San Juan de Lu­ri­gan­cho y Los Oli­vos: los dis­tri­tos con más cri­mi­na­li­dad

Li­ma con­cen­tra el ma­yor nú­me­ro de de­nun­cias a ni­vel na­cio­nal y los ho­mi­ci­dios van en ten­den­cia as­cen­den­te, se­ña­lan ci­fras del INEI y ex­per­tos en te­mas de se­gu­ri­dad. La­bor de al­cal­des es cla­ve en es­ta lu­cha.

Perú - La República - - SOCIEDAD - May­ra Al­bán So­lano

El do­min­go pa­sa­do el Pe­rú eli­gió a 1.874 al­cal­des dis­tri­ta­les, 196 au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les y 25 go­ber­na­do­res re­gio­na­les que ten­drán co­mo prin­ci­pal re­to ha­cer­le fren­te a la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, pro­ble­ma que va en au­men­to y que po­cos avan­ces ha te­ni­do en los úl­ti­mos años, se­gún ex­per­tos en el te­ma.

Las re­cien­tes ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca e In­for­má­ti­ca (INEI) con­fir­man la gra­ve­dad del pro­ble­ma.

Se­gún es­tos in­di­ca­do­res, en el primer tri­mes­tre del 2018, San Juan de Lu­ri­gan­cho fue el dis­tri­to li­me­ño en el que se re­gis­tra­ron más de­nun­cias (4.155) por di­ver­sos de­li­tos. Le si­guen Los Oli­vos con 3.300 de­nun­cias y Li­ma Cer­ca­do con 2.508.

En es­tos dis­tri­tos lo que más se de­nun­ció fue el ro­bo de car­te­ras, ce­lu­la­res, ex­tor­sio­nes, es­ta­fas, ata­ques se­xua­les y ho­mi­ci­dios, sin que las au­to­ri­da­des pu­die­ran po­ner­les freno.

"Te­ne­mos un Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Ciu- da­da­na y te­ne­mos con­se­jos re­gio­na­les y dis­tri­ta­les. Es­tos no han ve­ni­do fun­cio­nan­do por­que ha fal­ta­do li­de­raz­go de los al­cal­des o por­que no han par­ti­ci­pa­do to­dos los ac­to­res", se­ña­la Fa­bio­la Fran­ce­za, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de De­fen­sa Le­gal (IDL).

El ar­tícu­lo 82 de la Ley del Sis­te­ma de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na se­ña­la que los go­ber­na­do­res re­gio­na­les y al­cal­des pro­vin­cia­les y dis­tri­ta­les que no ins­ta­len los co­mi­tés de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en el pla­zo le­gal, co­me­ten una fal­ta gra­ve y es­tán su­je­tos a la sus­pen­sión en el car­go

"Esa au­to­ri­dad es­ta­ría aten­tan­do con­tra la se­gu­ri­dad de las per­so­nas que es­tán ba­jo su car­go y eso ha ve­ni­do ocu­rrien­do. ¿Qué es lo que tie­nen que ha­cer los al­cal­des?, po­ner en prác­ti­ca lo que la ley se­ña­la”, aco­ta el ex­vi­ce­mi­nis­tro del In­te­rior Ri­car­do Val­dés.

Aho­ra bien, no so­lo los ro­bos y asal­tos han au­men­ta­do, sino tam­bién los ca­sos de ho­mi­ci­dio.

So­lo en­tre enero y ju­nio de es­te año se re­por­ta­ron 1.331 de­li­tos de es­te ti­po a ni­vel na­cio­nal, mien­tras que el año pa­sa­do, en es­te mis­mo pe­rio­do, se de­nun­cia­ron 1.062, es de­cir, 269 ca­sos me­nos.

"Si bien la vic­ti­mi­za­ción, en ge­ne­ral, se ha re­du­ci­do, los de­li­tos más fre­cuen­tes se han in­cre­men­ta­do y se han he­cho más vio­len­tos. Hay más crí­me­nes co­me­ti­dos con ar­mas de fue­go", ad­vier­te Fa­bio­la Fran­ce­za, del IDL.

FAL­TAN DE­NUN­CIAS

Uno de los gran­des pro­ble­mas que tie­nen las au­to­ri­da­des a la ho­ra de com­ba­tir el cri­men es la fal­ta de de­nun­cias.

“El pro­me­dio de de­nun­cias es de 12,5, no lle­ga a 13. Eso sig­ni­fi­ca que no te­ne­mos la in­for­ma­ción real de la ho­ra en la que ocu­rre el he­cho de­lic­ti­vo, la mo­da­li­dad o las ca­rac­te­rís­ti­cas”, di­ce Val­dés.

Y es que el 37,8% de pe­rua­nos, se­gún el INEI, cree que de­nun­ciar es una pér­di­da de tiem­po. El 20,1% no de­nun­cia por­que des­co­no­ce al de­lin­cuen­te y el 15,1% por­que des­con­fía de la Po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.