De­man­da de pe­ruano Saúl Lliuya con­tra RWE es úni­ca en el mun­do “Hu­bo una de­man­da pre­sen­ta­da en EEUU, pe­ro no pros­pe­ró, por ello es im­por­tan­te el pa­so que Saúl ha lo­gra­do”.

HI­TO CON­TRA EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO. De ga­nar el jui­cio a la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na, los más afec­ta­dos por la con­ta­mi­na­ción re­cu­rri­rían a la vía le­gal pa­ra al­can­zar apo­yo.

Perú - La República - - SOCIEDAD - Ma­ri­car­men Chin­chay

Lue­go de co­no­cer­se que un juz­ga­do ale­mán de­ci­dió ad­mi­tir a trá­mi­te la de­man­da pre­sen­ta­da por el pe­ruano Saúl Lu­ciano Lliuya en con­tra de la em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal ener­gé­ti­ca RWE, res­pon­sa­bi­li­zán­do­la por su con­tri­bu­ción en el des­hie­lo de los gla­cia­res de la Cor­di­lle­ra Blan­ca, cien­tos de per­so­nas en re­des so­cia­les han res­pon­di­do a es­te he­cho con sa­tis­fac­ción y has­ta po­dría de­cir­se, con esperanza.

Pe­ro ¿por qué la lu­cha de es­te hom­bre es hoy tras­cen­den­tal a nivel glo­bal?

"Si Saúl lle­ga a ga­nar el jui­cio, cual­quier per­so­na afec­ta­da di­rec­ta­men­te por el cam­bio cli­má­ti­co en el mun­do po­dría re­cu­rrir a la vía le­gal pa­ra bus­car apo­yo, al­go que ge­ne­ra­ría pre­sión en las in­dus­trias pa­ra que cam­bien sus mo­de­los pro­duc­ti­vos has­ta aho­ra usa­dos, por mo­de­los ecoe­fi­cien­tes", ex­pli­ca Noah Wal­ker-Craw­ford, ase­sor de la ONG Ger­man­watch, ins­ti­tu­ción que ha he­cho su­ya la de­fen­sa le­gal de Saúl an­te la Cor­te ale­ma­na de Hamm.

La de­man­da de es­te ciu­da­dano cam­pe­sino y guía de mon­ta­ña de Hua­raz es úni­ca en su gé­ne­ro. Nun­ca nin­gún juz­ga­do acep­tó una de­man­da que tu­vie­ra co­mo cau­sal, san­cio­nar a una em­pre­sa po­de­ro­sa por su res­pon­sa­bi­li­dad con el cam­bio cli­má­ti­co.

"Hu­bo una de­man­da pre­sen­ta­da el año pa­sa­do en los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no pros­pe­ró. Por ello es muy im­por­tan­te es­te pa­so que Saúl ha con­se­gui­do. Él ya es­tá mar­can­do un hi­to en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co", afir­ma el ase­sor Wal­ker-Craw­ford.

IM­PAC­TO DI­REC­TO

Saúl Lu­ciano de­ci­dió ini­ciar es­ta ba­ta­lla le­gal des­de 2015, preo­cu­pa­do por el re­tro­ce­so gla­ciar en la Cor­di­lle­ra de los An­des, y con ayu­da de Ger­man­watch apun­tó su mi­ra­da ha­cia la prin­ci­pal con­ta­mi­nan­te en Eu­ro­pa: RWE.

Más aún por­que a con­se­cuen­cia de ese des­hie­lo, en Hua­raz exis­te una la­gu­na lla­ma­da Pal­ca­co­cha con una ca­pa­ci­dad su­pe­rior a los 17 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, que es un po­ten­cial pe­li­gro pa­ra los hua­ra­ci­nos de lle­gar a des­bor­dar­se. Saúl se­ría uno de los 50 mil po­bla­do­res que se afec­ta­rían de lle­gar a ocu­rrir una ava­lan­cha.

SIN AVAN­CE

A pro­pó­si­to de Pal­ca­co­cha, el in­ge­nie­ro Be­ja­mín Mo­ra­les, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción en Gla­cia­res y Eco­sis­te­mas de Mon­ta­ña, ad­vier­te que el Go­bierno Re­gio­nal de Án­cash no ha rea­li­za­do nin­gún avan­ce en el con­jun­to de obras que se re­quie­ren pa­ra re­du­cir el ries­go. "La ley nos im­pi­de co­mo ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción que eje­cu­te­mos obras, por ello de­be­mos acu­dir al Go­bierno Re­gio­nal, pe­ro has­ta aho­ra no hay nin­gún avan­ce", se­ña­la.

"Los 17 mil eu­ros que nos da­ría la em­pre­sa si le ga­na­mos, irán pa­ra pro­te­ger a las fa­mi­lias cer­ca­nas a la la­gu­na", di­ce Saúl es­pe­ran­za­do. Su lu­cha de­be ser la lu­cha de to­dos.

AFP

OR­GU­LLO. El guía de mon­ta­ña de Hua­raz res­pon­sa­bi­li­za a RWE por su con­tri­bu­ción en el des­hie­lo de la Cor­di­lle­ra Blan­ca.

LOGRO. La ONG Ger­man­watch ase­so­ra a Saúl Lu­ciano Lliuya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.