EL AR­TE HE­CHO TI­RAS, VI­VA EL AR­TE

Perú - La República - - OPINIÓN - Mir­ko Lauer Car­lín

La se­ma­na pa­sa­da Banksy pa­só su obra La ni­ña con un glo­bo por una des­fi­bra­do­ra de do­cu­men­tos, y la con­vir­tió en “El amor en el ta­cho”. El mun­do, in­clui­da la da­ma que ha ad­qui­ri­do el ori­gi­nal por US$ 1 mi­llón en la subas­ta de Sot­heby’s don­de to­do ocu­rrió, ha ce­le­bra­do el acon­te­ci­mien­to. Se re­lan­za el ya año­so gé­ne­ro lla­ma­do la des­truc­ción del ar­te.

Cier­ta crí­ti­ca plan­tea que Banksy aca­ba de su­pe­rar a la pie­za em­ble­má­ti­ca de des­truc­ción crea­ti­va del ar­te, el uri­na­rio ti­tu­la­do “La fuen­te” (1917) fir­ma­do R. Mutt y atri­bui­do a Mar­cel Du­champ (ex­hi­bi­do en Li­ma 1972). Pe­ro el exi­to­so pis­soir es so­bre to­do un re­sim­bo­li­za­dor, mien­tras que en la obra tri­tu­ra­da de Banksy la re­pre­sen­ta­ción es se­cun­da­ria fren­te al dra­ma fí­si­co de la des­truc­ción.

Jor­ge Vi­lla­cor­ta me trans­mi­te un al­can­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo. La obra ori­gi­nal de Du­champ se ins­cri­bió (por cin­co dó­la­res) en la mues­tra, pe­ro no lle­gó a ex­hi­bir­se, lue­go des­apa­re­ció, y el ar­tis­ta nun­ca pu­do re­cu­pe­rar­la. En cier­to mo­do es co­mo si la obra de Du­champ tam­bién hu­bie­ra si­do pa­sa­da por una des­fi­bra­do­ra, an­tes de en­trar a la fa­ma eter­na de los mu­seos.

La de Banksy no es cual­quier des­truc­ción. La tri­tu­ra­do­ra eléctrica es la for­ma en que se vuel­ve ile­gi­bles pa­pe­les cu­yo se­cre­to se desea con­ser­var. Es ella, y no la ima­gen de la ni­ña a la que se le es­ca­pa un glo­bo en for­ma de co­ra­zón, la que ocu­pa el cen­tro de la obra. El co­ra­zón del ar­te en­fren­ta­do a los dien­tes de la má­qui­na ubi­ca­da en el co­ra­zón de cada obra, y so­bre­vi­vién­do­la.

Sin em­bar­go no to­do es en­tu­sias­mo. Unos con­si­de­ran es­ta obra de Banksy nihi­lis­ta, otros cru­da­men­te co­mer­cial, otros una vo­raz bús­que­da de pu­bli­ci­dad, o in­clu­so una

La de Banksy no es cual­quier des­truc­ción. La tri­tu­ra­do­ra eléctrica es la for­ma en que se vuel­ve ile­gi­bles pa­pe­les cu­yo se­cre­to se desea con­ser­var.

pre­sen­ta­ción de na­da en dos pla­tos. Son las pu­llas que re­ci­ben tam­bién es­tre­llas de mu­seo co­mo Jeff Koons (mu­ñe­cos in­fla­bles de plás­ti­co des­de 1992) o Da­mien Hirt (un ti­bu­rón muer­to flo­tan­do en un tan­que 1991).

Des­de la pers­pec­ti­va del mer­ca­do de ar­te to­do ha que­da­do en su lu­gar, e in­clu­so ha me­jo­ra­do. La pu­bli­ci­dad en torno de Banksy ha cre­ci­do, la obra ha si­do re­co­no­ci­da, la transac­ción co­mer­cial se ha con­cre­ta­do, y el se­mi­na­rio flo­tan­te de la crí­ti­ca de ar­te ha se­gui­do ex­pli­can­do al pú­bli­co el sen­ti­do de su per­ple­ji­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.