Ce­le­brar la Pas­cua en el Pe­rú

Perú - La República - - SOCIEDAD - EDMUNDO ALAR­CÓN, PBRO.

La ce­le­bra­ción Pas­cual se ofre­ce co­mo un tiem­po es­pe­cial de esperanza, re­no­va­ción y ofer­ta de vi­da nue­va. Es Je­sús, el Cris­to, quien nos re­cuer­da el triun­fo de la vi­da so­bre la muer­te, la jus­ti­cia so­bre la in­jus­ti­cia, el po­der del ser­vi­cio so­bre el po­der del do­mi­nio, el triun­fo del amor en­tre­ga­do so­bre el odio fra­tri­ci­da.

No pue­de ser más pro­pi­cio es­te tiem­po pa­ra nues­tra pa­tria, que tie­ne an­te sí el vía cru­cis de la po­bre­za y co­rrup­ción, tiem­pos ad­ver­sos de los cua­les es ur­gen­te sa­lir, tal co­mo lo pre­ci­san los Obis­pos del Pe­rú: "He­mos lle­ga­do a un pun­to de quie­bre po­lí­ti­co. Un nue­vo co­mien­zo exi­ge no so­lo cam­bio de man­do, sino la re­cu­pe­ra­ción éti­ca y mo­ral del país en to­dos los ni­ve­les por­que los al­tos ni­ve­les de co­rrup­ción ro­ban la esperanza, es­pe­cial­men­te de los po­bres y de los jó­ve­nes". Sí, la co­rrup­ción es­tá en­quis­ta­da en nues­tra so­cie­dad, es añe­ja e his­tó­ri­ca y se fer­men­ta a la som­bra de in­tere­ses per­so­na­les y po­lí­ti­cos que no ve­lan por el bien co­mún, sino por el bien pro­pio o par­ti­da­rio. Co­mo di­ce Fran­cis­co: "El va­cia­mien­to de la de­mo­cra­cia es real. La gan­gre­na de un sis­te­ma no se pue­de ma­qui­llar eter­na­men­te por­que tar­de o tem­prano el he­dor se sien­te", y es cla­ro que es­tá in­va­dien­do to­dos los ám­bi­tos de nues­tra so­cie­dad.

Por eso, ce­le­brar hoy la Pas­cua en el Pe­rú im­pli­ca la ta­rea ur­gen­te de asu­mir las prio­ri­da­des de Je­sús co­mo nues­tras prio­ri­da­des, don­de los úl­ti­mos y los que su­fren se con­vier­tan en nues­tra pri­me­ra preo­cu­pa­ción. El Cris­to re­su­ci­ta­do nos pi­de no ol­vi­dar a los cru­ci­fi­ca­dos por la in­jus­ti­cia, la co­rrup­ción y el mal, ellos tie­nen que ser cla­ve her­me­néu­ti­ca pa­ra des­ve­lar la in­jus­ti­cia del mun­do, la men­ti­ra, la co­rrup­ción del po­der.

Fi­nal­men­te, nos re­cuer­da el Pa­pa Fran­cis­co que la re­su­rrec­ción del Se­ñor "Nos invita a des­po­jar­nos del hom­bre vie­jo pa­ra vi­vir co­mo hom­bres re­su­ci­ta­dos, que ha­cen del mun­do un es­pa­cio nue­vo don­de ser, gra­cias a Cris­to y con Él, ins­tru­men­tos de con­sue­lo y esperanza pa­ra aque­llos que su­fren to­da­vía hoy la hu­mi­lla­ción y la so­le­dad".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.