“Ley Se­ca”: Lar­go his­to­rial de prohi­bi­ción

Re­cien­te­men­te, tras la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción pa­ra la pues­ta en vi­gor del es­ta­tu­to du­ran­te un even­to pri­ma­ris­ta, es­te vol­vió a en­cen­der la con­tro­ver­sia le­gis­la­ti­va y de país so­bre su apli­ca­ción

El Nuevo Día - - EN­TÉ­RA­TE - Lau­ra N. Pé­rez Sán­chez lau­ra.pe­rez@gfrme­dia.com Twit­ter: @Lau­raPe­re­zS

La lla­ma­da Ley Se­ca, que aún so­bre­vi­ve en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co puer­to­rri­que­ño, lu­ce en 2016 tan anacró­ni­ca co­mo el pro­pio len­gua­je que la es­ta­ble­ce en el Có­di­go Elec­to­ral de Puer­to Ri­co. A pe­sar del nom­bre con el que se le co­no­ce a es­ta prohi­bi­ción de ven­der o con­su­mir be­bi­das al­cohó­li­cas, la reali­dad es que la “ley se­ca” que tan­to ha si­do cri­ti­ca­da en las pa­sa­das se­ma­nas sur­ge de un ar­tícu­lo más de los tan­tos que con­for­man el es­ta­tu­to de 2011 que ri­ge los asun­tos re­la­cio­na­dos con las elec­cio­nes en el País. Con un “to­da per­so­na que abrie­re u ope­ra­re un es­ta­ble­ci­mien­to”, co­mien­za el ar­tícu­lo 12.021 del Có­di­go Elec­to­ral pa­ra el Si­glo 21, que re­pro­du­ce la re­dac­ción que se in­cor­po­ró en la ley elec­to­ral de 1974 y que uti­li­za esos ver­bos del sub­jun­ti­vo que prác­ti­ca­men­te no se es­cu­chan en las ca­lles de es­te país.

Des­de en­ton­ces, la “ley se­ca” sí ha su­fri­do va­rias en­mien­das, al­gu­nas pa­ra en­du­re­cer las pe­nas a las que se ex­po­nen quie­nes la vio­len y otras pa­ra acla­rar a quién le apli­ca la prohi- bi­ción. Nin­gu­na, sin em­bar­go, se ha acer­ca­do si­quie­ra a una po­si­ble eli­mi­na­ción.

En el Có­di­go Elec­to­ral vi­gen­te se ad­vier­te a los ciu­da­da­nos que, si al­guno ven­de o con­su­me al­cohol, in­clu­so en su ca­sa, en­tre la me­dia­no­che y las 9:00 de la no­che de la jor­na­da de un even­to elec­to­ral, se ex­po­ne a una pe­na de cár­cel de has­ta 90 días, una mul­ta de $5,000 y, en el ca­so de los ne­go­cios, a la can­ce­la­ción de la li­cen­cia pa­ra el ex­pen­dio de be­bi­das al­cohó­li­cas.

Aho­ra, la Cá­ma­ra pre­ten­de en­men­dar esa prohi­bi­ción, pe­ro no pa­ra eli­mi­nar­la por com­ple­to, co­mo es­ta­ble­cía un pro­yec­to que ra­di­có en mar­zo de 2014 el re­pre­sen­tan­te po­pu­lar Án­gel Ma­tos Gar­cía, sino pa­ra li­mi­tar el tiem­po de apli­ca­ción. Tras ig­no­rar por dos años la me­di­da de Ma­tos Gar­cía, en me­nos de una se­ma­na la Co­mi­sión ca­me­ral de Go­bierno con­vo­có a una vis­ta pú­bli­ca so­bre el pro­yec­to y pre­sen­tó un in­for­me que re­co­men­da­ba su apro­ba­ción con en­mien­das, to­do a pri­sa co­mo res­pues­ta a la con­tro­ver­sia que pro­vo­có la po­si­ble apli­ca­ción de la ley se­ca du­ran­te las pri­ma­rias del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en Puer­to Ri­co el pa­sa­do

6 de mar­zo.

Con la ver­sión en­men­da­da que apro­bó el pleno de la Cá­ma­ra un día des­pués, el pro­yec­to, que se en­cuen­tra aho­ra an­te la con­si­de­ra­ción del Se­na­do, es­ta­ble­ce que no se po­drá ven­der o con­su­mir be­bi­das em­bria­gan­tes el día de una elec­ción en­tre las 8:00 de la ma­ña­na y las 3:00 de la tar­de, el tiem­po en que es­tán abier­tos los co­le­gios elec­to­ra­les.

Ya en el pa­sa­do se ha in­ten­ta­do apro­bar le­gis­la­ción si­mi­lar, ca­si siem­pre en años elec­to­ra­les y, en to­dos los ca­sos, con la mis­ma suer­te: el pro­yec­to mue­re en­tre los már­mo­les del Ca­pi­to­lio.

ORI­GEN DE LA PROHI­BI­CIÓN. La his­to­ria de la prohi­bi­ción de la ven­ta y con­su­mo de al­cohol en Puer­to Ri­co pre­ce­de a las li­mi­ta­cio­nes aso­cia­das a los even­tos elec­to­ra­les y las emer­gen­cias, co­mo an­te el pa­so de tor­men­tas o hu­ra­ca­nes.

En 1917, con la Ley Jo­nes que otor­gó la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se a los puer­to­rri­que­ños, lle­gó tam­bién una dis­po­si­ción pa­ra prohi­bir la im­por­ta­ción, fa­bri­ca­ción, ven­ta, ce­sión y has­ta dar co­mo re­ga­lo cual­quier be­bi­da o dro­ga em­bria­gan­te, co­mo ex­pli­ca May­ra Ro­sa­rio Urru­tia, ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co en Río Pie­dras.

