Im­pul­so pa­ra Ber­nie San­ders

El se­na­dor ga­nó ayer los cau­cus de Alas­ka y Was­hing­ton, aun­que si­gue en des­ven­ta­ja fren­te a Hi­llary Clin­ton

El Nuevo Día - - MUNDIALES -

WAS­HING­TON.- Ber­nie San­ders ga­nó el sá­ba­do los cau­cus en Alas­ka y el es­ta­do de Was­hing­ton, vic­to­rias que él es­pe­ra que le ayu­den a re­cu­pe­rar­se fren­te a Hi­llary Clin­ton, la gran fa­vo­ri­ta pa­ra ob­te­ner la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de­mó­cra­ta.

El se­na­dor por Ver­mont in­ten­ta­ba con­ver­tir el apo­yo in­con­di­cio­nal que tie­ne en­tre los ac­ti­vis­tas li­be­ra­les en fir­mes vic­to­rias en tres es­ta­dos a fin de re­du­cir una bre­cha de 300 de­le­ga­dos ga­na­dos por Clin­ton en el pro­ce­so in­terno. Los dos de­mó­cra­tas tam­bién es­ta­ban com­pi­tien­do en Ha­wái.

San­ders di­ce que la re­gión oes­te de Es­ta­dos Uni­dos lo en­ca­rri­la ha­cia un im­pro­ba­ble triun­fo en la con­tien­da por la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta a la pre­si­den­cia. Sin em­bar­go, pe­se a las vic­to­rias de ayer, Clin­ton per­ma­ne­ce en una po­si­ción mu­cho más fuerte pa­ra que­dar­se con la can­di­da­tu­ra.

Aun así, San­ders di­jo du­ran­te un ani­ma­do ac­to de cam­pa­ña en Ma­di­son, Wis­con­sin, que “sa­bía­mos que las co­sas iban a me­jo­rar a me­di­da que avan­zá­ra­mos ha­cia el oes­te”.

Aun­que San­ders mar­cha cues­ta arri­ba pa­ra lo­grar la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de­mó­cra­ta, una ca­de­na de de­rro­tas de Clin­ton pon­dría de re­lie­ve per­sis­ten­tes vul­ne­ra­bi­li­da­des den­tro de su pro­pio par­ti­do.

San­ders con­ti­núa atra­yen­do a mi­les de per­so­nas a sus ac­tos de cam­pa­ña y ha re­cau­da­do 140 mi­llo­nes de dó­la­res apor­ta­dos por dos mi­llo­nes de do­nan­tes.

En un ac­to de cam­pa­ña en Ma­di­son, Wis­con­sin, an­tes de que los elec­to­res acu­die­ran a las asam­bleas par­ti­da­rias en Ha­wái, se re­fi­rió a sus vic­to­rias de la jor­na­da co­mo par­te de una re­mon­ta­da en el oes­te. Se­ña­ló que sus re­cien­tes triun­fos en Utah y Idaho son in­di­cio de que su cam­pa­ña to­da­vía apun­ta ha­cia la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de­mó­cra­ta.

“Aca­ba­mos de ga­nar el es­ta­do de Was­hing­ton. En eso con­sis­te el im­pul­so”, afir­mó. “Que na­die di­ga que no po­de­mos ga­nar la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de­mó­cra­ta ni que no po­de­mos ga­nar la elec­ción ge­ne­ral. Va­mos a ga­nar am­bas”.

El le­gis­la­dor ha con­se­gui­do la ma­yo­ría de su de­ce­na de vic­to­rias en elec­cio­nes pri­ma­rias en es­ta­dos con po­bla­cio­nes pre­do­mi­nan­te­men­te blan­cas y en asam­bleas par­ti­da­rias, que tien­den a atraer a los de­mó­cra­tas li­be­ra­les más ac­ti­vos.

San­ders tie­ne un fuerte apo­yo en­tre los elec­to­res jó­ve­nes, un sec­tor cru­cial en la coa­li­ción de vo­tan­tes de las mi­no­rías que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra el triun­fo de Oba­ma en dos oca­sio­nes.

“Creo que uno de los pun­tos más im­por­tan­tes es la edu­ca­ción gra­tui­ta pa­ra los alum­nos”, di­jo la es­tu­dian­te Sa­van­nah Dills, de 24 años, que apo­ya a San­ders. “Y sa­car las gran­des do­na­cio­nes de las cam­pa­ñas. A San­ders no le pa­gan los mul­ti­mi­llo­na­rios”.

Con ba­se en las pri­ma­rias y las asam­bleas par­ti­da­rias has­ta la fe­cha, Clin­ton tie­ne 1,228 de­le­ga­dos, mien­tras que San­ders lle­va 947.

