Los Ro­lling Sto­nes sa­cu­den a 400,000 en La Ha­ba­na

El rock and roll, el ma­yor sím­bo­lo mu­si­cal de la cul­tu­ra pop oc­ci­den­tal, tu­vo su má­xi­ma ex­pre­sión con el con­cier­to que ce­le­bró la mí­ti­ca ban­da bri­tá­ni­ca an­te una mul­ti­tud que su­peró las 400,000 per­so­nas

El Nuevo Día - - PORTADA - Ben­ja­mín Mo­ra­les Me­lén­dez Es­pe­cial El Nue­vo Día

LA HA­BA­NA, Cu­ba.- Los Ro­lling Sto­nes con­quis­ta­ron Cu­ba con su rock clá­si­co y su ener­gía inimi­ta­ble en el es­ce­na­rio, pa­ra lle­var el men­sa­je de que es­te pe­ga­jo­so rit­mo mu­si­cal, que es­tu­vo ca­si pros­cri­to en la is­la, ha lle­ga­do a sue­lo cu­bano pa­ra ga­nar el te­rreno per­di­do.

La mí­ti­ca ban­da bri­tá­ni­ca, com­pues­ta por Keith Ri­chards, Ron­ni Wood, Mick Jag­ger y Char­lie Watts, pu­so el vier­nes a su­dar y a can­tar a so­bre 400,000 al­mas que se die­ron ci­ta en La Ciu­dad Deportiva de La Ha­ba­na pa­ra ver un con­cier­to que, con to­dos ho­no­res, me­re­ce ser ca­li­fi­ca­do co­mo his­tó­ri­co, no só­lo por el con­tex­to que ex­pe­ri­men­ta Cu­ba, sino por el es­pec­tácu­lo que se vi­vió.

Los Sto­nes sa­bían que más que un con­cier­to, es­ta­ban lle­van­do el es­tan­dar­te de su mú­si­ca pa­ra plan­tar­lo en el co­ra­zón de los cu­ba­nos, pa­ra con­se­guir que el clá­si­co so­ni­do que da la con­jun­ción de las gui­ta­rras eléc­tri­cas, el ba­jo y la ba­te­ría se ins­tau­re de una vez y por to­das en el tué­tano cul­tu­ral de los an­ti­lla­nos. Esa se su­mó al par­ti­cu­lar con­tex­to his­tó­ri­co que vi­ve Cu­ba, con un acer­ca­mien­to po­lí­ti­co sin pre­ce­den­tes a Es­ta­dos Uni­dos, su enemi­go por dé­ca­das.

Fue una no­che de com­pli­ci­dad mu­tua. Jag­ger co­que­ta­ba con su es­pa­ñol y se echó a la au­dien­cia en el bol­si­llo con el apo­yo de una ban­da que pa­re­ce no su­frir el pa­so del tiem­po.

Al rit­mo de los éxi­tos co­mo “Gim­me Shel­ter”, “Jum­pin Jack Flash”, “Honky Tonk Wo­men”, en­tre mu­chos otros, el pú­bli­co se go­zó ca­da uno de la vein­te­na de te­mas que los Ro­lling Sto­nes ti­ra­ron con pu­ro ve­neno.

El re­per­to­rio es­co­gi­do fue qui­rúr­gi­ca­men­te ba­lan­cea­do y el mo­men­to cum­bre se dio cuan­do, tras el fal­so cie­rre al fi­nal de “Brown Su­gar”, el Co­ro En­tre­vo­ces de Cu­ba acom­pa­ñó a la agru­pa­ción en el clá­si­co “You can't al­ways get what you want”. La fu­sión con­cep­tual fue eri­zan­te y no hu­bo quien se re­sis­tie­ra al en­can­to de la pro­pues­ta. Y en­ton­ces lle­gó “(I can't get no) Sa­tis­fac­tion”. La pa­la­bra que des­cri­be lo que ocu­rrió aquí es de­li­rio. El gen­tío en­lo­que­ció co­mo nun­ca. To­da La Ha­ba­na de­be ha­ber­se le­van­ta­do con es­te co­ro gi­gan­te de mi­les gri­tan­do “¡Sa­tis­fac­tion!”.

