Cár­cel

El Nuevo Día - - PERSPECTIVA - May­ra Mon­te­ro An­tes que lle­gue el lu­nes

Un vie­jo ami­go co­lom­biano que vino a Puer­to Rico pa­ra par­ti­ci­par en el Con­gre­so de la Len­gua, me hi­zo la tí­pi­ca pre­gun­ta que ha­ce cual­quier fo­ras­te­ro que se in­tere­sa por lo que le ro­dea. Qui­so sa­ber cuál era la si­tua­ción a la que se en­fren­ta­ba la Is­la a cor­to y lar­go pla­zo. Le con­tes­té con nú­me­ros: le ex­pli­qué lo que se de­bía; los pa­gos que ven­cen an­tes del ve­rano; el pol­vo­rien­to y mi­se­ra­ble es­ta­do de las ar­cas pú­bli­cas y, por úl­ti­mo, las so­fo­can­tes ata­du­ras que im­pi­den que el País se aga­rre has­ta de un cla­vo ar­dien­do.

A con­ti­nua­ción me di­jo: “¿Y qué pre­vi­sio­nes has to­ma­do tú?”

Me que­dé per­ple­ja, por­que de pron­to me di cuen­ta de que esa pre­gun­ta en apa­rien­cia ín­ti­ma, es la que de­be­ría­mos ha­cer­nos to­dos, unos a otros, y tam­bién la que ha de­bi­do ha­cer­nos el go­bierno: có­mo nos es­ta­mos pre­pa­ran­do; cuán a me­nu­do dis­cu­ti­mos en fa­mi­lia o con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo las es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia; cuán­to es­ta­mos en­ten­dien­do lo que nos su­ce­de.

La pre­gun­ta más ele­men­tal del mun­do, la que en­se­gui­da se le ocu­rre a un ex­tran­je­ro que aca­ba de lle­gar al País, re­sul­ta que el go­bierno no se la ha­ce a sus ciu­da­da­nos.

“¿Qué pre­vi­sio­nes has to­ma­do tú?”, in­sis­tió el co­lom­biano, “¿o es que a ti no te va a afec­tar?”

Le ase­gu­ré que a ca­si to­dos nos es­tá afec­tan­do, y que el gol­pe que su­pon­dría el im­pa­go de los pró­xi­mos me­ses se re­fle­ja­rá prác­ti­ca­men­te en ca­da ho­gar, ca­da co­mer­cio, ca­da in­dus­tria del País. To­dos ten­dre­mos que ate­rri­zar, en ma­yor o me­nor me­di­da, pe­ro hay un sec­tor in­men­so de la po­bla­ción, in­clu­so per­so­nas es­tu­dia­das y leí­das, que ven los dia­rios y oyen las no­ti­cias, que no han en­ca­ja­do aún la po­si­bi- li­dad del de­rrum­be.

¿Por qué no le aca­ban de de­cir a la gen­te que las elec­cio­nes pen­den de un hi­li­to y que pro­ba­ble­men­te ha­ya que pos­po­ner­las? Eso ayu­da­ría a mu­chos a abrir los ojos con res­pec­to a otras si­tua­cio­nes que van a sur­gir, cier­ta­men­te más gra­ves que el he­cho de pos­po­ner los co­mi­cios. Pe­ro se si­gue vi­vien­do en la fic­ción, no hay opio más ador­me­ce­dor que el de la cam­pa­ña elec­to­ral.

¿Quién le va a re­ga­lar a Puer­to Rico $30 mi­llo­nes o $40 mi­llo­nes pa­ra unas elec­cio­nes? Al Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos le im­por­ta un pi­to si en la Is­la se vo­ta o no se vo­ta. Na­die en el go­bierno, ni en la leo­ne­ra que es la Co­mi­sión Es­ta­tal de Elec­cio­nes, pue­de ga­ran­ti­zar la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes en no­viem­bre. Si lo hi­cie­ran, si ase­gu­ra­ran más allá de to­da du­da que no hay pe­li­gro de que se sus­pen­dan, me arro­di­llo en es­te es­pa­cio y les pi­do dis­cul­pas. Pe­ro no creo que es­tén en po­si­ción de ase­gu­rar ni si­quie­ra la ho­ra.

