El ori­gen del caos y el pa­sa­je ca­ro que pa­de­cen los usua­rios del Me­tro­po­li­tano

So­bre­cos­tos en la cons­truc­ción, de­fi­cien­cias en el con­tra­to, aden­das que fa­vo­re­cie­ron a ope­ra­do­res: el sis­te­ma ha es­ta­do siem­pre ba­jo lu­pa. Las con­se­cuen­cias las su­fren a dia­rio las per­so­nas que pa­gan mu­cho por un mal ser­vi­cio.

Perú - La República - - PORTADA - Fernando Ley­ton

Du­ran­te la cam­pa­ña mu­ni­ci­pal de 2002, cuan­do Li­ma ya era una ciu­dad caó­ti­ca, el pro­ble­ma del trans­por­te pú­bli­co era un asun­to de dis­cu­sión re­cu­rren­te. Has­ta aquel es­ce­na­rio elec­to­ral se ras­trean los orí­ge­nes del Me­tro­po­li­tano, hoy cues­tio­na­do por su múl­ti­ples de­fi­cien­cias, la po­bre ca­li­dad del ser­vi­cio y sus ele­va­das ta­ri­fas.

Ha­ce 18 años, el en­ton­ces al­cal­de Al­ber­to An­dra­de, que bus­ca­ba la re­elec­ción, pro­pu­so crear el pri­mer sis­te­ma de bu­ses de la ca­pi­tal, al que bau­ti­zó co­mo "Li­ma Bus". Se cal­cu­la­ba que cos­ta­ría al­re­de­dor de US$ 200 mi­llo­nes.

"Es muy sen­ci­llo. Es un sis­te­ma en el cual en un ca­rril ex­clu­si­vo van vehícu­los de más de 160 pa­sa­je­ros", ex­pli­ca­ba. Su in­ten­ción era re­pli­car las ex­pe­rien­cias exi­to­sas de Cu­ri­ti­ba (Bra­sil), Bo­go­tá (Co­lom­bia) y de Qui­to (Ecua­dor), que ya te­nían sis­te­mas si­mi­la­res.

La pro­pues­ta era re­cha­za­da con efu­si­vi­dad por su prin­ci­pal con­ten­dor, Luis Cas­ta­ñe­da Los­sio, quien a la pos­tre al­can­zó la al­cal­día, hi­zo su­ya la ini­cia­ti­va y la con­vir­tió en su obra em­ble­má­ti­ca. "Li­ma Bus no exis­te", re­pe­tía quien se­ría al­cal­de en tres pe­rio­dos.

Y aun­que era ver­dad que el sis­te­ma co­mo tal no se ha­bía crea­do, la ges­tión An­dra­de ya ha­bía da­do el pri­mer pa­so en ese ca­mino. En mar­zo de 2002, me­dian­te de­cre­to de al­cal­día, se creó el "Pro­yec­to de Pre­pa­ra­ción del Plan de In­ver­sio­nes pa­ra el Trans­por­te Me­tro­po­li­tano de Li­ma".

En 2004, en su pri­mer man­da­to al fren­te de la ciu­dad, Cas­ta­ñe­da con­vir­tió ese pro­yec­to en un "or­ga­nis­mo pú­bli­co" y le en­car­gó los es­tu­dios pa­ra crear el "sis­te­ma de co­rre­do­res se­gre­ga­dos de bu­ses de al­ta ca­pa­ci­dad": an­tes Li­ma Bus, hoy Me­tro­po­li­tano.

Hoy na­die du­da que el sis­te­ma es fun­da­men­tal, da­do que moviliza a más de 600 mil pa­sa­je­ros al día, pe­ro en­tre la idea de An­dra­de y la for­ma en que fue con­cre­ta­da por Cas­ta­ñe­da exis­te gran dis­tan­cia.

Los es­tu­dios pre­li­mi­na­res pa­ra la ru­ta tron­cal em­pe­za­ron en 2003, pe­ro se con­ti­nua­ron has­ta 2009, cuan­do ya ha­bía ini­cia­do la eje­cu­ción.

Se rea­li­za­ron al me­nos 23 con­sul­to­rías: es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra, in­ge­nie­ría, im­pac­to am­bien­tal, ex­pe­dien­tes téc­ni­cos, en­tre otros. La in­ver­sión to­tal no es­tá cla­ra, pues no to­das apa­re­cen de­ta­lla­das en los re­por­tes de gas­tos de Pro­trans­por­te ni en sus me­mo­rias ins­ti­tu­cio­na­les.

A pe­sar de to­dos los es­tu­dios pre­vios, la eje­cu­ción to­mó más tiem­po del es­pe­ra­do, pues se ini­ció en 2007 y se cul­mi­nó re­cién en 2010. La cons­truc­ción se di­vi­dió en co­rre­do­res (sur, cen­tro y nor­te), ca­da uno sub­di­vi­do en tra­mos de dis­tin­ta ex­ten­sión.

