UR­GEN­TE: LLE­NAR ES­PA­CIOS DE PO­DER

Perú - La República - - OPINIÓN - Clau­dia Cis­ne­ros Méndez

La es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, so­cial, eco­nó­mi­ca de un país pa­sa por te­ner un sis­te­ma de jus­ti­cia que per­mi­te pre­de­cir. Da­das las re­glas de jue­go for­mal (las le­yes) de­be­ría­mos po­der pre­de­cir re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles a la jus­ti­cia, al Es­ta­do de de­re­cho y a la de­mo­cra­cia. Ten­dría­mos que po­der con­tar con que ano­ma­lías de la so­cie­dad (corruptos y cri­mi­na­les) sean de­tec­ta­das, pro­ce­sa­das y cas­ti­ga­das por sus ac­tos que obs­tru­yen esa so­cie­dad ideal a la que nun­ca de­be­mos de­jar de as­pi­rar por más que sea so­lo una idea re­gu­la­ti­va.

Pe­ro en el Pe­rú esa pre­dic­ción en ba­se a la ley y la Jus­ti­cia se tor­na im­po­si­ble por­que otros po­de­res in­ter­vie­nen en ese pro­ce­so de aco­ta­ción y co­rrom­pen. Y por­que la fun­ción del juez o del fis­cal es, en de­ma­sia­dos ca­sos, la del mar­ti­lle­ro en su­bas­ta.

En el Pe­rú, esa pre­dic­ción de la ley im­po­nién­do­se so­bre la tram­pa se tor­na im­po­si­ble por­que los es­pa­cios de po­der po­lí­ti­co es­tán in­fes­ta­dos de gen­tes que de­lin­quen y que sus­cri­ben acuer­dos ne­gros con los mar­ti­lle­ros de la su­bas­ta.

En el Pe­rú no es po­si­ble pro­nos­ti­car y acer­tar en las co­rrec­cio­nes que el sis­te­ma ten­dría que ha­cer al pro­pio sis­te­ma pa­ra de­vol­ver­le cier­to equi­li­brio por­que hay de­ma­sia­da gen­te en la fun­ción pú­bli­ca que es­tá allí so­lo me­dran­do, de­pre­dan­do el sis­te­ma, en­vi­le­cién­do­lo al tiem­po que se en­ri­que­ce obs­ce­na­men­te ro­bán­do­le a los pe­rua­nos opor­tu­ni­da­des, co­mi­da de la bo­ca, la me­di­ci­na que le per­mi­ti­rá se­guir vi­vien­do ese año, la edu­ca­ción pa­ra que sean esclavos de los ca­na­llas.

En el Pe­rú esos ca­na­llas po­lí­ti­cos se re­frie­gan des­nu­dos con los ca­na­llas del em­po­rio eco­nó­mi­co, los gran­des se­ño­ro­nes que no tie­nen su­fi­cien­te nun­ca con lo que han ro­ba­do a la mano de obra abu­sa­da, ca­si-es­cla­vi­za­da de los pe­rua­nos en sus em­pre­sas y que siem­pre es­tán a la ca­za lo­bis­ta de más pri­vi­le­gios pa­ra se­guir lle­nan­do sus ar­cas aun­que en el ca­mino les den de co­mer mier­da hi­per­pro­ce­sa­da a los pe­rua­nos, les qui­ten me­di­ci­nas vi­ta­les, les ofrez­can uni­ver­si­da­des ba­su­ra don­de el tí­tu­lo va­le lo que cos­tó im­pri­mir el car­tón.