La ju­ven­tud fue la que más go­zó, so­bre to­do la lo­cal. Allí don­de El Nue­vo Día vio el con­cier­to -con el pue­blo, le­jos de la ten­ta­ción de la co­mo­di­dad del pal­co de pren­sa- se es­ta­ba ro­dea­do de pu­ros cu­ba­nos jó­ve­nes. Chi­cos y chi­cas pe­lús, lle­nos de ta­tua­jes, que con­to­nea­ban sus cuer­pos y da­ban rien­da suel­ta a la lu­ju­ria con una te­me­ri­dad im­pre­sio­nan­te, con­fir­man­do su co­ne­xión con el rock, esa mú­si­ca que los ha se­du­ci­do, co­mo ex­pli­có Lean­dro, un mu­cha­cho de 18 años que fue al even­to acom­pa­ña­do de su no­via. “El rock en Cu­ba nun­ca ha es­ta­do muer­to ni lo es­ta­rá. Es una mú­si­ca que me gus­ta por­que le can­ta a la ju­ven­tud. Aquí la ma­yo­ría de los que oyen rock es la ju­ven­tud, por­que lo ba­ja­mos de in­ter­net”, ex­pre­só Lean­dro quien mue­re por ver allí a la ban­da de me­tal “As­king Ale­xan­dria”.

Las her­ma­nas Mar­la y Mon­se Guin­to tie­nen 20 y 17 años. Son her­ma­nas por par­te de pa­dre, Mar­la vi­ve en Cu­ba y Mon­se en Mé­xi­co. Mon­se no pu­do re­sis­tir la ten­ta­ción de ver a los Sto­nes en La Ha­ba­na, pues se los per- dió en su con­cier­to en Mé­xi­co y, a la vez, era una opor­tu­ni­dad pre­cia­da pa­ra ver a su her­ma­na cu­ba­na. “Apro­ve­ché y vi­ne pa­ra acá a ver­la a ella y a los Sto­nes. No po­día per­der­me­lo”, ex­pre­só Mon­se.

Pa­ra Mar­la, la pre­sen­cia de los Sto­nes en Cu­ba es crí­ti­ca, pues es un pre­mio a quie­nes va­lo­ran la he­ren­cia cul­tu­ral del rock. “Hay mu­cha gen­te que tie­ne mu­cha cul­tu­ra en es­te país, que sa­be dis­fru­tar bue­na mú­si­ca y en­tien­de que el rock es par­te de esa bue­na mú­si­ca”, di­jo la jo­ven.

Es­te con­cier­to tra­jo fa­ná­ti­cos de to­das la par­tes del mun­do, por su sin­gu­lar es­ce­na­rio y por­que se tra­ta, cla­ro es­tá, de una de las me­jo­res ban­das de to­dos los tiem­pos. Tam­bién, co­mo en el ca­so de las her­ma­nas Guin­to, jun­tó fa­mi­lias.

An­ge­lo Cor­de­ro es una cu­bano re­si­den­te en Rin­cón, Puer­to Rico, que se de­di­ca a la fo­to­gra­fía y se mar­chó de su tie­rra na­tal en la ola de bal­se­ros de 1991. Vio el show junto con su so­brino cu­bano, An­ge­lo Ma­tu­te. “Vi­ne a úl­ti­ma ho­ra, por­que es­to es his­tó­ri­co, que es bueno pa­ra que el pue­blo cu­bano se dé cuen­ta de que hay mu­cha gen­te que quie­re ayu­dar­los y tie­nen in­te­rés en que con­cier­tos co­mo es­te se re­pi­tan con otras ban­das”, ex­pre­só Cor­de­ro. “Oja­lá y si­gan vi­nien­do gru­pos co­mo es­te a Cu­ba, to­dos se­rán bien­ve­ni­dos”, apun­tó Ma­tu­te, co­mo quien ha pro­ba­do el néc­tar del rock y aho­ra só­lo pue­de pen­sar en que quie­re más.

Mick Jag­ger “Sa­be­mos que años atrás era di­fí­cil es­cu­char nues­tra mú­si­ca aquí en Cu­ba, pe­ro aquí es­ta­mos, to­can­do pa­ra us­te­des en su lin­da tie­rra”

Las her­ma­nas Mar­la y Mon­se Guin­to se en­con­tra­ron pa­ra el con­cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.