En ese pe­rio­do em­pe­za­ron las de­nun­cias de so­bre­cos­tos que la ges­tión Cas­ta­ñe­da, ya en su se­gun­do man­da­to, jus­ti­fi­ca­ba con "mo­di­fi­ca­cio­nes" al pro­yec­to, in­cre­men­tos en el pre­cio de los ma­te­ria­les de obra (co­mo ce­men­to y fie­rros) e in­clu­so con la va­ria­ción del ti­po de cam­bio.

De­bi­do a las am­plia­cio­nes de pla­zo, al­gu­nas de las cons­truc­to­ras ini­cia­ron ar­bi­tra­jes pa­ra exi­gir pa­gos adi­cio­na­les, los cua­les le fue­ron otor­ga­dos por dis­tin­tos mon­tos.

Ter­mi­na­da la ru­ta prin­ci­pal en­tre Cho­rri­llos y Na­ran­jal, fue­ron los pro­pios re­gi­do­res ofi­cia­lis­tas quie­nes, an­te la evi­den­cia, re­ve­la­ron que la cons­truc­ción del Me­tro­po­li­tano ha­bía cos­ta­do más de US$ 300 mi­llo­nes, cuan­do el pre­su­pues­to ini­cial se ha­bía fi­ja­do en US$ 135 mi­llo­nes.

Igual que­dó pen­dien­te la cons­truc­ción del tra­mo Na­ran­jal-Chim­pu Ocllo (Ca­ra­bay­llo), lo que ge­ne­ró pro­ble­mas pos­te­rio­res. Las com­pli­ca­cio­nes, sin em­bar­go, se ori­gi­na­ron mu­cho an­tes de te­ner ca­si lis­ta la in­fraes­truc­tu­ra.

EL CON­TRA­TO

El pri­mer gran de­fec­to del sis­te­ma, cu­yas con­se­cuen­cias se ma­ni­fies­tan has­ta la ac­tua­li­dad, se re­tro­trae has­ta no-

viem­bre de 2008, cuan­do se fir­mó el con­tra­to del con­sor­cio coor­di­na­dor de la con­ce­sión.

Es­ta ins­tan­cia, que tie­ne la fa­cul­tad de fi­jar las ta­ri­fas del ser­vi­cio, es­tá con­for­ma­da por los cua­tro ope­ra­do­res de bu­ses que se ad­ju­di­ca­ron la li­ci­ta­ción en se­tiem­bre del mis­mo año; el ope­ra­dor de re­cau­do y Pro­trans­por­te. Ca­da uno tie­ne un vo­to.

De­bi­do a ese di­se­ño, en ca­so exis­tan di­fe­ren­cias con el pri­va­do, la po­si­ción de la en­ti­dad pú­bli­ca siem­pre per­de­rá por ser mi­no­ri­ta­ria. Así que­dó de­mos­tra­do en 2014, cuan­do los ope­ra­do­res in­cre­men­ta­ron el pa­sa­je de S/ 2.00 a S/ 2.50 pe­se a la opo­si­ción de Li­ma.

La si­tua­ción ha si­do si­mi­lar en la úl­ti­ma se­ma­na, cuan­do las mis­mas em­pre­sas acor­da­ron su­bir la ta­ri­fa a S/2.85. Es­ta vez, sin em­bar­go, el Po­der Ju­di­cial or­de­nó que su sus­pen­da el al­za mien­tras se re­suel­ve la con­tro­ver­sia en la vía ar­bi­tral.

Al res­pec­to, la Con­tra­lo­ría ha de­ter­mi­na­do que los ope­ra­do­res pre­ten­die­ron au­men­tar el pa­sa­je uti­li­zan­do "ín­di­ces de ac­tua­li­za­ción" que no es­tán en el con­tra­to.

Su­ma­do a ello, el Fon­do Me­tro­po­li­tano de In­ver­sio­nes (In­ver­met) ha se­ña­la­do que la fór­mu­la ma­te­má­ti­ca que se usa pa­ra cal­cu­lar la ta­ri­fa es ob­so­le­ta, pues in­clu­ye in­di­ca­do­res ofi­cia­les que ya no se pu­bli­can. En con­se­cuen­cia, el pa­sa­je no se pue­de ac­tua­li­zar has­ta que se mo­di­fi­que el con­tra­to, pe­ro...

LOS IN­CUM­PLI­MIEN­TOS

A raíz de los pro­ble­mas re­cien­tes se han re­ve­la­do in­cum­pli­mien­tos con­trac­tua­les por par­te de los ope­ra­do­res y de la pro­pia Mu­ni­ci­pa­li­dad de Li­ma (ver in­fo­gra­fía). La prin­ci­pal de­man­da de las em­pre­sas es que la co­mu­na ter­mi­ne la am­plia­ción has­ta Ca­ra­bay­llo.