En el Pe­rú la ho­nes­ti­dad y la vo­ca­ción so­cial en la fun­ción pú­bli­ca son me­nos que la ex­cep­ción. Pe­ro lo alen­ta­dor de ese me­nos 1% es que así pe­que­ñi­ta co­mo es la mues­tra, su re­per­cu­sión pue­de ser mo­nu­men­tal. En ju­nio de 2017, cuan­do La­va­ja­to em­pe­za­ba a am­pli­fi­car­se en la agen­da na­cio­nal es­cri­bí que la pa­la­bra Ode­brecht nos sus­ci­ta­ba a los pe­rua­nos de bien una dua­li­dad ines­ca­pa­ble: es­pe­ran­za y ver­güen­za. Ver­güen­za por­que po­nía en evi­den­cia la Ka­kis­to­cra­cia en el Pe­rú, lo más ab­yec­to de la so­cie­dad co­mo prin­ci­pa­les ac­to­res po­lí­ti­cos. Pe­ro es­pe­ran­za por­que era la gran opor­tu­ni­dad de des­ha­cer­nos de ellos. La­va­ja­to per­mi­ti­ría cri­mi­na­li­zar la in­mo­ra­li­dad de los po­lí­ti­cos. Y lue­go lle­gó el des­ta­pe La­va­juez y nue­va­men­te la dua­li­dad: ver­güen­za mez­cla­da con as­co y un ha­lo de es­pe­ran­za por­que aun sien­do do­lo­ro­so cons­ta­tar el ni­vel de vi­le­za de los im­pli­ca­dos, lle­var­los a jus­ti­cia ha­ría que nues­tro te­ji­do em­pie­ce a sa­nar. Sin em­bar­go, el pro­ce­so pa­ra lle­var­los a jus­ti­cia vie­ne sien­do com­pli­ca­do por­que La­va­juez re­ve­ló víncu­los en­ma­ra­ña­dos en­tre los ca­na­llas po­lí­ti­cos, los vi­les em­pre­sa­rios, y los ca­pos del nar­co­trá­fi­co y ca­pos del sis­te­ma de jus­ti­cia. Es­to ha he­cho que las co­sas se com­ple­ji­cen y el epi­cen­tro po­lí­ti­co del país se en­cuen­tre pa­ra­li­za­do. Dos de los ma­yo­res ocu­pan­tes del po­der po­lí­ti­co– Kei­ko y AG– han em­pren­di­do una gue­rra de re­sis­ten­cia a la Jus­ti­cia que in­vo­lu­cra la ope­ra­ti­vi­dad del po­der le­gis­la­ti­vo abo­ca­do en su ma­yo­ría a blin­dar a la im­pli­ca­da y la ope­ra­ti­vi­dad del Po­der Ju­di­cial don­de otro de los im­pli­ca­dos ha rei­na­do por dé­ca­das. El blin­da­je mu­tuo, an­tes ocul­to, en­tre jue­ces y fis­ca­les corruptos con po­lí­ti­cos corruptos se hi­zo car­ne con La­va­juez. Dos po­de­res ma­ni­pu­la­dos por los im­pli­ca­dos pa­ra ha­cer caer al ter­cer po­der, el Eje­cu­ti­vo.

Lo alen­ta­dor de es­ta cri­sis es que gra­cias a un pu­ña­do de jue­ces y fis­ca­les ex­cep­cio­na­les, que en­tien­den su rol co­mo un al­to en­car­go y res­pon­sa­bi­li­dad por la jus­ti­cia y el fu­tu­ro del país es que es­ta­mos vien­do al mons­truo de va­rias ca­be­zas re­tor­cer­se una y otra vez, acu­sar gol­pe de es­ta­do, persecución po­lí­ti­ca, ame­na­zar al pre­si­den­te, pro­te­ger a uno de los sin­di­ca­dos fis­ca­les corruptos pa­ra ase­gu­rar su mu­tua im­pu­ni­dad.

La ma­fia po­lí­ti­ca-ju­di­cial-nar­co­tra­fi­can­te-em­pre­sa­rial no des­can­sa y se­gui­rá ac­ti­van­do to­das sus fuer­zas y po­de­res os­cu­ros pa­ra li­brar la cár­cel que le es­pe­ra. No ter­mi­na­rá cuan­do es­tén en pri­sión o cuan­do los pe­rua­nos ga­ne­mos el #sí­sí­síNO del re­fe­rén­dum. Hay que se­guir com­ba­tien­do a los vi­lla­nos día y noche, des­de to­das las ins­tan­cias: po­lí­ti­ca, cí­vi­ca, me­diá­ti­ca, le­gal. Pe­ro tam­bién hay que ir pen­san­do en un asun­to de fon­do: con quié­nes re­em­pla­zar esos es­pa­cios de po­der. Si no los reem­pla­za­mos por lo me­jor de nues­tra so­cie­dad, lo peor vol­ve­rá a ocu­par­los. Es­to es ur­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.