“Mi ob­je­ti­vo es que en los pró­xi­mos sie­te años Puer­to Rico es­té en­tre los pri­me­ros 20 paí­ses del mun­do en in­no­va­ción”

Apues­ta al au­ge en STEM co­mo mo­tor pa­ra im­pul­sar la economía y el de­sa­rro­llo lo­cal

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - Ma­rian Díaz mdiaz1@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @ma­rian­diaz­ro­dri

En mo­men­tos en que pri­ma la mi­gra­ción y Puer­to Rico lu­cha por sa­lir del ato­lla­de­ro fis­cal y eco­nó­mi­co, la in­ge­nie­ra Lucy Cres­po, prin­ci­pal ofi­cial eje­cu­ti­va (CEO) del Fi­dei­co­mi­so de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de Puer­to Rico, apues­ta al im­pul­so de la cien­cia y la tec­no­lo­gía y a la co­mer­cia­li­za­ción de in­ves­ti­ga­cio­nes de vanguardia co­mo vehícu­lo pa­ra lo­grar el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la economía y la crea­ción de nue­vos em­pleos. Su ver­da­de­ro nom­bre es Luz Ai­da Cres­po Va­len­tín, pe­ro des­de el ter­cer gra­do to­dos la lla­man Lucy. Has­ta mar­zo de 2013 fue la ge­ren­te ge­ne­ral de la división de Ne­go­cios de Hew­lett-Pac­kard (HP) Puer­to Rico, don­de tra­ba­jó por 31 años; en el año 2000 se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en pre­si­dir la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les de Puer­to Rico, des­de don­de ba­ta­lló por la per­ma­nen­cia de las com­pa­ñías 936; y fue miem­bro de la Jun­ta Ase­so­ra de Ma­nu­fac­tu­ra du­ran­te la go­ber­na­ción de Luis For­tu­ño. En los años en que es­tu­dia­ba In­ge­nie­ría In­dus­trial en el Re­cin­to Uni­ver­si­ta­rio de Mayagüez (RUM) de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico, su me­ta era ter­mi­nar su ba­chi­lle­ra­to pa­ra ir­se a Es­ta­dos Uni­dos a tra­ba­jar. Así cre­ce­ría pro­fe­sio­nal­men­te. Pe­ro la vi­da le de­pa­ró otro des­tino, se que­dó en su Agua­di­lla na­tal y des­de allí es­ca­ló al­tos pues­tos di­rec­ti­vos con los que ja­más so­ñó. Aho­ra, al con­ver­tir­se en la CEO del Fi­dei­co­mi­so, es la pri­me­ra vez que tra­ba­ja fue­ra de su pue­blo, aun­que se­ña­la en­tre bro­mas que “co­mo cual­quier uni­ver­si­ta­rio”, re­gre­sa a su ho­gar “los fi­nes de se­ma­na”. Su pro­ge­ni­to­ra, Con­fe­so­ra Va­len­tín, es su apo­yo y fuente de ins­pi­ra­ción. Con ella com­par­te mu­chas afi­cio­nes, co­mo via­jar, te­jer y bor­dar. Aman­te de la tec­no­lo­gía, se de­fi­ne co­mo “te­chi y tre­ki”, ya que es fa­ná­ti­ca de “Star Trek”, y a ve­ces se en­tre­tie­ne ha­cien­do pá­gi­nas web, crean­do al­gún soft­wa­re o ju­gan­do con una im­pre­so­ra tri­di­men­sio­nal que se re­ga­ló. ¿Qué la mo­ti­vó a de­jar el re­ti­ro y mu­dar­se al área me­tro­po­li­ta­na pa­ra di­ri­gir el Fi­dei­co­mi­so? Cuan­do me lla­ma­ron, mi res­pues­ta fue par­ca. Di­je que no creía que eso fue­ra po­si­ble por­que es­ta­ba tran­qui­la vi­vien­do en Agua­di­lla. A los me­ses, me vol­vie­ron a lla­mar. Los que me co­no­cen sa­ben que amo mu­cho a mi país y de la im­por­tan­cia que le doy a que en Puer­to Rico ha­ya tra­ba­jo. Eso me preo­cu­pa. Lo ha­blé con