En­tre 2008 y 2010, de­bi­do a esa obra pen­dien­te, la ges­tión Cas­ta­ñe­da fir­mó aden­das pa­ra pos­ter­gar el ini­cio de las dis­tin­tas fa­ses de ope­ra­ción. Se es­ta­ble­ció que el pla­zo de la con­ce­sión, que era de 12 años, em­pe­za­ría re­cién cuan­do Li­ma en­tre­gue "la to­ta­li­dad de la in­fraes­truc­tu­ra", in­clui­do el tra­mo has­ta Chim­pu Ocllo.

En to­tal se fir­ma­ron 17 aden­das: Li­ma Bus In­ter­na­cio­nal (4), Trans­vial Li­ma (3), Pe­rú Ma­si­vo (4) y Li­ma Vías Ex­press (6). Al no ha­ber­se cum­pli­do las con­di­cio­nes fi­ja­das en ellas, el Me­tro­po­li­tano to­da­vía se en­cuen­tra en eta­pa de preope­ra­ción des­de 2010.

Se­gún di­chas em­pre­sas, el no te­ner el tra­mo com­ple­to ha im­pe­di­do que la de­man­da de pa­sa­je­ros evo­lu­cio­ne de acuer­do a lo pro­yec­ta­do y, por tan­to, se ha afec­ta­do la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma.

Res­pal­da­dos por un es­tu­dio de de­man­da de 2015, sos­tie­nen que, pa­ra el año ac­tual, la ru­ta tron­cal (des­de Cho­rri­llos has­ta Ca­ra­bay­llo) de­be­ría ser uti­li­za­da por más de 700 mil per­so­nas al día, sin con­tar los ali­men­ta­do­res. Sin em­bar­go, se­gún ci­fras de Pro­trans­por­te, hoy se lle­ga so­lo a 600 mil en­tre am­bos ser­vi­cios.

De­bi­do a ese dé­fi­cit y a la obra pen­dien­te, las em­pre­sas ope­ra­do­ras han pre­sen­ta­do al me­nos ocho ar­bi­tra­jes y han ga­na­do com­pen­sa­cio­nes por más de S/ 467 mi­llo­nes.

En la ac­tua­li­dad el Me­tro­po­li­tano fun­cio­na con 300 vehícu­los. La pro­gra­ma­ción de las ru­tas y la fre­cuen­cia de los bu­ses es­tá a car­go de Pro­trans­por­te, que ha op­ta­do por mul­ti­pli­car sus ser­vi­cios. Hoy fun­cio­nan cua­tro ru­tas "re­gu­la­res" y 11 "ex­pre­sos".

Las em­pre­sas se que­jan por­que ese di­se­ño ope­ra­cio­nal no es efi­cien­te por­que "dis­per­sa" la de­man­da y ha­ce que los bu­ses re­co­rran mu­chos ki­ló­me­tros va­cíos, es de­cir, se ge­ne­ran gas­to en vano.

Des­de la se­gun­da ges­tión de Cas­ta­ñe­da, pa­san­do por el pe­rio­do de Su­sa­na Vi­lla­rán, el ar­gu­men­to pa­ra no cons­truir el tra­mo pen­dien­te ha si­do que el mu­ni­ci­pio no tie­ne pre­su­pues­to. Par­te de es­te pro­ble­ma se ras­trea tam­bién has­ta 2008. En julio de ese año, se­gún la Con­tra­lo­ría, Li­ma con­ta­ba con S/ 70 mi­llo­nes pa­ra am­pliar la ru­ta nor­te. Sin em­bar­go, el di­ne­ro fue reasig­na­do a cu­brir "los ma­yo­res cos­tos" de otros tra­mos.

El en­te de con­trol tam­bién se­ña­la que en julio y se­tiem­bre de 2010, la ges­tión Cas­ta­ñe­da fir­mó aden­das "sin sus­ten­to". De­bi­do a ellas los ope­ra­do­res de­ja­ron de pa­gar S/ 124 mi­llo­nes re­cau­da­dos en ex­ce­so, ya que la ta­ri­fa co­bra­da en 2010, 2013, 2014 y 2015 su­pe­ra­ba el lí­mi­te per­mi­ti­do (ver re­cua­dro).

Ese di­ne­ro, que de­bió ir a una Re­ser­va de In­fraes­truc­tu­ra y Con­tin­gen­cia, pu­do uti­li­zar­se pa­ra fi­nan­ciar la am­plia­ción de la ru­ta tron­cal, que cues­ta unos S/ 200 mi­llo­nes.

En su­ma: las de­fi­cien­cias de ori­gen en el con­tra­to, así co­mo sus mo­di­fi­ca­cio­nes, han im­pe­di­do que Li­ma ten­ga los re­cur­sos y las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rios pa­ra me­jo­rar el ser­vi­cio del Me­tro­po­li­tano.v

CEN­TRO. Am­bien­tes sub­te­rrá­neos de la Es­ta­ción Cen­tral de­man­da­ron una in­ver­sión mi­llo­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.