Mar­yo­ri y Pao­la, las otras víc­ti­mas del fal­so pro­fe­ta pe­ruano

Lí­der de sec­ta gnós­ti­ca Fé­lix Manrique se apro­ve­chó de la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal de jó­ve­nes es­tu­dian­tes. Una de ellas era me­nor de edad cuan­do fue cap­ta­da. Las for­zó a tra­ba­jar pa­ra man­te­ner­lo, pues se creía un ele­gi­do de Dios.

Perú - La República - - SOCIEDAD - Joel Ro­bles

“Él (Fé­lix) se apro­ve­chó de que Pao­la vi­vía cul­pán­do­se por la muer­te de su abue­la, víc­ti­ma de cán­cer, pa­ra qui­tar­le su di­ne­ro”.

An­tes de ser re­clu­ta­das por Fé­lix Ste­ven Manrique Gó­mez, Pao­la Ve­ga y Mar­yo­ri Gar­cía es­tu­dia­ban Con­fec­ción y Ar­te en el ins­ti­tu­to Ei­ger y la Uni­ver­si­dad San Mar­cos, res­pec­ti­va­men­te.

Desea­ban sa­car ade­lan­te a sus fa­mi­lias, pe­ro al co­no­cer a Manrique no so­lo aban­do­na­ron sus sue­ños sino que em­pe­za­ron a tra­ba­jar pa­ra man­te­ner al su­je­to que se ha­cia lla­mar ‘Prín­ci­pe Gurd­jieff ’ .

“Vi­vía a sus ex­pen­sas, sin po­ner un sol pa­ra el ho­gar. No tra­ba­ja­ba. A mi her­ma­na la veía su­frir pa­ra lle­gar al mes con los gastos. Te­nía­mos que pres­tar­le pa­ra pa­gar la luz y el agua”, re­cuer­da Mar­jo­rie Ve­ga, her­ma­na ma­yor de Pao­la, la se­gun­da de cua­tro her­ma­nos, quien ha­ce 9 días fue res­ca­ta­da jun­to a su hi­ja de diez años y otras tres me­no­res de una vi­vien­da rús­ti­ca en me­dio de la sel­va en la pro­vin­cia de Sa­ti­po, en la re­gión Ju­nín.

Se­gún sus fa­mi­lia­res, Pao­la y Fé­lix se co­no­cie­ron en 2002 en un res­tau­ran­te de la sec­ta Ha­ré Krish­na de la ave­ni­da Wil­son, cer­ca de su ins­ti­tu­to. Atraí­da por la doc­tri­na orien­tal, Pao­la co­men­zó a fre­cuen­tar el lu­gar en bus­ca de paz pues ha­bía fa­lle­ci­do su abue­la.

“Ella fa­lle­ció en sus bra­zos en el 97, y des­de en­ton­ces se sin­tió culpable; no te­nía paz y su­pon­go que bus­ca­ba la ma­ne­ra de su­pe­rar­lo”, re­fie­re.

En una de esas vi­si­tas fue abor­da­da por un mu­cha­cho de cabello en­sor­ti­ja­do, mi­ra­da pro­fun­da y ca­si diez años más jo­ven, quien se le pre­sen­tó co­mo un ser ilu­mi­na­do y po­see­dor de to­das las res­pues­tas.

“Ahí lo co­no­ció (a Fé­lix) y des­de en­ton­ces em­pe­zó a en­ce­rrar­se en su mun­do. De­jó de te­ner­me con­fian­za, ya no me con­ta­ba sus co­sas, ya no asis­tía a las reunio­nes fa­mi­lia­res”.

Des­de en­ton­ces Pao­la man­tu­vo una re­la­ción de de­pen­den­cia con Fé­lix Manrique, quien se apro­ve­cha­ba de ella pa­ra vi­vir sin tra­ba­jar. “Es­tu­vo mes y me­dio vi­vien­do con no­so­tros pe­ro lo sa­ca­mos a la fuer­za por­que ade­más de no tra­ba­jar, le ha­bía he­cho sa­car un prés­ta­mo de mil soles a mi ma­dri­na, los cua­les nun­ca pa­gó”, re­cuer­da Mar­jo­rie.

Fru­to de esa re­la­ción, en 2008 tu­vie­ron una hi­ja, la ma­yor de las cua­tro me­no­res res­ca­ta­das por la Po­li­cía.

La úl­ti­ma vez que la fa­mi­lia de Pao­la su­po de ella fue a prin­ci­pios de enero de 2017, cuan­do le di­jo a su her­ma­na que se iría de la ca­sa a vi­vir con Fé­lix a pro­vin­cia.

LAS PRE­FIE­RE JÓ­VE­NES

Y mien­tras con­vi­vía con Pao­la en la ca­sa de sus pa­dres, en La Molina, Fé­lix ha­bía ini­cia­do otra re­la­ción.

La ele­gi­da es­ta vez era Mar­yo­ri Gar­cía, una ado­les­cen­te de 17 años, es­tu­dian­te de Ar­te en San Mar­cos, a quien co­no­ció du­ran­te un cur­so de re­la­ja­ción y me­di­ta­ción en una co­no­ci­da aso­cia­ción fi­lo­só­fi­ca con se­de en San Mi­guel.

“Qui­zás mi hi­ja se sen­tía so­la por los pro­ble­mas que ha­bía en ca­sa y por eso se fue con ese hom­bre. Si me hu­bie­se da­do cuen­ta de có­mo se sen­tía no ha­bría de­ja­do que es­to pa­se”, cuen­ta con amar­gu­ra do­ña Olin­da Val­ver­de, ma­dre de Mar­yo­ri.

De acuer­do con sus fa­mi­lia­res, Mar­yo­ri co­no­ció a Manrique en el 2006 y co­men­za­ron a sa­lir por un par de años has­ta que, sin ra­zón apa­ren­te, de­ci­dió de­jar sus es­tu­dios e ini­ciar la ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción Ban­ca­ria en un ins­ti­tu­to en Li­ma Nor­te, el cual le sir­vió pa­ra con­se­guir tra­ba­jo co­mo ca­je­ra en una fi­nan­cie­ra.

A me­dia­dos de 2009, Mar­yo­ri que­dó em­ba­ra­za­da y de­ci­de con­traer ma­tri­mo­nio con Fé­lix pe­se a la opo­si­ción de su ma­dre y to­da su fa­mi­lia.

“Le di­je que no se ca­se por­que no co­no­cía­mos a Fé­lix ni a sus pa­dres, pe­ro ella in­sis­tió y lo hi­zo. Po­co des­pués se fue a vi­vir a la ca­sa de él en La Molina, don­de es­ta­ba la otra jo­ven (Pao­la) con quien tam­bién te­nía una hi­ja”.

Cuan­do los pa­dres de Pao­la se en­te­ra­ron de que se ha­bían ca­sa­do y te­nían tres hi­jos, los echa­ron. “A los 15 días que ella es­tu­vo allá, re­gre­só y me di­jo que no se acos­tum­bra­ba”, re­cuer­da do­ña Olin­da.

SO­ME­TI­DAS. Pao­la Ve­ga (iz­quier­da) y Mar­yo­ri Gar­cía (de­re­cha), jun­to a la es­pa­ño­la Pa­tri­cia Agui­lar. To­das fue­ron ex­plo­ta­das por el fal­so gurú que las tra­ta­ba co­mo con­cu­bi­nas.

ABU­SI­VO. Fé­lix Manrique mal­tra­ta­ba a sus pa­re­jas e hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.