LA GRAN MU­RA­LLA VER­DE

Es el nom­bre da­do a un pro­yec­to in­ter­na­cio­nal des­ti­na­do a con­te­ner en Áfri­ca, el fe­nó­meno de la de­ser­ti­fi­ca­ción en el Saha­ra

El Nuevo Día - - CIENCIA -

A sim­ple vis­ta es una mi­sión im­po­si­ble: con­te­ner la ex­pan­sión del de­sier­to del Saha­ra ha­cia el sur y su pe­ne­tra­ción en tie­rras cul­ti­va­bles, im­pul­sa­da por el cam­bio cli­má­ti­co y el pas­to­reo ex­ce­si­vo.

Sin em­bar­go, de a un ár­bol a la vez, se es­tá cons­tru­yen­do una Gran Mu­ra­lla Ver­de, me­dian­te la cual se es­pe­ra evi­tar el cre­ci­mien­to del de­sier­to, en un es­fuer­zo que de­pen­de­rá de que ca­si una do­ce­na de paí­ses ha­gan un es­fuer­zo coor­di­na­do y apor­ten los fon­dos ne­ce­sa­rios.

Ba­jo un pro­yec­to lan­za­do en el 2007, la Gran Mu­ra­lla Ver­de con­sis­ti­rá en una fa­ja de ár­bo­les y plan­tas a lo lar­go de 7,000 ki­ló­me­tros (4,350 mi­llas), des­de Se­ne­gal, en el Atlán­ti­co, has­ta Dji­bou­ti, en el Gol­fo de Adén, en el Ín­di­co.

Se­rá un “mu­ro” de 15 ki­ló­me­tros (9 mi­llas) de an­cho, par­te de una ini­cia­ti­va más am­plia to­da­vía, que bus­ca re­du­cir los vien­tos que arras­tran are­na y pol­vo, re­du­cir la de­gra­da­ción de la tie­rra y me­jo­rar la sa­lud y la vi­da de la gen­te de la re­gión.

Has­ta aho­ra, en Se­ne­gal, el país que más ha avan­za­do en el pro­yec­to, ya se han plan­ta­do 40,000 hec­tá­reas, a lo lar­go de 150 ki­ló­me­tros, del to­tal de 545 ki­ló­me­tros, que abar­ca­rán unas 800,000 hec­tá­reas en ese país, se­gún las au­to­ri­da­des.

En pue­blos co­mo Mbar Tou­bab, aho­ra es po­si­ble cul­ti­var hor­ta­li­zas pa­ra ven­der, lo que per­mi­te a Ais­sa­ta Ka, de 38 años, ge­ne­rar al­gu­nos in­gre­sos, apro­ve­chan­do las nue­vas opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas en una zo­na don­de se cul­ti­van las aca­cias.

“La agri­cul­tu­ra es más fá­cil aho­ra pa­ra no­so­tros”, ex­pre­só Ka, quien vi­ve en ese po­bla­do al nor­te de Se­ne­gal. “Con el ga­na­do, los ani­ma­les pue­den mo­rir en cual­quier mo­men­to y que­das con­de­na­da a vi­vir co­mo una nó­ma­da. Con la agri­cul­tu­ra, no te­ne­mos que ir­nos”.

Ous­sey­nou Tou­re, ex­per­to del Pro­gra­ma de De­sa­rro­llo lo­cal de Se­ne­gal que ase­so­ra al go­bierno, men­cio­nó otro be­ne­fi­cio. “Tam­bién fa­vo­re­ce la sa­lud de los ni­ños al re­du­cir los vien­tos y el pol­vo”, ex­pre­só.

El éxi­to de Se­ne­gal se de­be, no so­lo al tra­ba­jo con las co­mu­ni­da­des, sino a que in­ves­ti­ga­do­res se ase­gu­ran de que se plan­tan los ár­bo­les más in­di­ca­dos.

La de­gra­da­ción de la tie­rra avan­za a pa­so ace­le­ra­do por los cam­bios cli­má­ti­cos y es im­pe­rio­so con­te­ner­la pa­ra pre­ser­var los eco­sis­te­mas y res­tau­rar el or­den na­tu­ral de las co­sas, se­gún Tou­re.

Aña­dió, que el pro­yec­to de­be in­cor­po­rar los ser­vi­cios so­cia­les pa­ra que los avan­ces se man­ten­gan.

Ca­da uno de los 11 paí­ses por los que pa­sa­rá el mu­ro ver­de, de­be de­ci­dir lo que ne­ce­si­ta y có­mo ma­ne­ja su sec­ción, di­jo Tou­re. Si un país cam­bia de po­lí­ti­ca y no man­tie­ne sus ár­bo­les, pue­de afec­tar a las na­cio­nes ve­ci­nas, se­ña­ló.

El pro­gra­ma, lan­za­do por lí­de­res afri­ca­nos, es apo­ya­do por las Na­cio­nes Unidas y otras or­ga­ni­za­cio­nes.

Moha­med Adow, ex­per­to en clima de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal de de­sa­rro­llo Ch­ris­tian Aid, di­jo que es im­por­tan­te que es­tos pro­yec­tos de re­ge­ne­ra­ción del me­dio am­bien­te res­pe­ten los de­re­chos de las co­mu­ni­da­des y cuen­ten con su apo­yo.

“Se­lec­cio­nar el ti­po in­di­ca­do (de ár- bo­les y plan­tas) y fo­men­tar sis­te­mas de con­trol a par­tir de las co­mu­ni­da­des, es vi­tal pa­ra evi­tar ter­mi­nar con una fa­ja de plan­tas que no le caen bien a la gen­te de la zo­na, blan­co de los ta­la­do­res ile­ga­les”, ex­pre­só en un co­rreo elec­tró­ni­co a la As­so­cia­ted Press. El pre­si­den­te fran­cés, Fran­co­is

Ho­llan­de, in­for­mó que Fran­cia in­ver­ti­rá mi­les de mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos años en ener­gía re­no­va­ble en Áfri­ca pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so a la elec­tri­ci­dad y la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co. La ayu­da fran­ce­sa pa­ra el de­sa­rro­llo, abar­ca­rá la Gran Mu­ra­lla Ver­de y la pro­tec­ción del la­go Chad y del río Ní­ger, en­tre otras co­sas, se­gún el man­da­ta­rio.

Con­flic­tos in­ter­nos en al­gu­nos paí­ses, co­mo Ma­lí, don­de hay una in­sur­gen­cia is­lá­mi­ca, po­dría de­mo­rar los pro­gre­sos en la plan­ta­ción de ár­bo­les, des­ta­có Gi­lles Boetsch, del Cen­tro Na­cio­nal Fran­cés pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Científica.

De to­dos mo­dos, Pa­pa Sarr, director téc­ni­co de la Agen­cia Na­cio­nal pa­ra la Gran Mu­ra­lla Ver­de de Se­ne­gal, di­jo que, si bien el pro­yec­to es­tá en sus co­mien­zos, el ni­vel de ex­pan­sión de la ve­ge­ta­ción y los be­ne­fi­cios que ya se per­ci­ben es “cau­sa de op­ti­mis­mo”.

En pue­blos co­mo Mbar Tou­bab, gra­cias a es­ta mu­ra­lla de ár­bo­les, aho­ra es po­si­ble cul­ti­var hor­ta­li­zas pa­ra ven­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.