PRO­TES­TAS PO­DRÍAN AYU­DAR A TRUMP. El au­ge de Do­nald Trump y su agre­si­va re­tó­ri­ca han des­per­ta­do pro­tes­tas in­ten­sas, pe­ro las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­drían re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­tes pa­ra los ac­ti­vis­tas, pues más bien po­drían ayu­dar al mag­na­te a unir a sus mi­li­tan­tes.

Da­vid Rau, por ejem­plo, ini­cial­men­te no sa­bía si iba a apo­yar a Trump. Por ello fue a un even­to de cam­pa­ña en es­te su­bur­bio de Phoe­nix re­cien- te­men­te pa­ra de­ci­dir por su cuen­ta.

Ese mis­mo día un gru­po de ac­ti­vis­tas blo­quea­ron con sus vehícu­los una ca­rre­te­ra que lle­va­ba al even­to. Do­ce­nas de per­so­nas mar­cha­ban, pa­sán­do­le de la­do a Rau, gri­tan­do “¡No más odio!”. Rau no po­día es­cu­char al can­di­da­to, y al fi­nal sa­lió del even­to con­ven­ci­do de que ha­bía que vo­tar por Trump.

“Uno tie­ne de­re­cho a es­cu­char a un can­di­da­to, ¿no?”, pre­gun­tó Rau, un ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta.

Si bien es ver­dad que la re­tó­ri­ca de Trump ha si­do di­vi­si­va y su cam­pa­ña es­tá sien­do cri­ti­ca­da por la ma­ne­ra co­mo li­dia con quie­nes di­sien­ten, los ma­ni­fes­tan­tes se es­tán arries­gan­do a que la tác­ti­ca re­sul­te con­tra­pro­du­cen­te, es­pe­cial­men­te en­tre el pú­bli­co re­pu­bli­cano, que sus ri­va­les es­tán tra­tan­do de con­ven­cer a que se ale­jen del mag­na­te.

“Ani­mo a la gen­te a que pro­tes­te con­tra Trump de ma­ne­ra en­fá­ti­ca, pe­ro que sea res­pe­tuo­sa, por­que es­tas pro­tes­tas a ve­ces lo úni­co que ha­cen es ayu­dar­lo”, di­jo Tim Mi­ller, por­ta­voz de un gru­po de re­pu­bli­ca­nos que es­tá tra­tan­do de de­te­ner la cam­pa­ña de Trump.

Aña­dió: “Él si­gue aca­pa­ran­do los ti­tu­la­res de pren­sa, si­gue ju­gan­do a que hay que com­ba­tir al enemi­go, cuan­do los li­be­ra­les frus­tran sus even­tos de cam­pa­ña, y le sir­ve pa­ra unir a su mi­li­tan­cia”.

In­clu­so el can­di­da­to de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders se ha ex­pre­sa­do in­quie­to por la ac­ti­tud de los ma­ni­fes­tan­tes, y tam­bién por su­pues­to por la res­pues­ta de Trump.

“En Es­ta­dos Uni­dos los can­di­da­tos tie­nen de­re­cho a ce­le­brar mí­ti­nes de cam­pa­ña”, di­jo San­ders al ca­nal MSNBC.

“Es ab­so­lu­ta­men­te apro­pia­do que mi­les de per­so­nas pro­tes­ten en un ac­to de cam­pa­ña de Trump, pe­ro no soy gran par­ti­da­rio de frus­trar o im­pe­dir el even­to”, aña­dió.

Trump sue­le fus­ti­gar ver­bal­men­te a los ma­ni­fes­tan­tes, bur­lán­do­se de ellos, ofen­dién­do­los y a ve­ces es­ti­mu­lan­do el enojo de la mul­ti­tud.

La ma­ni­fes­ta­ción en Phoe­nix si­guió a una en Chica­go el fin de se­ma­na an­te­rior, en que cien­tos de crí­ti­cos de Trump lle­na­ron el re­cin­to don­de el mag­na­te iba a ha­blar y obli­ga­ron a can­ce­lar el even­to. Lo mis­mo ocu­rrió en Ohio al día si­guien­te.

“Que na­die di­ga que no po­de­mos ga­nar la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de­mó­cra­ta ni que no po­de­mos ga­nar la elec­ción ge­ne­ral. Va­mos a ga­nar am­bas”

Ber­nie San­ders pre­can­di­da­to de­mó­cra­ta a Ca­sa Blan­ca

San­ders aún ne­ce­si­ta ga­nar más del 67% de los de­le­ga­dos res­tan­tes en las pri­ma­rias y las asam­bleas par­ti­dis­tas, así co­mo los su­per­de­le­ga­dos que aún no se han com­pro­me­ti­do, pa­ra ase­gu­rar la no­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.