Con­se­je­ra de la fe­li­ci­dad

Al ce­le­brar 40 años de dar ser­vi­cios de orien­ta­ción y con­se­je­ría, Nil­dín Co­mas afir­ma que la fe­li­ci­dad es una po­si­bli­dad, no una qui­me­ra

El Nuevo Día - - VIVIR A PLENITUD - Mil­dred Ri­ve­ra Ma­rre­ro Ri­ve­ra­mil­dred56@gmail.com Twit­ter: @mil­dred­dri­ve­ra

Una va­lo­ra­ción ne­ga­ti­va de sí mis­ma fue la cla­ve pa­ra que Nil­dín Co­mas Ma­tos ini­cia­ra el ca­mino de la bús­que­da de la fe­li­ci­dad, una ru­ta que ayu­da a de­fi­nir pa­ra y junto a las per­so­nas que orien­ta.

Pro­ba­ble­men­te, quie­nes la han vis­to en la te­le­vi­sión por las pa­sa­das dos dé­ca­das, o han re­ci­bi­do los ser­vi­cios de con­se­je­ría a lo lar­go de los 40 años que lle­va ejer­cien­do su pro­fe­sión, no ima­gi­nan el prin­ci­pio de to­do: una in­sa­tis­fac­ción con ella mis­ma.

Cuen­ta que la des­cu­brió el día que la pre­sen­ta­ron co­mo di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Orien­ta­ción y Con­se­je­ría del en­ton­ces Co­le­gio Uni­ver­si­ta­rio Tec­no­ló­gi­co de Ba­ya­món. No tu­vo quí­mi­ca con al­gu­nas de las per­so­nas que la pre­sen­ta­ron y cuan­do sa­lió de allí hi­zo una in­tros­pec­ción bus­can­do la ra­zón de aquel sen­ti­mien­to y vi­si­tó a un ami­go si­có­lo­go.

“Al­go pa­só allí que des­cu­brí que yo no era fe­liz y que te­nía un pro­ble­món con mi au­to­es­ti­ma. He es­ta­do cua­ren­ta años di­cién­do­le a la gen­te que pa­ra ser fe­liz no hay que reír­se a car­ca­ja­das o dar­se cua­tro jua­ne­ta­zos, sino que la fe­li­ci­dad se cons­tru­ye”, afir­ma la con­se­je­ra.

De he­cho, su in­cur­sión en la te­le­vi­sión fue re­sul­ta­do de otra in­sa­tis­fac­ción. Le gus­ta­ba su tra­ba­jo en la ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, pe­ro que­ría al­go más, que­ría lle­gar a más per­so­nas, ayu­dar en te­mas más pro­fun­dos y tras­cen­den­ta­les. Un día de esos que no fue tan bueno, re­cor­dó un pro­gra­ma que ha­bía vis­to en la te­le­vi­sión en Cos­ta Ri­ca en el que una mu­cha­cha ofre­cía con­se­jos. “Ella te­nía al­go que yo no te­nía por­que era be­lla. Pe­ro yo te­nía el don de la pa­la­bra”, así que se ani­mó y esa no­che es­cri­bió una pro­pues­ta pa­ra ha­cer un pro­gra­ma de te­le­vi­sión y al día si­guien­te lo en­vío al Ca­nal 6 junto con un cas­set­te que ha­bía gra­ba­do so­bre la au­to­es­ti­ma. Se lo en­vió al en­ton­ces pre­si­den­te, Jor­ge In­ser­ni, y es­te la lla­mó esa mis­ma no­che pa­ra ci­tar­la. Unas 24 ho­ras más tar­de es­ta­ba con­tra­ta­da pa­ra co­men­zar el pro­gra­ma “Es­ce­na­rio pa­ra la vi­da”, que du­ró cin­co años en el ai­re y a tra­vés del cual lle­gó a to­do Puer­to Rico.

Ya an­tes ha­bía co­la­bo­ra­do en un pro­gra­ma de ra­dio que di­ri­gía la pe­rio­dis­ta Nas­ha Ri­ve­ra en la emi­so­ra 11Q.

Al fi­na­li­zar su es­tan­cia en el ca­nal del go­bierno, co­men­zó el pro­gra­ma “Vi­ven­cias”, en el Ca­nal 13, el cual se trans­mi­tió has­ta el año pa­sa­do.

