Bus­ca­pié

EL SUR

El Nuevo Día - - PERSPECTIVA - Ce­zan­ne Car­do­na Mo­ra­les Es­cri­tor

Leía­mos El Sur, de Jor­ge Luis Bor­ges y, de pron­to, se me ocu­rrió pre­gun­tar­le a los es­tu­dian­tes có­mo les gus­ta­ría mo­rir. No sé si era im­pru­den­te o rom­pía con la mal­di­ta dic­ta­du­ra del op­ti­mis­mo; di­ga­mos que el pro­ta­go­nis­ta del cuen­to me con­ta­gió esa ma­nía -fal­sa y nos­tál­gi­ca- de so­ñar una muer­te que se pa­rez­ca a no­so­tros. Tu­ve que acla­rar que la co­sa iba en se­rio: “Re­pi­to: ¿có­mo les gus­ta­ría mo­rir?”

Fue ca­si un mi­la­gro. Lo­gré -so­lo por se­gun­dos- que sol­ta­ran los ce­lu­la­res; de­tu­ve el chi­cle de­ba­jo del pu­pi­tre, la tin­ta de los di­bu­ji­tos, la llu­via de de­dos en los te­cla­dos y pu­se en pe­li­gro –aquí me mien­to- la ton­ta fra­se de “es­te cuen­to es muy lar­go”. El pro­ble­ma es que ca­si to­dos con­tes­ta­ron lo mis­mo: “Dur­mien­do, de vie­jo y sin su­frir”.

Na­die res­pon­dió “lu­chan­do por es­to o por aque­llo”. Tam­po­co es­cu­ché: “ha­cien­do lo que me gus­ta ha­cer”. Hu­bo in­clu­so quien res­pon­dió di­cien­do có­mo no que­ría mo­rir: ni que­ma­do, ni con Alz­héi­mer, ni acri­bi­lla­do, ni aho­ga­do, ni cru­ci­fi­ca­do (ri­sas) y mu­cho me­nos im­po­ten­te (más ri­sas). Tal vez en mi épo­ca hu­bie­se con­tes­ta­do lo mis­mo si no hu­bie­ra si­do por la gas­ta­da ca­mi­sa del Che Gue­va­ra o el obli­ga­do la­ti­noa­me­ri­ca­nis­mo que ve­nía en las pá­gi­nas del Ga­bo.

Atrás ha­bía que­da­do el cuen­to de Bor­ges –su úl­ti­mo an­tes de que­dar­se cie­go; le­jos es­ta­ban los gau­chos, el tru­cu­len­to crio­llis­mo, la lla­nu­ra so­ña­da, la da­ga en el sue­lo, el des­tino dis­traí­do, la es­tan­cia en el Sur, el ac­ci­den­te, el sa­na­to­rio de la ca­lle Ecua­dor, la sep­ti­ce­mia, las ra­dio­gra­fías, la agu­ja en el bra­zo. Y pa­ra traer­los de vuel­ta pre­gun­té: ¿Con qué plan mé­di­co van a te­ner una muer­te tran­qui­la? ¿Qué tra­ba­jo o plan de re­ti­ro ga­ran­ti­za una muer­te dig­na hoy en día? ¿Es­ta­rán dis­pues­tos a lu­char por un plan de sa­lud jus­to y uni­ver­sal? ¿De­ja­rán la lu­cha pa­ra cuan­do guíen si­llas de rue­das?

Na­da me­jor que la li­te­ra­tu­ra pa­ra en­se­ñar­nos a mo­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.