IN­SUR­GEN­CIA PO­PU­LAR

Perú - La República - - OPINIÓN - Clau­dia Cis­ne­ros Méndez

“La po­bla­ción ci­vil tie­ne el de­re­cho de in­sur­gen­cia en de­fen­sa de­lor­den­cons­ti­tu­cio­nal”,ar­tícu­lo 46 de la Cons­ti­tu­ción. Man­ten­ga­mos es­to en men­te mien­tras re­pa­sa­mos los acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos días. En dos años y me­dio de es­te go­bierno he­mos pa­sa­do por va­rias cri­sis ge­ne­ra­das por la fa­mi­lia Fu­ji­mo­ri, acos­tum­bra­da a tras­la­dar sus dra­mas y ver­güen­zas fa­mi­lia­res al ám­bi­to­pú­bli­co­des­de­don­deac­cio­nan las dis­tin­tas pa­lan­cas de po­der que os­ten­tan pa­ra su ga­nan­cia per­so­nal o par­ti­da­ria (que al fi­nal es tam­bién per­so­nal).

La ac­tual cri­sis lle­ga por cor­te­sía de la hi­ja del sá­tra­pa. La tam­bién sá­tra­pa Kei­ko Fu­ji­mo­ri. Esa mu­jer­ci­lla que tras su se­gun­da de­rro­ta elec­to­ral de­ci­dió usur­par el po­der pre­si­den­cial y ha­cer del Con­gre­so su pa­la­ce­te de go­bierno, su mesa de par­tes, su cha­cra fi­nan­cis­ta.De­pa­so­dis­tor­sio­nan­do­por com­ple­to la fun­ción le­gis­la­ti­va. Si no lo han no­ta­do, des­de que es­te go­bierno se inau­gu­ró en el 2016, pri­me­ro PPK y lue­go Viz­ca­rra, no ha ha­bi­do una se­ma­na en la que el po­der pre­si­den- cial no ha­ya te­ni­do que ocu­par gran par­te de su ener­gía y tiem­po en ata­jar los atro­pe­llos de es­te gru­po que tie­ne más de ban­da que de par­ti­do. Nues­tra eco­no­mía em­pie­za a su­frir es­tra­gos, el equi­li­brio de po­de­res es­tá ro­to, y la cri­sis no tie­ne vi­sos de me­jo­rar, al con­tra­rio, si se leen bien las úl­ti­mas ac­cio­nes del fu­ji­mo­ris­mo y su alia­do en la co­rrup­ción, el apris­mo, ve­re­mos que la gue­rra es­tá de­cla­ra y que no ha­brá tre­gua po­si­ble.

Uno. El Con­gre­so fu­ji­mo­ris­ta con el APRA, su alia­do en lo co­rrup­to, le ti­ró el sal­va­vi­das a Pe­dro Chá­varry, el írri­to fis­cal de la Na­ción, al blin­dar­lo de ser acu­sa­do por in­frac­ción cons­ti­tu­cio­nal lue­go de ha­ber men­ti­do pú­bli­ca y des­ca­ra­da­men­te so­bre su re­la­ción con la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal “Cue­llos blan­cos del Ca­llao”. Y no de­je­mos de re­cor­dar que los “Cue­llos blan­cos del Ca­llao” son una or­ga­ni­za­ción con víncu­los en las ban­das de nar­cos más im­por­tan­tes del Ca­llao (Ge­rald Oro­pe­za, con víncu­los con el Apra).

Dos. Tras la his­tó­ri­ca de­ten­ción de Kei­ko Fu­ji­mo­ri, los fu­ji­mo­ris­tas sa­lie­ron a ad­ver­tir que se ve­nía un gol­pe. Pe­ro las de­cla­ra­cio­nes, so­bre to­do de Ga­la­rre­ta, no son co­mo mu­chos han in­ter­pre­ta­do una ame­na­za de­ses­pe­ra­da. Se tra­ta más bien de una ame­na­za pla­ni­fi­ca­da y en cur­so de eje­cu­ción. El gol­pe pa­ra va­car a Martín Viz­ca­rra ha si­do reac­ti­va­do. Sus su­pues­tas reunio­nes con Ca­ma­yo y ha­ber men­ti­do so­bre el te­ma se­ría la jus­ti­fi­ca­ción que usen pa­ra ter­mi­nar de arran­char­le la ban­da pre­si­den­cial.

