LOS SAPOS A TRAGAR PA­RA PO­DER DU­RAR

Di­fí­cil ta­rea de equi­li­bris­ta la del pre­si­den­te Viz­ca­rra.

Perú - La República - - OPINIÓN - Au­gus­to Ál­va­rez Ro­drich al­va­rez.ro­drich@glr.pe

El anun­cio de pa­sa­do ma­ña­na de su pri­mer ga­bi­ne­te con­fir­ma­rá la vo­ca­ción de equi­li­bris­ta del pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra pa­ra man­te­ner bue­nas re­la­cio­nes con el con­gre­so, un ob­je­ti­vo vá­li­do pe­ro com­ple­jo al pun­to que su an­te­ce­sor qui­so ha­cer lo mis­mo y ca­yó sin red de pro­tec­ción.

Di­cho ob­je­ti­vo fue evi­den­te des­de su men­sa­je ini­cial cuan­do di­jo, con el tino de no usar la des­gas­ta­da pa­la­bra ‘re­con­ci­lia­ción’, que el pri­mer eje de su go­bierno se­rá “po­ner pun­to fi­nal a la po­lí­ti­ca de odio y con­fron­ta­ción”.

En esa lí­nea de ‘no con­fron­ta­ción’ es­tán sus prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes en la pri­me­ra se­ma­na de su pre­si­den­cia que se cum­plió ayer. Des­de la de­sig­na­ción de Cé­sar Vi­lla­nue­va co­mo pre­mier sin an­ti­cuer­pos en la ma­yo­ría de par­ti­dos; has­ta to­mar dis­tan­cia del go­bierno de Kuczyns­ki —que in­te­gró co­mo vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro del MTC— pe­ro sin ata­car­lo.

Tam­bién, un acer­ca­mien­to al con­gre­so pa­ra pro­mul­gar la ‘ley de for­ta­le­ci­mien­to de la con­tra­lo­ría’ que PPK ob­ser­vó, y que Viz­ca­rra lo hi­zo en Pa­la­cio jun­to con con­gre­sis­tas de Fuer­za Po­pu­lar, Apra y Frente Am­plio, jus­to los par­ti­dos de la va­can­cia.

Es una ‘lin­da’ foto co­mo ex­pre­sión de en­ten­di­mien­to en­tre el go­bierno y el con­gre­so, pe­ro una gran me­ti­da de pa­ta de un pre­si­den­te que de­cla­ró que el se­gun­do eje de su ad­mi­nis­tra­ción se­rá “la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y el com­pro­mi­so con la trans­pa­ren­cia”.

Es­ta ley tie­ne va­rios as­pec­tos positivos pe­ro una fa­lla ga­rra­fal: es­ta­ble­ce que la Con­tra­lo­ría no po­drá fis­ca­li­zar al Con­gre­so, jus­to cuan­do se co­no­ce que hay tan­ta sa­ban­di­ja ahí me­ti­da y apa­re­cen las de­nun­cias de re­par­ti­jas de obras en la co­mi­sión de pre­su­pues­to que ma­ne­ja Ka­ri­na Bete­ta de FP.

Com­pli­ca­do el equi­li­brio, las transac­cio­nes y las con­tra­dic­cio­nes a las que de­be­rá lle­gar el pre­si­den­te Viz­ca­rra pa­ra ha­cer via­ble su go­bierno, es­pe­cial­men­te por­que él mis­mo ca­re­ce de ba­ses reales de apo­yo en el con­gre­so, pe­ro de­pen­de de es­te, ase­me­ján­do­se a la su­bor­di­na­ción pro­pia de un ré­gi­men par­la­men­ta­rio en el sen­ti­do de que, si pierde su res­pal­do, sim­ple­men­te lo eyec­tan.

El ‘pun­to fi­nal’ de Viz­ca­rra sue­na bien, pe­ro pue­de sig­ni­fi­car cual­quier co­sa, has­ta ma­ma­rra­chos co­mo la ley de la con­tra­lo­ría, y no de­pen­de, co­mo con PPK, de lo que ha­ga Pa­la­cio, sino de lo que quie­ra Kei­ko Fu­ji­mo­ri, quien ar­mó la pam­pa por­que no acep­tó su de­rro­ta y se sen­tía —¿ se sien­te?— pre­si­den­ta del Pe­rú por­que le ro­ba­ron la elec­ción, una ton­te­ría que re­pi­te —sin apor­tar prue­bas— Alan Gar­cía.

Ese es el desafío prin­ci­pal del pre­si­den­te Viz­ca­rra: ¿cuán­tos sapos se ten­drá que tragar pa­ra po­der du­rar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.