El pri­mer es­ca­lón

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - Ben­ja­mín To­rres Go­tay Pe­rio­dis­ta ben­ja­min.to­rres@gfrme­dia.com Twit­ter.com/To­rre­sGo­tay

Va a pa­sar al­gún tiem­po, qui­zás unos años, pa­ra que aquí po­da­mos en­ten­der en to­das sus di­men­sio­nes lo que es­tá a pun­to de ocu­rrir en Puer­to Rico con la pro­ba­ble apro­ba­ción de par­te del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos de un lla­ma­do “plan de res­ca­te” que al­te­ra dra­má­ti­ca­men­te la ma­ne­ra en que se ha go­ber­na­do aquí por seis dé­ca­das, có­mo se pien­sa en nues­tra re­la­ción con Was­hing­ton y qué idea te­ne­mos los puer­to­rri­que­ños de no­so­tros mis­mos co­mo en­tes ca­pa­ces de de­ci­dir y de res­pon­der.

Los he­chos en sí son lo su­fi­cien­te­men­te dra­má­ti­cos: el Co­mi­té de Re­cur­sos Na­tu­ra­les de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne ju­ris­dic­ción so­bre los te­rri­to­rios, con­si­de­ra a los po­lí­ti­cos lo­ca­les in­ca­pa­ces de re­sol­ver la cri­sis fis­cal que ha pues­to en ja­que la via­bi­li­dad mis­ma de un es­ta­do puer­to­rri­que­ño y ha pro­pues­to la crea­ción de una jun­ta de su­per­vi­sión de la que es­pe­ran pue­da iden­ti­fi­car e im­plan­tar las so­lu­cio­nes que no­so­tros no he­mos po­di­do, o que­ri­do, en­con­trar.

Lo que es­tá de­trás de los he­chos es más dra­má­ti­co to­da­vía.

Es el cur­so na­tu­ral de los pue­blos, co­mo el de las per­so­nas, cre­cer, ma­du­rar y al­can­zar su au­to­de­ter­mi­na­ción. En el ca­so de Puer­to Rico, ha­bía fun­da­men­tal­men­te dos vías de au­to­de­ter­mi­na­ción: la es­ta­di­dad fe­de­ra­da o la in­de­pen­den­cia en cual­quie­ra de sus for­mas. Se pro­po­ne aquí in­te­rrum­pir ese pro­ce­so. Lo que se avan­zó en ma­te­ria de go­bierno pro­pio con la crea­ción del Es­ta­do Li­bre Aso­cia­do (ELA) en 1952, po­co era, pe­ro al­go era, des­apa­re­ce­ría.

Es­ta­ría­mos de re­gre­so al pri­mer es­ca­lón. El país, pa­ra to­dos los efec­tos, co­mo ve­rán al leer la pro­pues­ta, se­ría go­ber­na­do por la jun­ta.

Vea­mos al­gu­nas de las dis­po­si­cio­nes de la pro­pues­ta con­gre­sio­nal y en­ten­da­mos cuán pro­fun­da es la sa­cu­di­da que se le quie­re dar al Puer­to Rico que co­no­ce­mos.

El go­ber­na­dor que eli­ja­mos den­tro de po­co me­nos de ocho me­ses ten­dría un asien­to en la jun­ta, pe­ro sin vo­to. La Le­gis­la­tu­ra per­de­ría su fa­cul­tad de ser el ár­bi­tro fi­nal en la con­fec­ción de pre­su­pues­tos. El go­ber­na­dor elec­to por los puer­to­rri­que­ños ten­dría que so­me­ter el pre­su­pues­to a la jun­ta, cu­yos miem­bros son de­sig­na­dos por un pre­si­den­te por el cual no vo­ta­mos, y so­lo si la jun­ta lo aprue­ba pa­sa­ría a la con­si­de­ra­ción de la Le­gis­la­tu­ra, que, por su­pues­to, no po­dría vol­ver a mo­di­fi­car­lo. De lo con­tra­rio, la jun­ta mis­ma di­se­ña el pre­su­pues­to.

Al go­ber­na­dor y a la Le­gis­la­tu­ra se les prohí­be apro­bar o pro­mo­ver cual­quier ley, po­lí­ti­ca o re­gla­men­to que apli­que a la jun­ta, que, en cam­bio, pue­de or­de­nar ajus­tes en las po­lí­ti­cas de per­so­nal y ad­mi­nis­tra­ti­vas a to­dos los ni­ve­les en las agen­cias del Go­bierno de Puer­to Rico, cam­biar sus es­truc­tu­ras y pro­mo­ver y ad­mi­nis­trar ini­cia­ti­vas di­ri­gi­das a fo­men­tar la efi­cien­cia, la pro­duc­ti­vi­dad y el aho­rro.

Los je­fes de agen­cia, in­clu­yen­do los miem­bros del Ga­bi­ne­te cons­ti­tu­cio- nal, de­ja­rán de ren­dir cuen­tas al go­ber­na­dor; las rendirán a la jun­ta, que pue­de mul­tar­los si no cum­plen con las di­rec­tri­ces.

