Si­ca­rios ase­si­nan a una abo­ga­da que se en­fren­ta­ba a tra­fi­can­tes de tie­rras en Man­chay

Jenny No­las­co de­fen­día a las fa­mi­lias con­tra los in­va­so­res. Pi­den que su cri­men no que­de im­pu­ne.

Perú - La República - - PORTADA - Joel Ro­bles

En el vehícu­lo, la Po­li­cía en­con­tró el ce­lu­lar y car­te­ra de la abo­ga­da, des­car­tan­do así el ro­bo co­mo po­si­ble mó­vil.

Des­de ha­cía me­dio año, la abo­ga­da Jenny No­las­co To­más (46) vi­vía ate­mo­ri­za­da por las ame­na­zas de muer­te que re­ci­bía por apo­yar a fa­mi­lias que de­fen­dían sus pro­pie­da­des de las ga­rras de tra­fi­can­tes de tie­rras. Sa­bía que al­go le po­día pa­sar, pe­ro con­ti­nuó tra­ba­jan­do en Man­chay.

Ayer, sin em­bar­go, no ha­lló a las per­so­nas bue­nas de to­dos los días. Lo que en­con­tró fue a un su­je­to que le dis­pa­ró cin­co ve­ces fren­te a su es­tu­dio ju­rí­di­co ubi­ca­do en la ave­ni­da Víc­tor Ma­lás­quez, Mz R, Lt 1, en la zo­na de Huer­tos de Man­chay, en Pa­cha­cá­mac.

LLA­MA­DA SOS­PE­CHO­SA

Fa­mi­lia­res de la abo­ga­da con­ta­ron a la Po­li­cía que el sá­ba­do por la ma­ña­na la de­fen­so­ra re­ci­bió la lla­ma­da de un su­pues­to clien­te, quien le pi­dió que lo ase­so­re en un li­ti­gio.

Jenny No­las­co ha­bría acep­ta­do el ca­so y acor­da­do en re­unir­se con el su­pues­to clien­te en su es­tu­dio ju­rí­di­co an­tes de las 10 de la ma­ña­na.

Sin em­bar­go, el clien­te nun­ca lle­gó y la Po­li­cía sos­pe­cha que la lla­ma­da fue en reali­dad una tre­ta pa­ra “cen­trar­la”, co­mo se co­no­ce en el ar­got cri­mi­nal cuan­do se va a eje­cu­tar un cri­men por en­car­go.

Al­gu­nos tes­ti­gos con­ta­ron a los de­tec­ti­ves de Ho­mi­ci­dios que la víc­ti­ma se en­con­tra­ba a bor­do de su au­to co­lor ro­jo de pla­ca F9Q-413, cuan­do fue in­ter­cep­ta­da por dos su­je­tos que des­cen­die­ron de una mo­to y le dis­pa­ra­ron en la ca­be­za sin me­diar pa­la­bra. El ata­que ocu­rrió a las 9:30 de la ma­ña­na.

“Ella vio que la se­guían y pen­só que que­rían ro­bar­le, por eso se en­ce­rró en el ca­rro; pe­ro al lle­gar a la puer­ta, le dis­pa­ra­ron sin con­tem­pla­cio­nes”, con­tó un me­cá­ni­co.

Aler­ta­dos por los dis­pa­ros, su asis­ten­ta y unos ve­ci­nos tra­ta­ron de au­xi­liar­la y cre­yén­do­la con vida la lle­va­ron en un au­to has­ta el cen­tro de sa­lud Por­ta­da de Man­chay. Sin em­bar­go, los mé­di­cos so­lo cer­ti­fi­ca­ron su de­ce­so. Te­nía gra­ves le­sio­nes.

“Siem­pre que te­nía­mos un pro­ble­ma la doc­to­ra nos apo­ya­ba le­gal­men­te, es in­creí­ble la bar­ba­ri­dad que le han he­cho. Na­die tie­ne se­gu­ri­dad”, se­ña­ló una ve­ci­na en los ex­te­rio­res de la pos­ta tras en­te­rar­se del ata­que.

TRA­FI­CAN­TES

Fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma se­ña­la­ron que Jenny No­las­co de­fen­día a va­rias per­so­nas que te­nían pro­ble­mas con tra­fi­can­tes de te­rre­nos y tam­bién ayu­da­ba a mu­je­res que eran víc­ti­mas de vio­len­cia fa­mi­liar.

“Ella era una per­so­na muy que­ri­da por la gen­te, se in­tere­sa­ba por los pro­ble­mas de las per­so­nas sin pe­dir na­da a cam­bio”, se­ña­ló su pri­mo Ja­vier No­las­co.

La Po­li­cía sos­pe­cha que se tra­ta­ría de una ven­gan­za or­ques­ta­da por al­gu­na ma­fia de tra­fi­can­tes de te­rre­nos, ya que los pis­to­le­ros que la ata­ca­ron no se lle­va­ron nin­gu­na de sus per­te­nen­cias y no se en­con­tró in­di­cios de que ha­yan te­ni­do un for­ce­jeo con ella pro­duc­to de un asal­to.

“Se ha­lló en el in­te­rior del vehícu­lo su car­te­ra y su ce­lu­lar, en­tre otras per­te­nen­cias, lo que nos lle­va a des­car­tar la hi­pó­te­sis de un ro­bo”, se­ña­ló uno de los de­tec­ti­ves.

REVISARÁN CE­LU­LAR

La Po­li­cía in­di­có que ci­ta­rán a los fa­mi­lia­res y revisarán la lis­ta de los te­lé­fo­nos con los que se co­mu­ni­có la abo­ga­da.

Ade­más, ana­li­za­rán los men­sa­jes y ame­na­zas que re­ci­bía por apo­yar a fa­mi­lias que eran hos­ti­li­za­das por tra­fi­can­tes de te­rreno en la zo­na sur de Li­ma.

Jenny No­las­co, quien era na­tu­ral de Huan­ca­yo, ha­bía re­gre­sa­do de un pa­seo fa­mi­liar cuan­do fue ata­ca­da.

De­ja en la or­fan­dad a una ni­ña de tre­ce años.

LA VÍC­TI­MA. Jenny No­las­co To­más tra­ba­ja­ba en Man­chay. De­ja en la or­fan­dad a una ni­ña de tre­ce años.

ES­CE­NA­RIO. La Po­li­cía cree que se tra­ta de una ven­gan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.