EL GOL­PE DE ES­TA­DO DE VIZ­CA­RRA

Perú - La República - - OPINIÓN - Juan Car­los Ta­fur

Viz­ca­rra es­tá dan­do un gol­pe al Es­ta­do, sí, pe­ro al seg­men­to es­ta­tal cap­tu­ra­do de ma­la ma­ne­ra por el po­der del fu­jia­pris­mo. Es­tá mar­can­do la agen­da res­pec­to de un Con­gre­so abu­si­va­men­te con­tro­la­do por Fuer­za Po­pu­lar y es­tá tra­tan­do de cor­tar los nú­cleos de co­rrup­ción en las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les y fis­ca­les don­de tan­to el kei­kis­mo co­mo el apris­mo man­tie­nen re­duc­tos de ab­so­lu­to con­trol.

A ese Es­ta­do ajeno a los cri­te­rios de una mo­der­ni­dad li­be­ral, el go­bierno de Viz­ca­rra ha de­ci­di­do gol­pear­lo den­tro de los már­ge­nes cons­ti­tu­cio­na­les per­mi­ti­dos y ha­cien­do uso de he­rra­mien­tas po­lí­ti­cas per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mas, co­mo es el ca­so del re­fe­rén­dum.

No nos que­da cla­ro si Viz­ca­rra es ple­na­men­te cons­cien­te de lo que es­tá ha­cien­do y si, por en­de, una vez cul­mi­na­do el ini­cial en­con­trón con las du­ras re­sis­ten­cias kei­kis­tas y apris­tas sa­brá qué ha­cer en ade­lan­te.

Por­que lo que co­rres­pon­de una vez que le cor­te el es­pi­na­zo a las re­des po­li­ti­za­das de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia y lo­gre do­mes­ti­car a un Con­gre­so al­ta­ne­ro y le­van­tis­co es pro­ce­der a dar pa­sos im­por­tan­tes en ma­te­ria de ge­ne­rar flu­jos de mer­ca­do, ex­tir­pan­do los otros nú­cleos co­rrup­tos in­fil­tra­dos en el Es­ta­do, co­mo son los con­glo­me­ra­dos mer­can­ti­lis­tas des­ple­ga­dos de ma­ne­ra pú­bli­ca en la co­rrup­ción bra­si­le­ña y a tra­vés de en­ti­da­des co­mo el de­no­mi­na­do Club de la Cons­truc­ción.

Co­rres­pon­de tam­bién a cual­quier go­bierno que se pre­cie de li­be­ral, en su sen­ti­do más am­plio y no eco­no­mi­cis­ta, pro­pen­der a la ins­tau­ra­ción de una mo­der­ni­dad en sec­to­res cla­ves co­mo la sa­lud y la edu­ca­ción, y desa­rro­llar allí du­ro com­ba­te con el te­ji­do ul­tra­con­ser­va­dor que tam­bién se ha apro­pia­do de re­duc­tos cla­ves del sec­tor pú­bli­co, yen­do a con­tra­pe­lo de po­lí­ti­cas uni­ver­sa­les y mo­der­nas (en base a la equi­dad de gé­ne­ro) en dos as­pec­tos esen­cia­les de la go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca de paí­ses en un es­ta­dio de desa­rro­llo co­mo el pe­ruano.

Esa es la agen­da re­pu­bli­ca­na mí­ni­ma que cual­quier go­ber­nan­te de un ta­lan­te mo­derno y pro­gre­sis­ta de­bie­ra em­pren­der. Des­truir el Es­ta­do au­to­ri­ta­rio en lo po­lí­ti­co (con un Po­der Ju­di­cial y un Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­juz­ga­dos), mer­can­ti­lis­ta en lo eco­nó­mi­co (léa­se el com­por­ta­mien­to tra­di­cio­nal de los gran­des gru­pos de po­der, to­tal­men­te aje­nos a una eco­no­mía de mer­ca­do) y ul­tra­con­ser­va­do­res en as­pec­tos mo­ra­les (que le brin­da, por ejem­plo, a la igle­sia católica un pe­so ex­ce­si­vo en de­ci­sio­nes pú­bli­cas).