VO­CA­CIÓN DE SER­VI­CIO. Aho­ra que mi­ra ha­cia atrás, Nil­dín co­nec­ta pun­tos le­ja­nos de su his­to­ria per­so­nal que, jun­tos, re­ve­lan una lí­nea con­ti­nua de vo­ca­ción pa­ra el ser­vi­cio. Mu­cho an­tes de es­tar en ra­dio y te­le­vi­sión, de te­ner una ofi­ci­na pro­pia o de es­cri­bir una so­la lí­nea de los li­bros pu­bli­ca­dos, sien­do muy jo­ven, Nil­dín sin­tió un lla­ma­do en la igle­sia del pue­blo de Ca­bo Ro­jo. A los 18 años, mien­tras es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca en Pon­ce y se hos­pe­da­ba en la Re­si­den­cia de la Her­ma­nas de Fá-

ti­ma, le di­jo a la ma­dre su­pe­rio­ra que que­ría ser mon­ja, as­pi­ra­ción que no evo­lu­cio­nó cuan­do le des­cu­brie­ron cán­cer de ti­roi­des, el pri­me­ro de mu­chos diag­nós­ti­cos mé­di­cos que ha te­ni­do a lo lar­go de su vi­da.

En­ton­ces, en­fo­có su vo­ca­ción en su pro­fe­sión y los con­tra­tiem­pos que ha en­fren­ta­do han es­cul­pi­do una exis­ten­cia de lu­cha y de es­pe­ran­za que se re­fle­jan en to­do lo que ha­ce, in­clu­yen­do los li­bros, los ta­lle­res que ofre­ce en su ofi­ci­na des­de el año pa­sa­do y su pá­gi­na en Fa­ce­book “Mi es­cue­li­ta pa­ra ser fe­liz” .

A sus 68 años, con­ti­núa lu­chan­do pa­ra que esos obs­tácu­los no de­fi­nan su vi­da, pe­ro, en es­ta eta­pa, re­co­no­ce que hay que ha­cer unas ne­go­cia­cio­nes con el uni­ver­so. No pa­ra aban­do­nar los sue­ños y lo que le gus­ta ha­cer, sino pa­ra te­ner la pa­cien­cia de rea­li­zar­lo, a un pa­so más len­to.

“Los ma­yo­res, lo pri­me­ro que tie­nen que tra­ba­jar es con acep­tar el pro­ce­so de cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo. A mí me pa­sa. Los adul­tos ma­yo­res te­ne­mos que acep­tar nues­tras cir­cuns­tan­cias, te­ne­mos que apren­der que, en mi ca­so, lo que yo ha­cía en la compu­tado­ra en un día, aho­ra me to­ma tres días”, ex­pli­ca Nil­dín, quien tie­ne un diag­nós­ti­co de artritis reumatoide.

Pe­ro es­tá muy le­jos de en­gan­char los guan­tes. Co­men­zó a es­cri­bir un nue­vo li­bro, con­ti­núa or­ga­ni­zan­do ta­lle­res y ejer­cien­do la pro­fe­sión en su ca­sa, co­la­bo­ra con un pro­gra­ma ra­dial una vez al mes y se­ma­nal­men­te eli­ge cua­tro o cin­co nú­me­ros de te­lé­fono de su libreta pa­ra lla­mar a al­gu­nas per­so­nas.

Cuan­do se le pre­gun­tó por qué con­ti­núa tan ac­ti­va, di­ce: “Por­que yo ten­go un com­pro­mi­so con la gen­te. ¿Có­mo, si yo des­cu­brí có­mo ser fe­liz, no lo voy a com­par­tir con otros? Yo es­toy con­ven­ci­da de que la au­to­es­ti­ma es el pri­mer pa­so pa­ra ser fe­liz y pa­ra ser pro­duc­ti­vo”.

“He es­ta­do cua­ren­ta años di­cién­do­le a la gen­te que pa­ra ser fe­liz no hay que reír­se a car­ca­ja­das o dar­se cua­tro jua­ne­ta­zos, sino que la fe­li­ci­dad se cons­tru­ye”

NIL­DÍN CO­MAS MA­TOS

Con­se­je­ra

En su afán por al­can­zar la fe­li­ci­dad, Nil­dín Co­mas Ma­tos “no en­gan­cha los guan­tes” pa­ra que otros tam­bién lo lo­gren.

La con­se­je­ra y co­mu­ni­ca­do­ra co­men­zó a es­cri­bir un nue­vo li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.