Do­min­go, 27 de mar­zo de 2016 mami; otra per­so­na que tu­vo un gran im­pac­to en la de­ci­sión fue mi her­mano Germán Cres­po. Él y mi cu­ña­da My­riam Mo­ra­les son tre­men­do apo­yo pa­ra mí. Siem­pre ha­ce­mos nues­tras va­ca­cio­nes jun­tos y él, ade­más, me ayu­da mu­chí­si­mo con el asun­to de la ca­sa en Agua­di­lla, aho­ra que nos mu­da­mos mami y yo al área me­tro. Acep­té por­que sen­tí que po­día ha­cer una con­tri­bu­ción. ¿Por qué se ha que­da­do en Puer­to Rico si des­de que es­ta­ba en la uni­ver­si­dad que­ría tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos? Mi plan era gra­duar­me e ir­me. Pa­ra ese tiem­po Hew­lett- Pac­kard es­ta­ba lle­gan­do a Puer­to Rico y una ge­ren­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos me vio en una char­la que di co­mo es­tu­dian­te y me pi­dió que fue­ra a en­tre­vis­ta. Re­sul­tó que fui la pri­me­ra es­tu­dian­te re­clu­ta­da del RUM en Hew­lett-Pac-

kard. Co­men­cé a tra­ba­jar al día si­guien­te de mi gra­dua­ción. Ha­bía co­mo 80 per­so­nas en la plan­ta. Em­pe­cé co­mo in­ge­nie­ra de pro­ce­sos, fui su­bien­do de pues­tos; fui ge­ren­te de pro­duc­ción don­de era la úni­ca mu­jer en el staff, lue­go tra­ba­jé en la in­tro­duc­ción de nue­vos pro­duc­tos y en el de­sa­rro­llo de es­tra­te­gias de ne­go­cio, que fue lo que más me en­can­tó por­que era traer nue­vas ac­ti­vi­da­des de ne­go­cio pa­ra Puer­to Rico. Fui, tam­bién, ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Unix Amé­ri­ca La­ti­na, y apren­dí a tra­ba­jar en ven­tas, mercadeo y ope­ra­cio­nes en mer­ca­dos co­mo Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Mia­mi. Tu­ve la for­tu­na de desa­rro­llar­me en dis­tin­tos ro­les y cre­cer en una mis­ma com­pa­ñía. Fui ge­ren­te ge­ne­ral por 20 años y cuan­do tie­nes ese ti­po de ex­pe­rien­cias, no tie­nes por qué ir­te.

¿Por qué se re­ti­ró de Hew­lett-Pac­kard?

La ma­yo­ría de los com­pa­ñe­ros que en­tra­ron con­mi­go se es­ta­ban ju­bi­lan­do. Hew­lett es­ta­ba en­tran­do en una nue­va fa­se, y pen­sé que era el mo­men­to de sa­lir. A mí me en­can­ta via­jar y que­ría te­ner el tiem­po pa­ra ha­cer las co­sas que me gus­tan.

Cres­po ha vi­vi­do mon­ta­da en un avión, de­fen­dien­do los em­pleos de Puer­to Rico, ges­tan­do nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio pa­ra la Is­la, o sim­ple­men­te va­ca­cio­nan­do. Tan­to ha via­ja­do, que la lí­nea aé­rea Delta le en­vió ha­ce va­rios años una no­ti­fi­ca­ción in­for­mán­do­le que era la pri­me­ra mu­jer en Puer­to Rico que al­can­za­ba un mi­llón de mi­llas vo­lan­do con la com­pa­ñía. “Ya ten­go co­mo tres mi­llo­nes de mi­llas”, ma­ni­fes­tó en­tre ri­sas. “Me re­ti­ré y a la se­ma­na nos fui­mos mami y yo de cru­ce­ro. Ha­bía si­tios que no ha­bía ido nun­ca y que soñaba con vi­si­tar, co­mo Ma­chu Pic­chu en Pe­rú. Soy as­má­ti­ca y ese via­je era un re­to. Nos fui­mos, lue­go, un mes a Chi­na y a va­rios paí­ses de Asia. Hi­ci­mos mu­chí­si­mas co­sas, co­sas que no ha­bía he­cho, hi­ce tam­bién mu­cho ser­vi­cio so­cial, co­mo dar char­las a mu­je­res pa­ra que to­men con­trol de su vi­da pro­fe­sio­nal. Me en­can­ta, tam­bién, la tec­no­lo­gía, me apa­sio­na, siem­pre es­toy le­yen­do del te­ma, y me enamo­ré del ‘3-D printing’ (im­pre­so­ra tri­di­men­sio­nal), me com­pré una y me pu­se a prac­ti­car en Agua­di­lla”.

¿Có­mo en­con­tró al Fi­dei­co­mi­so cuan­do lle­gó? ¿Qué pa­só con las de­man­das que hu­bo el cua­trie­nio pa­sa­do en la jun­ta de di­rec­to­res?