El Con­gre­so si­gue to­mán­do­se su tiem­po, dán­do­le vuel­tas a lo que au­to­ri­za­rá o no au­to­ri­za­rá pa­ra la Is­la. El bo­rra­dor del pro­yec­to que pro­me­tie­ron pre­sen­tar an­tes de fin de mar­zo, es­tá to­da­vía en ve­re­mos. ¿Quién tie­ne pri­sa aquí?

No hu­bo ni si­quie­ra pri­sa pa­ra in­ves­ti­gar el pa­vo­ro­so es­cán­da­lo de la com­pra a so­bre­pre­cio de los te­rre­nos en el Co­rre­dor Eco­ló­gi­co del No­res­te. Han pa­sa­do mu­chos años, se han ido es­ca­bu­llen­do los cul­pa­bles (al­tos man­dos en La For­ta­le­za, je­fes de agen­cia, ta­sa­do­res, abo­ga­dos, in­ter­me­dia­rios), has­ta que por fin el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Re­cur­sos Na­tu­ra­les del Se­na­do, Ci­ri­lo Ti­ra­do, anun­cia es­ta se­ma­na que se so­me­te­rá un in­for­me al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, a ver si hay po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar el di­ne­ro.

Po­si­bi­li­da­des mi­cros­có­pi­cas, pues­to que han reac­cio­na­do de­ma­sia­do tar­de.

El pa­go de mi­llo­nes y mi­llo­nes en ex­ce­so ha si­do par­te de una cons­pi­ra­ción es­ca­lo­frian­te. En la Le­gis­la­tu­ra, don­de tan­tos am­bien­ta­lis­tas su­pli­ca­ron que se in­ves­ti­ga­ra el asun­to, el úni­co que en reali­dad se preo­cu­pó fue el se­na­dor Larry Seil­ha­mer. Ha­bía de­ma­sia­da gen­te im­por­tan­te im­pli­ca­da, y ca­si to­dos los le­gis­la­do­res rehu­ye­ron la pes­qui­sa.

Re­sal­tó Ci­ri­lo Ti­ra­do que hu­bo fun- cio­na­rios que “mi­ra­ron ha­cia otro la­do con res­pec­to a la pro­tec­ción del di­ne­ro del pue­blo”. Sa­be per­fec­ta­men­te que pa­ra don­de en reali­dad mi­ra­ron esos fun­cio­na­rios fue pa­ra sus bol­si­llos. A to­dos les es­cu­rre el fan­go. Si hoy no hay di­ne­ro pa­ra pa­gar la trans­por­ta­ción de los es­tu­dian­tes de la es­cue­la pú­bli­ca, y si en agos­to no hu­bie­ra pa­ra ali­men­tos en los co­me­do­res es­co­la­res, que re­bus­quen en los bol­si­llos de los que re­ci­bie­ron su­mas in­de­cen­tes por la ven­ta de te­rre­nos en zo­nas don­de ja­más hu­bie­ran po­di­do cons­truir ni una ca­ba­ña.

Pe­ro que re­bus­quen, ade­más, en los bol­si­llos de los que au­to­ri­za­ron esos des­em­bol­sos, sin mo­les­tar­se si­quie­ra en fir­mar el pa­pe­leo, por in­ter­net fue­ron apro­ban­do ci­fras mi­llo­na­rias, ac­ce­dien­do a cual­quier can­ti­dad que les pi­die­ran los dueños de las fin­cas en el Co­rre­dor, al­gu­nos de los cua­les aga­rra­ron el bo­tín y des­apa­re­cie­ron.

Eso es lo que re­ve­la el in­for­me del Se­na­do; lo irre­pa­ra­ble en un mo­men­to co­mo és­te. De­be­rían pa­gar to­dos con cár­cel.

Se mue­ren de la ri­sa cuan­do di­go cár­cel.

El pa­go de mi­llo­nes y mi­llo­nes en ex­ce­so ha si­do par­te de una cons­pi­ra­ción es­ca­lo­frian­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.