CON NOM­BRES Y APE­LLI­DOS

Ra­zo­nes con­tra una ley pre­po­ten­te.

Perú - La República - - OPINIÓN -

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de­be­ría ob­ser­var la ley que otor­ga la li­ber­tad ba­jo vi­gi­lan­cia elec­tró­ni­ca a adul­tos ma­yo­res pre­sos, lla­ma­da ‘Ley Fu­ji­mo­ri’ de­bi­do a quien la ins­pi­ró. Re­cha­zar es­ta nor­ma se­ría un ac­to de jus­ti­cia, sin que se afec­te la po­si­bi­li­dad de otor­gar, en ge­ne­ral, be­ne­fi­cios por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias a las per­so­nas sen­ten­cia­das y de avan­za­da edad.

La for­ma en que se pro­ce­dió pa­ra apro­bar es­ta ley es es­can­da­lo­sa. Fue tra­mi­ta­da en po­cas ho­ras, dis­pen­sa­da del trá­mi­te de co­mi­sión, su­plan­tan­do la fir­ma de un le­gis­la­dor con li­cen­cia (un ac­to nu­lo a pe­sar del in­apli­ca­ble ar­gu­men­to de la fir­ma di­gi­tal) a lo que si­guió un de­ba­te apu­ra­do y con res­tric­cio­nes pa­ra la opo­si­ción par­la­men­ta­ria, en el que no se per­mi­tie­ron en­mien­das, y vo­ta­da en una so­la se­sión, con la exen­ción de la se­gun­da vo­ta­ción, re­cor­dan­do las le­yes sor­pre­sas du­ran­te el go­bierno de Fu­ji­mo­ri y Mon­te­si­nos.

De­be te­ner­se en cuen­ta en ese pun­to la pro­me­sa de Kei­ko Fu­ji­mo­ri en la cam­pa­ña elec­to­ral del año 2016 en el sen­ti­do de que no usa­ría su po­der po­lí­ti­co pa­ra li­be­rar a miem­bros de su fa­mi­lia. En esa di­rec­ción, el prin­ci­pal pro­ble­ma de la nor­ma en cues­tión es su na­tu­ra­le­za pri­va­da, es de­cir, una ley con nom­bre pro­pio, una gra­ve vul­ne­ra­ción de los prin­ci­pios uni­ver­sa­les del de­re­cho que re­za que la ley de­be ser ge­ne­ral.

La ley, al se­ña­lar los be­ne­fi­cios re­ba­ja la edad de quie­nes pue­den aco­ger­se a ella, de­ja abier­ta la puer­ta a per­so­nas sen­ten­cia­das cu­ya pe­li­gro­si­dad pa­ra la de­mo­cra­cia ha si­do se­ña­la­da por los tri­bu­na­les. Los es­pe­cia­lis­tas han se­ña­la­do que Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos, los miem­bros del gru­po Co­li­na y otros vio­la­do­res de DDHH po­drían aco­ger­se a es­ta ley por­que no han si­do sen­ten­cia­dos por los sie­te ti­pos pe­na­les que con­tem­pla la nor­ma.

Otro te­ma al que es­ta nor­ma nos re­mi­te es la so­li­ci­tud de per­dón a las víc­ti­mas que Fu­ji­mo­ri se nie­ga a rea­li­zar, una con­di­ción bá­si­ca de la re­con­ci­lia­ción co­mo lo han ano­ta­do re­cien­te­men­te va­rios fa­mi­lia­res de las per­so­nas afectadas por las de­ci­sio­nes del sen­ten­cia­do y que fue­ron ob­je­to de los pro­ce­sos ju­di­cia­les.

La ley apro­ba­da con pre­po­ten­cia y apre­su­ra­mien­to nos re­cuer­da has­ta dón­de es ca­paz de lle­gar el fu­ji­mo­ris­mo pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos. Es es­te un ca­so que nos ac­tua­li­za res­pec­to de la con­ti­nui­dad de un gru­po que ha­ce 20 años co­mo aho­ra se ha ser­vi­do del Es­ta­do pa­ra re­sol­ver ur­gen­cias pri­va­das.

No obs­tan­te lo se­ña­la­do, no de­be per­der­se de vis­ta, con Fu­ji­mo­ri co­mo pro­ba­ble be­ne­fi­cia­rio o no, que la Cien­cia Pe­ni­ten­cia­ria, en sus apor­tes más ga­ran­tis­tas, pro­cu­ra des­de ha­ce mu­chos años que los adul­tos ma­yo­res y aque­llos in­ter­nos que su­fren una gra­ve en­fer­me­dad o una en­fer­me­dad ter­mi­nal go­cen de be­ne­fi­cios pa­ra que el cum­pli­mien­to de sus pe­nas no con­lle­ve al me­nos­ca­bo de otros de­re­chos. En ese sen­ti­do, el pro­ce­der pre­po­ten­te de Fuer­za Po­pu­lar ha evi­ta­do una dis­cu­sión des­de ese án­gu­lo de la jus­ti­cia pa­ra be­ne­fi­cio de de­ce­nas de per­so­nas an­te las cua­les el Es­ta­do tie­ne cier­ta­men­te obli­ga­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.