Cuan­do yo lle­gué, las de­man­das se ha­bían re­suel­to, Iván Ríos (Me­na, prin­ci­pal ofi­cial de Ope­ra­cio­nes del Fi­dei­co­mi­so y quien fun­gía co­mo director in­te­ri­no) se en­car­gó de tra­ba­jar­las an­tes que yo lle­ga­ra. Yo no tu­ve que per­der tiem­po en esas co­sas que qui­tan tiem­po y pu­di­mos con­cen­trar­nos en di­se­ñar el plan de tra­ba­jo. Es­tu­vi­mos dos se­ma­nas es­cri­bien­do el plan, des­de las 8:00 de la ma­ña­na has­ta las 4:00 de la tar­de, co­rri­do. Fue un es­fuer­zo bien am­plio, en­tre­vis­tan­do a mu­cha gen­te, un pro­ce­so in­clu­si­vo. Lo tra­ba­ja­mos en­tre Iván (Ríos Me­na), la doc­to­ra Greet­chen Díaz, quien es la di­rec­to­ra del pro­gra­ma de sub­ven­cio­nes, Gil­ber­to Már­quez, que es ase­sor del Fi­dei­co­mi­so, y yo. De ese plan de tra­ba­jo, sa­lió la mi­sión del Fi­dei­co­mi­so, que es in­ver­tir, fa­ci­li­tar y desa­rro­llar las ca­pa­ci­da­des que ade­lan­ten la economía de Puer­to Rico y el bie­nes­tar de sus ciu­da­da­nos me­dian­te em­pre­sas ba­sa­das en la in­no­va­ción, la cien­cia, tec­no­lo­gía y su ba­se in­dus­trial.

¿De qué for­ma vi­sua­li­za que el Fi­dei­co­mi­so de Cien­cia y Tec­no­lo­gía pue­de con­tri­buir al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co?

Te­ne­mos sie­te ini­cia­ti­vas, en­tre ellas, es­ta­ble­cer un con­sor­cio de in­ves­ti­ga­ción clí­ni­ca en Puer­to Rico. Ya te­ne­mos la ofi­ci­na y al director, es­ta­mos con­tra­tan­do al res­to del per­so­nal. Ya han lle­ga­do 12 opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes clínicas. De esas, he­mos acep­ta­do dos in­ves­ti­ga­cio­nes. Se es­tá cons­tru­yen­do el edi­fi­cio de Cien­cias Am­bien­ta­les, es­ta­mos en la bús­que­da de un desa­rro­lla­dor maes­tro con ex­pe­rien­cia en la cons­truc­ción de par­ques cien­tí­fi­cos. Ya sa­lió el RFP (la so­li­ci­tud de pro­pues­tas), es­ta­mos ha­blan­do con desa­rro­lla­do­res en Es­ta­dos Uni­dos y en otras par­tes del mun­do. En ve­rano es­pe­ra­mos se­lec­cio­nar al desa­rro­lla­dor, mien­tras tan­to, es­ta­mos en­tre­vis­tan­do a clien­tes po­ten­cia­les pa­ra fa­ci­li­tar el pro­yec­to. Es­to va a ser una ciu­dad vi­va, con es­cue­las, ho­te­les, don­de la gen­te tra­ba­je, vi­va y se di­vier­ta. Otra ini­cia­ti­va es Pa­ra­llel 18, una ace­le­ra­do­ra pa­ra em­pre­sas emer­gen­tes que re­ci­bió más de 400 so­li­ci­tu­des de dis­tin­tas par­tes del mun­do. Se se­lec­cio­na­ron 38, 12 de ellas de Puer­to Rico. Me lle­na de re­go­ci­jo por­que es­ta­mos abrien­do opor­tu­ni­da­des que van a for­ta­le­cer el eco­sis­te­ma em­pre­sa­rial. Es­ta­mos yen­do a las uni­ver­si­da­des pa­ra ha­blar de em­pre­sa­ris­mo, son gra­ni­tos de are­na que po­ne­mos en el Fi­dei­co­mi­so en co­la­bo­ra­ción con otras en­ti­da­des.

En nues­tras uni­ver­si­da­des se ha­ce in­ves­ti­ga­ción, pe­ro muy po­ca se co­mer­cia­li­za. ¿Por qué cree que eso ocu­rre y có­mo pue­de ayu­dar el Fi­dei­co­mi­so a que más de esas in­no­va­cio­nes lle­guen al mer­ca­do?