Ya las le­yes no se­rán apro­ba­das co­mo se aprue­ban aho­ra, sino de es­ta ma­ne­ra: des­pués de apro­ba­da y fir­ma­da por el go­ber­na­dor, pa­sa a exa­men de la jun­ta, que si di­ce que, por ra­zo­nes pre­su­pues­ta­rias, la ley no va, pues la ley no va. La Cons­ti­tu­ción de Puer­to Rico, que se su­po­ne sea la má­xi­ma ley aquí, es cla­ra en que las le­yes son le­yes cuan­do las aprue­ba la Le­gis­la­tu­ra y las fir­ma el go­ber­na­dor. Pe­ro la Cons­ti­tu­ción de­ja­ría de va­ler lo que pue­da va­ler cuan­do la jun­ta es­té en fun­cio­nes.

La jun­ta, ade­más, apro­ba­rá to­das las con­tra­ta­cio­nes en el Go­bierno de Puer­to Rico. Los prés­ta­mos, por su­pues­to, que­dan prohi­bi­dos a me­nos que la jun­ta los aprue­be y, si los apro­ba­ra, el mon­to de ese prés­ta­mo pa­sa a una cuen­ta en con­trol de la jun­ta, que li­be­ra­rá los fon­dos de acuer­do con su cri­te­rio. Tam­bién vie­ne en­tre las pre­rro­ga­ti­vas de la jun­ta un gol­pe, du­ro e in­me­re­ci­do, a la ju­ven­tud: la dis­po­si­ción de que a los me­no­res de 25 años no hay que pa­gar­les el sa­la­rio mí­ni­mo fe­de­ral de $7.25 la ho­ra.

En el can­den­te te­ma de la deu­da, la jun­ta per­mi­ti­ría ne­go­cia­cio­nes vo­lun­ta­rias con los acree­do­res, que es, de he­cho, lo mis­mo que hay aho­ra y que, sal­vo en la Au­to­ri­dad de Ener­gía Eléc­tri­ca (AEE), no ha da­do re­sul­ta­do.

Pe­ro si des­pués de que se ha­gan au­di­to­rías prác­ti­ca­men­te de cuan­ta cuen­ta hay en el Go­bierno de Puer­to Rico la jun­ta en­tien­de que, en efec­to, ha­ce fal­ta re­es­truc­tu­rar deu­da, pue­de for­zar a los acree­do­res a ne­go­ciar.

Lo que cir­cu­ló el vier­nes es un bo­rra­dor. Pue­de, y se­gu­ra­men­te se­rá mo­di­fi­ca­do. Pe­ro no de­ja de ser es­pe­luz­nan­te al ni­vel de la in­ter­ven­ción que al­gu­nos miem­bros del Con­gre­so sien­ten que ne­ce­si­ta Puer­to Rico. No hay que ser in­ge­nuo. Mu­cho de lo que se pro­po­ne im­plan­tar son me­di­das de sen­ti­do co­mún que ha­ce tiem­po de­bi­mos im­plan­tar no­so­tros: pre­su­pues­tos ba­lan­cea­dos, pla­nes fis­ca­les a lar­go pla­zo, efi­cien­cia en las ope­ra­cio­nes del Go­bierno, etc. Pe­ro no lo hi­ci­mos.

No fui­mos ca­pa­ces de pre­ver, mu­cho me­nos evi­tar, el co­lap­so de las fi­nan­zas pú­bli­cas. Aun­que de­cir “no fui­mos” no es, en reali­dad, del to­do pre­ci­so. Los que de ver­dad fue­ron, los que lle­va­ron al país a es­ta co­yun­tu­ra tan des­gra­cia­da, son los dos par­ti­dos que nos han go­ber­na­do siem­pre y los que vo­ta­ron por ellos.

Cau­sa una tre­men­da tris­te­za el que ha­ya­mos lle­ga­do a es­to. En el fu­tu­ro, los li­bros de his­to­ria se­ña­la­rán es­ta épo­ca co­mo la in­men­sa tra­ge­dia que sin du­das es: el des­plo­me de las fi­nan­zas pú­bli­cas hi­zo des­plo­mar­se con­si­go al es­ta­do de de­re­cho de­mo­crá­ti­co y al or­den cons­ti­tu­cio­nal.

El Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos nun­ca re­nun­ció a sus po­de­res ple­na­rios so­bre Puer­to Rico. En el ejer­ci­cio de di­chos po­de­res ple­na­rios, au­to­ri­zó en 1952 la apro­ba­ción de una Cons­ti­tu­ción y go­bierno lo­ca­les. En el ejer­ci­cio, otra vez, de di­chos po­de­res ple­na­rios, pro­po­ne aho­ra in­va­li­dar di­cha cons­ti­tu­ción y re­du­cir tre­men­da­men­te el ra­dio de ac­ción del go­bierno lo­cal.

El que da y qui­ta, nos de­cían cuan­do ni­ños, con el dia­blo se des­qui­ta, pe­ro eso es­tá por ver­se. Lo que ya se ve es es­to: un enor­me cam­bio de pa­ra­dig­ma en el siem­pre com­pli­ca­do de­ve­nir de la re­la­ción en­tre Puer­to Rico y Es­ta­dos Uni­dos, cu­yas con­se­cuen­cias más pro­fun­das to­da­vía no po­de­mos ni ima­gi­nar.

“Lo que se avan­zó en ma­te­ria de go­bierno pro­pio con la crea­ción del Es­ta­do Li­bre Aso­cia­do (ELA) en 1952, po­co era, pe­ro al­go era, des­apa­re­ce”

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.