A LA HA BA­NA HA LLE­GA­DO UN PRE­SI­DEN­TE CAR­GA­DO DE…

El Nuevo Día - - MUNDIALES - Car­los Al­ber­to Mon­ta­ner

Los ni­ños españoles so­lían ju­gar ima­gi­nan­do y di­cien­do las co­sas que trans­por­ta­ban los bu­ques co­lo­nia­les. “De La Ha­ba­na ha lle­ga­do un bar­co car­ga­do de: pi­ñas, en­ca­jes, azú­car”, qué sé yo. Era un ejer­ci­cio lú­di­co en el que se mez­cla­ban la fan­ta­sía y el vo­ca­bu­la­rio con la pe­da­go­gía.

Ba­rack Oba­ma, sin sa­ber­lo, re­vi­vió el jue­go. Pa­ra el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se su via­je te­nía cua­tro ob­je­ti­vos de­cla­ra­dos: en­te­rrar uni­la­te­ral­men­te la Gue­rra Fría en el Ca­ri­be; eli­mi­nar ofi­cial- men­te la estrategia di­plo­má­ti­ca del con­tain­ment o ais­la­mien­to, sus­ti­tu­yén­do­la por el en­ga­ge­ment o acer­ca­mien­to; re­for­zar los la­zos con la sociedad ci­vil cu­ba­na, es­pe­cial­men­te con el in­ci­pien­te sec­tor em­pre­sa­rial pri­va­do; y for­ta­le­cer a la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca que bus­ca pa­cí­fi­ca­men­te la evo­lu­ción del ré­gi­men ha­cia el plu­ra­lis­mo.

Pa­ra el ré­gi­men cu­bano la vi­si­ta era otro pa­so pa­ra fi­na­li­zar el vie­jo em­bar­go co­mer­cial, la lle­ga­da de tu­ris­tas e in­ver­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, la pro­me­sa de cré­di- tos blan­dos cuan­do la ley lo per­mi­ta, y la po­si­bi­li­dad de ali­viar la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca que plan­tea el fin de los sub­si­dios ve­ne­zo­la­nos, cal­cu­la­dos en trece mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les en el pa­sa­do por el eco­no­mis­ta Me­sa La­go.

Raúl Cas­tro no te­nía la me­nor in­ten­ción de mo­di­fi­car su dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta. Al fin y al ca­bo, co­mo lo ha reite­ra­do cien ve­ces el pro­pio Fi­del Cas­tro, la ha­bían es­ta­ble­ci­do por con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y no co­mo res­pues­ta a la hos­ti­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na. La se­cuen­cia fue a la in­ver­sa.

Tam­po­co es­tá en sus pla­nes en­te­rrar el “an­ti­yan­quis­mo”, uno de los ele­men­tos ver­te­bra­do­res del So­cia­lis­mo del Si­glo XXI. Pa­ra él, pa­ra Ma­du­ro, pa­ra Evo Mo­ra­les, in­clu­so pa­ra Ra­fael Co­rrea y Da­niel Or­te­ga, la Gue­rra Fría no ha ter­mi­na­do, co­mo se ha­ce pa­ten­te en las bue­nas re­la­cio­nes con Irán, Co­rea del Nor­te o Si­ria.

Pa­ra los ex­por­ta­do­res e in­ver­sio­nis­tas de Es­ta­dos Uni­dos, la apues­ta de Oba­ma era me­dia­na­men­te ten­ta­do­ra. El di­ne­ro, ya se sa­be, es cau­te­lo­so. Lo acom­pa­ña­ron con más cu­rio­si­dad que in­te­rés real. Mien­tras la ley del em­bar­go per­sis­ta, cual­quier ex­por­ta­ción de­be ser pa­ga­da por ade­lan­ta­do, una me­di­da has­ta aho­ra sa­lu­da­ble por­que la is­la tie­ne una pé­si­ma fa­ma co­mo pa­ga­dor. A lo lar­go de los 57 años que ha du­ra­do ese go­bierno, ca­si to­do em­pre­sa­rio o país que le ha da­do cré­di­to ha re­sul­ta­do de­frau­da­do.

Só­lo con­si­guen ha­cer ne­go­cios ren­ta­bles quie­nes se de­di­can al tu­ris­mo por­que co­bran pre­via­men­te y en dó­la­res. To­dos sa­ben, ade­más, que es muy pe­li­gro­so rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les don­de no hay tri­bu­na­les in­de­pen­dien­tes. En Cu­ba, co­mo en to­dos los go­bier­nos to­ta­li­ta­rios, los jue­ces son un apén­di­ce del po­der cen­tral.

Los de­mó­cra­tas de la opo­si­ción in­ter­na han re­sul­ta­do los más be­ne­fi­cia­dos. Eran trece per­so­nas de di­ver­sos gru­pos, co­mo co­rres­pon­de a cual­quier pue­blo que as­pi­ra a que se res­pe­ten las di­fe­ren­cias de opi­nión. Oba­ma se reunió con ellos du­ran­te ca­si dos ho­ras, los es­cu­chó, los apo­yó, y lue­go de­di­có la par­te me­du­lar de su dis­cur­so a re­cla­mar­le a Raúl Cas­tro el res­pe­to por los de­re- chos hu­ma­nos y la ne­ce­si­dad de plu­ra­li­dad que re­quie­re una sociedad afec­ta­da du­ran­te tan­tos años por la es­cle­ro­sis del pen­sa­mien­to úni­co. El mo­men­to en que se di­ri­ge al ge­ne­ral y le di­ce que “no te­ma las vo­ces de los cu­ba­nos que quie­ran ex­pre­sar­se li­bre­men­te” es y se­rá por mu­cho tiem­po un hi­to en la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra. ¿Da­rá re­sul­ta­do la estrategia del

en­ga­ge­ment? El pro­pio Oba­ma se mues­tra es­cép­ti­co, y tie­ne ra­zón: la dic­ta­du­ra cu­ba­na no va a cam­biar. Es or­gu­llo­sa­men­te co­mu­nis­ta y la Cons­ti­tu­ción le otor­ga al Par­ti­do la di­rec­ción ex­clu­si­va de la sociedad. Pa­ra la cú­pu­la do­mi­nan­te, los de­re­chos hu­ma­nos –con­cre­ta­men­te la li­ber­tad de ex­pre­sión y de reunión a que se re­fi­rió Oba­ma– son sub­ter­fu­gios de la odia­da bur­gue­sía pa­ra pro­lon­gar su con­trol so­cial y quie­nes los re­cla­man son de­lin­cuen­tes.

En ese ca­so, ¿tu­vo sen­ti­do el cam­bio de tác­ti­ca? Es di­fí­cil sa­ber­lo a es­tas al­tu­ras. Por lo pron­to, los di­si­den­tes es­tán ani­ma­dos. Creen que el via­je de Oba­ma es un pun­to de in­fle­xión. Es­pe­re­mos con los de­dos cru­za­dos. Es par­te del jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.