La car­te­ra de ser­vi­cios que es­tá ofre­cien­do el Fi­dei­co­mi­so es am­plia. Ayu­da­mos a pa­ten­tar, a ha­cer el li­cen­cia­mien­to o a ven­der esa pa­ten­te, y si fue­ra el ca­so, a ha­cer un spin-off. Has­ta el año 2010 la Ley de Éti­ca no fa­ci­li­ta­ba que los in­ves­ti­ga­do­res pu­die­ran co­mer­cia­li­zar sus in­ven­cio­nes por­que re­pre­sen­ta­ba un con­flic­to de in­te­rés. La ley cam­bió y, por ejem­plo, en Cien­cias Mo­le­cu­la­res ya hay de 10 a 12 in­ves­ti­ga­do­res crean­do sus pro­pias com­pa­ñías. Que­re­mos tra­ba­jar con to­das las uni­ver­si­da­des pa­ra po­ten­ciar sus in­ves­ti­ga­cio­nes a tra­vés de la co­mer­cia­li­za­ción. Eso es lo que ha­cen en otros

lu­ga­res, co­mo en el Re­search Trian­gle Park en Ca­ro­li­na del Nor­te, y es lo que am­bi­cio­na­mos crear aquí. Des­de el ve­rano pa­sa­do, tam­bién es­ta­mos pa­rean­do fon­dos con pro­gra­mas de SBA (Ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral de Pe­que­ños Ne­go­cios), di­ri­gi­dos a la in­no­va­ción y a la co­mer­cia­li­za­ción. Esa es la di­rec­ción en la que va­mos. Siem­pre hay que ha­cer in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, por­que es la ba­se, pe­ro ne­ce­si­ta­mos ba­lan­cear eso con la co­mer­cia­li­za­ción.

Con tan­ta emi­gra­ción, ¿cree que Puer­to Rico aún tie­ne el ta­len­to téc­ni­co y el re­cur­so hu­mano pa­ra im­pul­sar in­dus­trias ba­sa­das en STEM (acró­ni­mo en in­glés pa­ra cien­cias, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas)?

La pro­yec­ción es que en los pró­xi­mos seis años ha­brá seis mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo adi­cio­na­les en STEM, se­gún las es­ta­dís­ti­cas del De­par­ta­men­to del Tra­ba­jo fe­de­ral. El Fi­dei­co­mi­so tie­ne que co­mu­ni­car eso y co­la­bo­rar con di­ver­sas en­ti­da­des pa­ra fo­men­tar que se si­gan crean­do cu­rrícu­los en esas cua­tro áreas. Te­ne­mos el re­to de lo­grar que más ni­ñas quie­ran es­tu­diar es­tas dis­ci­pli­nas. Hay es­tu­dios que di­cen que pier­den el in­te­rés por las cien­cias y las ma­te­má­ti­cas en la ado­les­cen­cia; y a ni­vel pro­fe­sio­nal, la mu­jer ocu­pa so­lo el 25% de esos pues­tos. En Puer­to Rico te­ne­mos que tra­ba­jar en esas áreas, eso nos per­mi­ti­rá pre­pa­rar gen­te en lo que tie­ne de­man­da. La gen­te que sa­be de “da­ta mi­ning” o son “da­ta scien­tists” no dan abas­to, tie­nen mu­cho tra­ba­jo. El pro­fe­sio­nal, en vez de ir­se de Puer­to Rico, de­be readies­trar­se, ex­plo­rar opor­tu­ni­da­des de em­pren­di­mien­to y en­fo­car en STEM. Hoy se ha­ce más fá­cil ha­cer­lo por­que exis­ten pla­ta­for­mas con cu­rrícu­los com­ple­tos o ví­deos con te­mas que nun­ca pen­sas­te, co­mo lo son Cour­se­ra.org o Khan Aca­demy. Los pro­fe­sio­na­les tie­nen que en­ten­der que el me­jo­ra­mien­to pro­fe­sio­nal es con­ti­nuo y que hay que readies­trar­se.

¿Cuál es el pre­su­pues­to del Fi­dei­co­mi­so y cuán­tos em­plea­dos tie­ne? Con la cri­sis fis­cal y los re­cor­tes en el pre­su­pues­to gu­ber­na­men­tal, ¿se ha afec­ta­do la ope­ra­ción?