Ese Es­ta­do se cons­tru­yó a lo lar­go de mu­chas dé­ca­das, pe­ro al­can­zó su ci­ma cuan­do el se­gun­do go­bierno de Alan Gar­cía. Ollan­ta Hu­ma­la no hi­zo na­da por des­mon­tar­lo. De lo úni­co que se preo­cu­pó el lí­der na­cio­na­lis­ta fue de lim­piar los as­pec­tos cas­tren­ses, cre­yen­do, co­mo mi­li­tar que es, que allí ra­di­ca­ba lo más im­por­tan­te.

Lue­go, de la mano con el cre­cien­te po­der del kei­kis­mo, ese Es­ta­do ul­tra­de­re­chis­ta se ha ex­ten­di­do y for­ta­le­ci­do. Re­cién con Viz­ca­rra, des­pués de la pue­ril de­fec­ción de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, hay al­guien que des­de el po­der po­lí­ti­co em­pie­za a gol­pear­le la tes­ta.

No ca­be mu­cho op­ti­mis­mo res­pec­to de lo que pue­da o quie­ra ha­cer Viz­ca­rra más ade­lan­te y si aca­so se ani­me a con­ti­nuar con la lí­nea de re­for­mas se­ña­la­da. No es Viz­ca­rra un li­be­ral mo­der­nis­ta ni mu­cho me­nos, pe­ro cuen­ta con una ven­ta­ja, y es su pro­ce­den­cia pro­vin­cia­na, la mis­ma que le per­mi­tió de­tec­tar rá­pi­da­men­te la cri­sis po­lí­ti­ca que se ve­nía lue­go de la di­fu­sión de los au­dios del de­no­mi­na­do ca­so La­va Juez.

Jo­sé Ma­tos Mar se­ña­ló que así co­mo el mi­gran­te con­ver­ti­do en em­pren­de­dor ha­bía si­do el su­je­to so­cio­po­lí­ti­co del Pe­rú de las úl­ti­mas tres dé­ca­das, el su­je­to del fu­tu­ro se­ría el pro­vin­ciano. A ries­go de ex­tra­po­lar en de­ma­sía, al me­nos ve­mos có­mo al­guien co­mo Viz­ca­rra ha si­do ca­paz de ha­cer co­sas que na­die se atre­vió a ha­cer en los úl­ti­mos tiem­pos en la usual­men­te em­po­bre­ci­da vida po­lí­ti­ca pe­rua­na.

Ha em­pe­za­do bien, ha­brá que ver con tiem­po si tie­ne más fus­te pa­ra con­ti­nuar el pro­ce­so.

-La del es­tri­bo. Uno, los ami­gos de UVK de­be­rían ser más aten­tos con sus clien­tes. Si uno com­pra y pa­ga más de lo nor­mal por acu­dir a la tem­po­ra­da de ópe­ra en vi­vo, en HD, pues de­be ser en HD, no con la de­fi­cien­te re­so­lu­ción con la que cas­ti­gan a los es­pec­ta­do­res. De es­pan­to la ca­li­dad de la trans­mi­sión. Dos, los tam­bién ami­gos de Los Pro­duc­to­res han es­tre­na­do ha­ce po­co la cos­tum­bre de per­mi­tir a los es­pec­ta­do­res in­gre­sar a sus sa­las en el Pi­ran­de­llo y en La Pla­za con ali­men­tos y be­bi­das. En­ten­de­mos que es un buen ne­go­cio ven­der más cer­ve­za y sán­gu­ches, pe­ro no de­be­rían ol­vi­dar­se del res­pe­to si­len­te de ese es­pa­cio sa­gra­do que im­pli­ca el buen tea­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.