Tres. Aprue­ban al ca­ba­lla­zo en el Con­gre­so la ley Fu­ji­mo­ri, sin pa­sar por co­mi­sio­nes. Ley in­cons­ti­tu­cio­nal con nom­bre pro­pio y en con­tra de las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les del Pe­rú. Es ade­más una ex­plí­ci­ta in­tro­mi­sión al po­der del sis­te­ma de jus­ti­cia que aca­ba­ba de revertir el in­dul­to con­ce­di­do de ma­ne­ra ile­gal y en base a men­ti­ras. La­ley­ja­más­se­con­sul­tóa­los­fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de Fu­ji­mo­ri. Con es­ta ley no que­dan du­das de que la alian­za con Mon­te­si­nos ja­más se ha ro­to pues tam­bién se be­ne­fi­cia­ría.

Cua­tro. Chá­varry em­pie­za a de­vol­ver el blin­da­je. In­tem­pes­ti­va­men­te des­pi­dió del Equi­po Es­pe­cial La­va Ja­to a la fis­cal ad­jun­ta Eri­ka Del­ga­do To­rres, im­por­tan­te pie­za del equi­po deJo­séDo­min­goPé­rez,el­pro­bo­fis­cal a car­go del ca­so coc­te­les y la­va­do que ha lle­va­do a Kei­ko a pri­sión. No so­lo el fis­ca­lPé­rez,de­via­je­cuan­doChá­varry co­me­tió es­te atro­pe­llo, no fue avi­sa­do, sino que la fis­cal se en­con­tra­ba en pleno alla­na­mien­to a do­mi­ci­lios fu­ji­mo­ris­tas.Ade­má­se­llaes­laen­car­ga­da de ver los apor­tes del Par­ti­do Apris­ta. An­te los re­cla­mos, la úni­ca res­pues­ta de Chá­varry ha si­do un co­mu­ni­ca­do enel­quea­nun­ciaun“pro­ce­so­de­reor­ga­ni­za­ción es­truc­tu­ral” en to­das las fis­ca­lías. ¿Qué sig­ni­fi­ca? Que van por Do­min­goPé­rez­pa­ra­con­su­ma­rel­blin­da­je a Alan y Kei­ko. Kei­ko y Alan es­tán aterrados.Por­pri­me­ra­ve­zen­sus­vi­das no­con­tro­lan­la­ses­clu­sa­sen­los­pro­ce­di­mien­tos le­ga­les y sa­ben que sin esas lla­ves­maes­tras­su­des­ti­noi­rre­vo­ca­ble es la cár­cel. Por eso es que su úni­co y prio­ri­ta­rio ob­je­ti­vo es man­te­ner sus pa­lan­cas­de­po­de­re­nFis­ca­líay­re­ver­tir to­do lo ac­tua­do con­tra ellos.

Me te­mo, pre­si­den­te Viz­ca­rra, que es­to no aguan­ta has­ta el 2021. El país no aguan­ta 3 años con es­ta pa­ra­li­za­ción y atro­pe­llos a cada ins­tan­te a nues­tras­le­yes­yor­den­cons­ti­tu­cio­naly le­gal. Los co­rrup­tos han acu­sa­do re­ci­bo de los gol­pes y no se van a de­te­ner. El plan de va­can­cia a su pre­si­den­cia por sus ¿su­pues­tas? reunio­nes con Ca­ma­yo les re­sol­ve­ría va­rios pro­ble­mas mien­tras man­tie­nen a Chá­varry de pe­rro guar­dián y la­va­dor de de­li­tos. Ya no hay nin­gu­na sa­li­da que no sea aca­bar con ese con­gre­so que ha fra­ca­sa­do en re­pre­sen­tar los in­tere­ses y el bien co­mún de los pe­rua­nos. Si Ud., pre­si­den­te, no lo ha­ce, me te­mo que la gen­te cla­ma­rá, con jus­ti­cia y por de­fen­der a la pa­tria: In­sur­gen­cia Po­pu­lar. #To­maLaCa­llePe­rú17 de oc­tu­bre, pri­me­ra gran mar­cha na­cio­nal. Y se vie­nen más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.