga a la Pre­si­den­cia no pue­de ol­vi­dar­se de sus vo­tan­tes. Mos­trar un com­pro­mi­so con los va­lo­res e in­tere­ses de esos vo­tan­tes pue­de ayu­dar a re­du­cir el rá­pi­do des­pres­ti­gio de las pre­si­den­cias post-tran­si­ción, pro­du­ci­do en par­te por apar­tar­se parcial (o to­tal­men­te) de las posiciones de cam­pa­ña. Ello no im­pli­ca ob­viar los in­tere­ses de quie­nes no vo­ta­ron por el go­bierno. Pe­ro sí pa­sa por re­co­no­cer que la es­ta­bi­li­dad de­pen­de en par­te por man­te­ner a quie­nes ga­na­ron la elec­ción in­te­re­sa­dos en la con­ti­nui­dad del go­bierno.

PPK te­nía el man­da­to electoral de no ser el fu­ji­mo­ris­mo. Ello no sig­ni­fi­ca­ba pe­lear­se con es­te gru­po; pe­ro sí de­bía mos­trar que pro­po­nía y de­fen­día po­lí­ti­cas y va­lo­res dis­tin­tos. Por di­ver­sas ra­zo­nes PPK op­tó por una agen­da mínima, sin ma­yor in­te­rés pa­ra la ciu­da­da­nía y mu­cho me­nos pa­ra sus vo­tan­tes de se­gun­da vuel­ta. De­jó caer todas las re­for­mas he­re­da­das, nom­bran­do ca­da vez más mi­nis­tros que po­drían ha­ber si­do par­te de un ga­bi­ne­te de Kei­ko Fu­ji­mo­ri. Al fi­nal pa­ra sus vo­tan­tes no se ju­ga­ba na­da con su con­ti­nui­dad.

La se­gun­da lec­ción es al­go que se le re­co­men­dó a PPK es­pe­cial­men­te y no aten­dió: un go­bierno de­be te­ner dis­tan­cia de in­tere­ses pri­va­dos, de­te­ner puer­tas gi­ra­to­rias y el ac­ce­so pri­vi­le­gia­do de ac­to­res em­pre­sa­ria­les al Es­ta­do que se ha he­cho co­mún en el país. Su go­bierno en par­ti­cu­lar, se le di­jo, no aguan­ta­ría un es­cán­da­lo de co­rrup­ción em­pre­sa­rial. PPK hi­zo lo con­tra­rio. Des­de un ini­cio apos­tó por la pre­sen­cia de va­rios ac­to­res de ese mun­do pri­va­do en su en­torno y ga­bi­ne­te.

Lo vis­to en es­tos me­ses de­be­ría mar­car pa­ra cual­quier go­bierno un an­tes y un des­pués con res­pec­to a la re­la­ción con ese mun­do, si no es por con­vic­ción cuan­do me­nos por pru­den­cia. Es­to pue­de lle­var a una agen­da mínima o a una más am­bi­cio- sa (y me­nos pro­ba­ble). La mínima pa­sa por con­tar con mi­nis­tros con ma­yor dis­tan­cia de la gran em­pre­sa, al pa­re­cer la op­ción del ac­tual go­bierno pre­vien­do aguas tur­bu­len­tas por las in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so. La agen­da más am­bi­cio­sa pa­sa por cons­truir me­ca­nis­mos re­gu­la­to­rios efi­cien­tes y au­tó­no­mos, ca­pa­ces de con­tro­lar ese po­der em­pre­sa­rial em­po­de­ra­do por las re­for­mas de los no­ven­ta. El fu­ji­mo­ris­mo no lo hi­zo, los go­bier­nos post tran­si­ción tam­po­co. Sin ello, es­te sis­te­ma po­lí­ti­co se­gui­rá abier­to a nue­vos ac­tos de co­rrup­ción y fa­llan­do en tér­mi­nos de le­gi­ti­mi­dad.

Ter­ce­ro, pro­fun­di­zar y en­fren­tar lo que nos mues­tran los vi­deos y au­dios con res­pec­to a la in­ver­sión pú­bli­ca y la re­pre­sen­ta­ción con­gre­sal. Tenemos in­di­cios de que se vie­ne nor­ma­li­za­do la ac­ti­vi­dad de con­gre­sis­tas que ges­tio­nan obras pa­ra las au­to­ri­da­des de sus re­gio­nes a cam­bio de una ta­ja­da. El te­ma es más gra­ve que la co­rrup­ción: dis­tor­sio­na la re­pre­sen­ta­ción. Si mi pers­pec­ti­va de ga­nan­cia es tan al­ta, mi in­ver­sión en cam­pa­ña se­rá ma­yor. Así, quie­nes se lan­zan con el in­te­rés de ser­vir so­la­men­te par­ten en evi­den­te des­ven­ta­ja. ¿Qué otras for­mas de co­rrup­ción en ges­tión de ad­qui­si­cio­nes pue­den es­tar­se pro­du­cien­do?

No basta, pues, con san­cio­nar a Bien­ve­ni­do Ra­mí­rez, la agen­da es mu­cho más am­plia. ¿Pue­de el Con­gre­so en­fren­tar el te­ma? ¿O es­ta­rá ya tan con­ta­mi­na­do que se­rá una ba­rre­ra a las in­ves­ti­ga­cio­nes?

La cuar­ta lec­ción es­tá di­ri­gi­da a quie­nes pre­ten­den ser go­bierno en el 2021. Con el an­te­ce­den­te de la va­can­cia, que­da cla­ro que no basta pa­ra go­ber­nar lle­gar a la pre­si­den­cia con la es­tra­te­gia del lla­ne­ro so­li­ta­rio que con 17% pa­sa a se­gun­da vuel­ta y ga­na con una lis­ta con­gre­sal pe­que­ña y ar­ma­da de emer­gen­cia. Si no cuen­to con una ban­ca­da cer­ca­na al ter­cio ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar una va­can­cia, el go­bierno es­ta­rá en per­ma­nen­te ines­ta­bi­li­dad. Y eso pa­sa por ha­cer po­lí­ti­ca re­gio­nal, ar­mar alian­zas, re­du­cir las am­bi­cio­nes de tan­to pre­si­den­cia­ble que an­da suel­to. Si no es por vir­tud, oja­lá por su­per­vi­ven­cia lle­ve a can­di­da­tu­ras más só­li­das y or­ga­ni­za­das.

Su go­bierno en par­ti­cu­lar, se le di­jo, no aguan­ta­ría un es­cán­da­lo de co­rrup­ción em­pre­sa­rial. PPK hi­zo lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.