El Fi­dei­co­mi­so re­ci­be fon­dos de la Ley 154 de 2010, co­no­ci­da co­mo la Ley del Im­pues­to a las Fo­rá­neas, y del re­ba­te que en­vía Es­ta­dos Uni­dos al Go­bierno de Puer­to Rico por el ar­bi­trio del ron. En to­tal, el pre­su­pues­to anual es de $20 mi­llo­nes y hay 15 em­plea­dos. So­mos po­cos, pe­ro la in­ten­ción no es du­pli­car pues­tos, sino asu­mir el li­de­ra­to y ase­gu­rar­nos de que el plan se eje­cu­te. Es­ta­mos di­ver­si­fi­can­do las fuen­tes de fon­dos, a tra­vés de fun­da­cio­nes y de la co­la­bo­ra­ción con otras or­ga­ni­za­cio­nes. So­mos una en­ti­dad sin fi­nes de lu­cro con una jun­ta de di­rec­to­res, don­de la ma­yo­ría de sus miem­bros, seis, pro­vie­nen del sec­tor pri­va­do y cin­co son del Go­bierno.

En tiem­pos re­cien­tes, se ha co­men­za­do a con­cien­ciar en la im­por­tan­cia de que más fé­mi­nas ocu­pen pues­tos en la al­ta ge­ren­cia. Us­ted, no so­lo lo ha he­cho en el cam­po de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, sino tam­bién di­ri­gió una en­ti­dad em­pre­sa­rial, que tra­di­cio­nal­men­te ha si­do do­mi­na­da por hom­bres. ¿Có­mo lo ha lo­gra­do?

Yo ten­go un man­tra: “No so­bre­vi­ve el más fuerte ni el más in­te­li­gen­te, sino el que se adap­te más rá­pi­do a los cam­bios”. Una vez le es­cu­ché de­cir a la doc­to­ra en lo­go­te­ra­pia Cris­ti­na Ba­tis­ta, que uno no con­tro­la lo que otros pien­san de ti ni pue­des ha­cer que pien­sen di­fe­ren­te, pe­ro sí pue­des con­tro­lar có­mo eso te im­pac­ta. So­bre la pre­si­den­cia de los In­dus­tria­les, cuan­do me in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par en la jun­ta re­pre­sen­tan­do al sec­tor de la elec­tró­ni­ca, ha­bía otra mu­jer que fue pio­ne­ra, Carmen María Ro­sa, presidenta y fun­da­do­ra de An­ti­lles Elec­tro­pla­ting, que me ins­pi­ró por su com­pro­mi­so, li­de­raz­go y en­tu­sias­mo. Lue­go, es­tu­ve en el co­mi­té eje­cu­ti­vo co­mo vi­ce­pre­si­den­ta de In­dus­trias Fo­rá­neas y a los dos años me pro­pu­sie­ron pa­ra presidenta. Yo te ten­go que de­cir que eso era bien fuerte. En ese mo­men­to, te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de ma­ne­jar la ope­ra­ción de Amé­ri­ca La­ti­na y te­nía que pe­dir per­mi­so a la com­pa­ñía. Lo me­di­té y pen­sé que ha­bían pa­sa­do 75 años des­de la fun­da­ción de los In­dus­tria­les; ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de rom­per mol­des, era tiem­po de que hu­bie­ra una mu­jer en la pre­si­den­cia. Fue una ex­pe­rien­cia de la que no me arre­pien­to.

¿Cree que Puer­to Rico pue­de me­jo­rar el ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad en un fu­tu­ro cer­cano?

En el in­for­me del World Eco­no­mic Forum so­bre Com­pe­ti­ti­vi­dad Glo­bal, Puer­to Rico es­tá en el lu­gar 30 y en el pi­lar de in­no­va­ción ocu­pa el nú­me­ro 28. Mi ob­je­ti­vo es que en los pró­xi­mos sie­te años Puer­to Rico es­té en­tre los pri­me­ros 20 paí­ses del mun­do en in­no­va­ción. Que la gen­te vea que la pro­pie­dad in­te­lec­tual pue­de cam­biar al País, que hay que co­mer­cia­li­zar más. Hay que apos­tar­le a eso pa­ra cre­cer la economía y ge­ne­rar nue­vos em­pleos.

¿Le preo­cu­pa lo que pue­da pa­sar con el Fi­dei­co­mi­so en enero de 2017 cuan­do en­tre un nue­vo go­ber­na­dor?

So­mos una cor­po­ra­ción sin fi­nes de lu­cro. El re­sul­ta­do de las elec­cio­nes es irre­le­van­te. Lo que a Puer­to Rico le ha­ce fal­ta es in­cen­ti­var el de­sa­rro­llo de las cien­cias y la tec­no­lo­gía, la in­ves­ti­ga­ción, la co­mer­cia­li­za­ción, le­jos de co­lo­res po­lí­ti­cos. Y en eso es que es­ta­mos con­cen­tran­do los es­fuer­zos.

Lucy Cres­po bus­ca desa­rro­llar el em­pre­sa­ris­mo en Puer­to Rico a tra­vés del Fi­dei­co­mi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.