“La co­no­ci­da ‘Ley Se­ca’ es­tu­vo vi­gen­te en la Is­la des­de un año an­tes de que se adop­ta­ra na­cio­nal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de la En­mien­da 18 en la Cons­ti­tu­ción”, ex­pli­có Ro­sa­rio Urru­tia a El Nue­vo Día.

La pro­fe­so­ra pre­ci­só que la cláu­su­la que se in­cor­po­ró en la Ley Jo­nes y que de­bió ra­ti­fi­car­se me­dian­te re­fe­rén­dum en la Is­la fue el re­sul­ta­do de una pe­ti­ción de dos mi­sio­ne­ras ra­di­ca­das en Puer­to Ri­co que per­te­ne­cían a una po­de­ro­sa or­ga­ni­za­ción prohi­bi­cio­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se.

“La pri­me­ra pe­ti­ción so­li­ci­tan­do la prohi­bi­ción del al­cohol pa­ra Puer­to Ri­co fue di­ri­gi­da (por ellas) al en­ton­ces pre­si­den­te Woo­drow Wil­son en 1915”, in­di­có Ro­sa­rio Urru­tia, quien in­ves­ti­gó so­bre la apli­ca­ción de la prohi­bi­ción en Puer­to Ri­co pa­ra su te­sis doc­to­ral.

La cláu­su­la fue ra­ti­fi­ca­da en la Is­la en re­fe­rén­dum, y con­tó con el res­pal­do, en­tre otros, de la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa pro­tes­tan­te, el Par­ti­do So­cia­lis­ta y agru­pa­cio­nes prohi­bi­cio­nis­tas, al­gu­nas de mu­je­res, que en 1917 to­da­vía no te­nían de­re­cho al vo­to.

La es­pe­cia­lis­ta in­di­có que los 16 años en que es­tu­vo vi­gen­te la prohi­bi­ción, en­tre 1918 y 1934, un año des­pués que en Es­ta­dos Uni­dos, en la Is­la se in­ten­si­fi­có “una cul­tu­ra alam­bi­que­ra y even­tual­men­te de un re­cha­zo co­lec­ti­vo a la mis­ma ley que se ha­bía apro­ba­do”.

Pe­ro los de­trac­to­res ha­bían apa­re­ci­do in­clu­so an­tes de que se ce­le­bra­ra aque­lla vo­ta­ción, y esa re­pro­ba­ción pro­ve­nía de al­gu­nos lí­de­res po­lí­ti­cos y, en gran par­te, de co­mer­cian­tes que veían la prohi­bi­ción co­mo una ame­na­za pa­ra la eco­no­mía de sus ne­go­cios.

CIEN AÑOS DES­PUÉS, EL MIS­MO AR­GU­MEN­TO. A pe­sar de la gran dis­tan­cia en el tiem­po, los re­cla­mos de em­pre­sa­rios, lí­de­res cul­tu­ra­les, de­por­ti­vos, y de al­gu­nos po­lí­ti­cos, en­tre ellos al­cal­des y le­gis­la­do­res, pa­re­cen un cal­co de aque­llos que se es­gri­mían a prin­ci­pios del si­glo 20 y du­ran­te los 16 años que du­ró la ve­da to­tal pa­ra las be­bi­das em­bria­gan­tes.

Tan­to se pa­re­cen que el ar­gu­men­to de que la prohi­bi­ción afec­ta la eco­no­mía es el mis­mo que ha con­se­gui­do los po­cos cam­bios que se le han rea­li­za­do a la apli­ca­ción de la ley se­ca du­ran­te los even­tos elec­to­ra­les, co­mo per­mi­tir la ven­ta y con­su­mo en lu­ga­res tu­rís­ti­cos.

In­clu­so, en 2005, pa­ra de­fen­der su pro­pues­ta le­gis­la­ti­va, el en­ton­ces re­pre­sen­tan­te no­vo­pro­gre­sis­ta Nor

man Ra­mí­rez ase­gu­ró que una en­mien­da co­mo la que él pro­po­nía –re­du­cir el ho­ra­rio de apli­ca­ción de 2:00 de la ma­ña­na a 3:00 de la tar­de– be­ne­fi­cia­ría la ya en­ton­ces mal­tre­cha eco­no­mía del país.

“En­ten­de­mos que la me­di­da aquí pro­pues­ta ayu­da a in­cen­ti­var la in­dus­tria del tu­ris­mo, así co­mo la eco­no­mía del país, en una épo­ca en la cual Puer­to Ri­co atra­vie­sa una cri­sis fis­cal”, di­jo en aquel mo­men­to el le­gis­la­dor. Su pro­yec­to no fue apro­ba­do. En 2008, los re­pre­sen­tan­tes no­vo­pro­gre­sis­tas Jen­nif­fer Gon­zá­lez y

Pe­dro Cin­trón ra­di­ca­ron otra me­di­da pa­ra ex­cluir va­rias ins­ta­la­cio­nes co­mo los co­li­seos de Puer­to Ri­co y Ro­ber­to Cle­men­te y el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de la apli­ca­ción de la prohi­bi­ción du­ran­te even­tos elec­to­ra­les.

En ese ca­so, el pro­yec­to lo­gró la apro­ba­ción en la Cá­ma­ra y lue­go en el Se­na­do. Pe­ro ese cuer­po her­mano le in­cor­po­ró en­mien­das que lue­go no ob­tu­vie­ron el fa­vor de la ma­yo­ría de los re­pre­sen­tan­tes. Fue, co­mo tan­tos otros du­ran­te la pa­sa­da dé­ca­da, un in­ten­to in­fruc­tuo­so.

GRÁ­FI­CA:

EL NUE­VO DÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.