FU­JI­MO­RIS­MO

Perú - La República - - OPINIÓN - Pe­dro Sa­li­nas

El fu­ji­mo­ris­mo no tie­ne cu­ra. Na­ció co­mo un ger­men to­ta­li­ta­rio. Y eso es lo que se­rá el res­to de su exis­ten­cia. Un mo­vi­mien­to ene­mi­go del Es­ta­do de de­re­cho. Una agru­pa­ción ca­ma­leó­ni­ca, que adop­ta­rá al­gu­nas for­mas de apa­rien­cia de­mo­crá­ti­ca, pe­ro cu­yo co­ra­zón gol­pis­ta siem­pre ter­mi­na­rá im­po­nién­do­se.

Eso fue, y si­gue sien­do, des­de su na­ci­mien­to aquel domingo en la noche del 5 de abril de 1992, cuan­do de­ci­dió por la fuer­za eli­mi­nar to­dos los or­ga­nis­mos de con­tra­pe­so y de fis­ca­li­za­ción. Y la re­pre­sión se con­vir­tió en su po­lí­ti­ca prin­ci­pal. Amor­da­zan­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, hos­ti­li­zan­do a to­do opo­si­tor.

Hay in­ge­nuos que to­da­vía si­guen cre­yen­do que al­go así es lo que ne­ce­si­ta el Pe­rú. Ca­da vez son me­nos, es ver­dad. Pe­ro que to­da­vía los ha­ya es in­quie­tan­te. Asu­mir que el Pe­rú me­jo­ra­ría con el as­cen­so del fu­ji­mo­ris­mo es de lo­cos. Por­que si una cer­te­za po­de­mos in­fe­rir lue­go de to­do lo que he­mos co­no­ci­do, es que si el fu­ji­mo­ris­mo lle­ga de nue­vo al po­der, se­ría lo peor que nos po­dría pa­sar co­mo país. La mo­ral se de­gra­da­ría a ni­ve­les ja­más vis­tos. To­do em­peo­ra­ría.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sec­to­res de la de­re­cha con­ser­va­do­ra que alien­tan el ca­pi­ta­lis­mo, in­sis­ten en que la apues­ta de los pe­rua­nos de­be­ría vol­ver a re­co­rrer la sen­da autoritaria. Son in­ca­pa­ces de ver que el ca­pi­ta­lis­mo ja­más po­drá des­pe­gar con el fu­ji­mo­ris­mo, pues es­te no es li­be­ral sino mer­can­ti­lis­ta por sus cua­tro cos­ta­dos.

Po­lí­ti­ca­men­te, el fu­ji­mo­ris­mo es si­nó­ni­mo de bru­ta­li­dad y sal­va­jis­mo. Es trai­ción a la de­mo­cra­cia. Ser­vi­lis­mo pa­té­ti­co. Pan­to­mi­ma par­la­men­ta­ria. Bra­va­ta a lo Be­ce­rril. O a lo Tu­bino. O en plan Kei­ko. Co­rrup­ción or­gá­ni­ca. Ges­tos des­tem­pla­dos. Ca­có­gra­fos a suel­do. Va­li­dos co­mo can­cha. Ti­ra­nía a la ma­la. Pu­tre­fac­ción en­rai­za­da. Des­po­tis­mo con­gé­ni­to. Atro­pe­llos con­tra la pren­sa. En­vi­le­ci­mien­to de la jus­ti­cia. Sa­tra­pía fla­gran­te. Tri­qui­ñue­las gro­tes­cas. Pi­so­teo a los de­re­chos hu­ma­nos. Os­cu­ran­tis­mo atá­vi­co. Pre­po­ten­cia ex­ten­di­da. Ar­bi­tra­rie­dad con ro­che. Bar­ba­rie a pas­tos. Le­gis­la­do­res au­tó­ma­tas. Do­mes­ti­ca­ción de la opi­nión pú­bli­ca. In­ti­mi­da­ción y so­bor­nos. Cam­pa­ñas de ca­lum­nias. Tro­les ma­lo­lien­tes. Ope­ra­cio­nes de vi­li­pen­dio. Mas­ca­ra­das in­fa­mes. Se­res vi­les y mal­va­dos. Cha­po­teo en el fan­go y la mu­gre. Ma­quia­ve­lis­mo puro y du­ro. Ex­tre­mos de tru­cu­len­cia y cruel­dad.

Y más. Por­que el fu­ji­mo­ris­mo ape­la a “esa atroz tra­di­ción de so­me­ti­mien­to ser­vil o pa­si­vi­dad re­sig­na­da que es el cal­do de cul­ti­vo que ha he­cho flo­re­cer a nues­tras in­con­ta­bles dic­ta­du­ras”, co­mo es­cri­bió Ma­rio

“El fu­ji­mo­ris­mo no tie­ne cu­ra. Na­ció co­mo un ger­men to­ta­li­ta­rio. Y eso es lo que se­rá el res­to de su exis­ten­cia. Un mo­vi­mien­to ene­mi­go del Es­ta­do de de­re­cho”.

Var­gas Llo­sa en ene­ro del 2000.

Al fi­nal, co­mo lo he­mos vis­to en más de una opor­tu­ni­dad, des­de la caí­da de Fu­ji­mo­ri has­ta la fe­cha, el fu­ji­mo­ris­mo lue­go de ha­ber lle­ga­do a la cús­pi­de ter­mi­na en el des­cré­di­to, en el es­cán­da­lo, re­me­cien­do a la opi­nión pú­bli­ca, que, ter­mi­na reac­cio­nan­do po­si­ti­va­men­te fren­te a los abu­sos de po­der. Sin em­bar­go, pe­se a los in­con­ta­bles ejem­plos de ma­las ar­tes y da­ño le­tal al sis­te­ma, es­ta mis­ma opi­nión pú­bli­ca ol­vi­da fá­cil­men­te lo vi­vi­do. Ya lo he­mos pa­de­ci­do en las elec­cio­nes del 2011 y del 2016. En am­bos co­mi­cios es­tu­vi­mos a pun­to de su­cum­bir an­te la la­cra fu­ji­mo­ris­ta.

La­men­ta­ble­men­te, sal­vo el tem­po­ral oa­sis que se vi­vió du­ran­te el go­bierno de tran­si­ción de Va­len­tín Pa­nia­gua, los pe­rua­nos no he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de te­ner en el Po­der Eje­cu­ti­vo, en los mi­nis­te­rios, en el Con­gre­so, en la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, una ma­yo­ría de fun­cio­na­rios y ser­vi­do­res del Es­ta­do que no roben y que no ha­gan de­ma­go­gia. Y so­bre to­do, que di­gan la ver­dad y que sean to­le­ran­tes a la crí­ti­ca y a la fis­ca­li­za­ción. ¿Al­gún día ve­re­mos eso?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.