“No de­ci­dí con­ver­tir­me en ar­qui­tec­to has­ta des­pués de la muer­te de pa­pá”

El Nuevo Día - - FLASH & CULTURA - He­le­na Gó­mez de Cór­do­ba Es­pe­cial El Nue­vo Día

El Mu­seo de Ar­te de Pon­ce ce­le­bra los cin­cuen­ta años del edi­fi­cio con la ex­po­si­ción “Cons­tru­yen­do el Mu­seo: el Edi­fi­cio de Ed­ward Du­rell Sto­ne”, que abrió al pú­bli­co el pa­sa­do 13 de mar­zo y per­ma­ne­ce­rá abierta has­ta el 11 de ju­lio. El pró­xi­mo 31 de mar­zo a las 6:00 p.m. Hicks Sto­ne, el hi­jo me­nor y bió­gra­fo de “Ed­ward Du­rell Sto­ne, pre­sen­ta­rá, Ed­ward Du­rell Sto­ne: Ame­ri­can Mo­der­nist”, una char­la que do­cu­men­ta la vi­da y ca­rre­ra de su pa­dre. Su pa­dre, Ed­ward Du­rell Sto­ne, es uno de los nom­bres cla­ve en el de­sa­rro­llo de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na a me­dia­dos del si­glo XX. ¿Cree que él era cons­cien­te de ello? Pien­so que mi pa­dre sen­tía que era un ar­qui­tec­to im­por­tan­te. Hu­bie­ra si­do di­fí­cil no lle­gar a esa con­clu­sión, sim­ple­men­te por­que re­ci­bió mu­chos en­car­gos im­por­tan­tes des­de prin­ci­pios de su ca­rre­ra co­mo ar­qui­tec­to en la dé­ca­da de 1930. Pe­ro era un hom­bre hu­mil­de a pe­sar de sus lo­gros. Nun­ca lle­gó a con­ver­tir­se en una per­so­na arro­gan­te o ego­cén­tri­ca, a pe­sar del éxi­to que tu­vo. La su­ya es una fa­mi­lia de ar­qui­tec­tos. ¿Cree que el tra­ba­jo de su pa­dre o her­mano, sus prác­ti­cas o ideas, han in­flui­do en las de us­ted, o le han ins­pi­ra­do a em­pe­zar su pro­pio es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra? No de­ci­dí con­ver­tir­me en ar­qui­tec­to has­ta des­pués de la muer­te de pa­pá, pe­ro en el tras­cur­so de un año me en­con­tré es­tu­dian­do en Har­vard. Pa­re­cía ca­si un ac­ci­den­te. Aun­que nun­ca ha­bla­mos mu­cho so­bre ar­qui­tec­tu­ra, co­mo él, soy muy for­ma­lis­ta y de un mo­do, tam­bién cla­si­cis­ta. Creo en un con­cep­to ra­cio­nal en la or­ga­ni­za­ción del es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co. Tal co­mo él, he lle­ga­do a creer que la co­mer­cia­li­za­ción de­sen­fre­na­da ha de­gra­da­do tan­to nues­tro en­torno na­tu­ral co­mo la ca­li­dad de nues­tro en­torno cons­trui­do. Soy al­guien que cree pro­fun­da­men­te en los po­de­res que tie­ne el pai­sa­je na­tu­ral pa­ra sal­var­nos y pa­ra con­mo­ver­nos, y bus­co in­cor­po­rar­lo en mi ar­qui­tec­tu­ra cuan­to sea po­si­ble, co­mo ha­cía mi pa­dre. En con­ver­sa­cio­nes an­te­rio­res ha men­cio­na­do que el Mu­seo de Ar­te de Pon­ce era uno de los pro­yec­tos fa­vo­ri­tos de su pa­dre. ¿Por qué y có­mo en­ca­ja el edi­fi­cio en el con­tex­to de la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de su pa­dre? Pien­so que es uno de sus me­jo­res edificios. Su or­na­men­ta­ción de es­té­ti­ca mo­der­na se ex­pre­sa de ma­ne­ra cohe­ren­te en una se­rie de com­po­nen­tes bá­si­cos del edi­fi­cio: el te­cho, las pa­re­des, los es­pa­cios, el pa­trón del sue­lo. To­dos de­ri­van de una sim­ple fi­gu­ra geo­mé­tri­ca, y esa so­la fi­gu­ra se re­pi­te y agre­ga pa­ra crear un sor­pren­den­te con­jun­to mo­derno. ¿Le ha­bló su pa­dre al­gu­na vez so­bre el pro­yec­to de Pon­ce? ¿Hu­bo mo­men­tos, per­so­nas o in­ci­den­tes que re­cor­da­ba con par­ti­cu­la­ri­dad? Por des­gra­cia, mi pa­dre y yo ra­ra vez ha­bla­mos so­bre su tra­ba­jo. Mis pa­dres se di­vor­cia­ron cuan­do yo te­nía sie­te años, y el con­tac­to que tu­ve con mi pa­dre fue muy es­po­rá­di­co des­pués de eso. La au­to­ra es coor­di­na­do­ra de ex­po­si­cio­nes y asis­ten­te de cu­ra­du­ría del Mu­seo de Ar­te de Pon­ce.

Arri­ba: de­ta­lle de los te­chos del Mu­seo en los que se pue­de ob­ser­var el pa­trón he­xa­go­nal que sir­ve co­mo dis­tin­ti­vo de la es­truc­tu­ra al re­pe­tir­se en otros ele­men­tos. De­ta­lle de uno de los pla­nos de Ed­ward Du­rell Sto­ne. De­re­cha: el cu­ra­dor aso­cia­do de ar­te eu­ro­peo del Mu­seo, Pa­blo Pérez d’Ors.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.