La mi­ra­da co­lo­nial

Un es­tu­dio fas­ci­nan­te so­bre có­mo la fo­to­gra­fía es­te­reos­có­pi­ca ayu­dó a con­for­mar un dis­cur­so de jus­ti­fi­ca­ción co­lo­nial que de­pen­día de la in­fe­rio­ri­za­ción de los co­lo­ni­za­dos

El Nuevo Día - - FLASH & CULTURA - Carmen Do­lo­res Her­nán­dez cdo­lo­res­her­nan­dez@gmail.com

Cua­tro ni­ños des­nu­dos, uno de ellos blan­co, mi­ran ha­cia el mar de es­pal­das al es­pec­ta­dor. El cal­ce di­ce “Es­pe­ran­do al Tío Sam”. Un sol­da­do ame­ri­cano, iden­ti­fi­ca­do co­mo tal por sus bo­tas, su som­bre­ro, su car­tu­che­ra de ba­las con las si­glas “US” car­ga, en­vuel­tos en su ban­de­ra, a tres ni­ñi­tos ne­gros. El cal­ce re­za: “The Phi­lip­pi­nes, Por­to Rico and Cu­ba –Un­cle Sam’s Bur­den (with apo­lo­gies to Mr. Ki­pling)”. Dos ni­ñi­tos ha­ra­po­sos po­san fren­te a la cá­ma­ra con­tra un tras­fon­do agres­te. ¿El cal­ce? “Por­to Ri­can Boys in their Sun­day Dress near Ai­bo­ni­ta (sic)”. En aún otra ima­gen, un ni­ño ne­gro, des­nu­do, tre­pa una pal­ma; de­ba­jo di­ce: “A Little Tree Frog – Lear­ning to Climb”.

El des­fa­se en­tre lo vi­sual y lo es­cri­to en­tra­ña una iro­nía co­rro­si­va, peor aún en la ima­gen de una cho­za de be­ju­cos a me­dio cons­truir, que co­bi­ja ma­la­men­te a dos mu­je­res y dos ni­ños con otros dos mu­cha­chos ma­yo­res en un plano más cer­cano. El cal­ce di­ce: “One of the happy ho­mes of Pon­ce, Por­to Rico”.

Las imá­ge­nes son par­te del am­plio acer­vo de tes­ti­mo­nios do­cu­men­ta­les vi­sua­les y es­cri­tos que se mul­ti­pli­ca­ron tras la Gue­rra His­pa­noa­me­ri­ca­na pa­ra dar a co­no­cer al pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se cuá­les eran y có­mo eran las nue­vas po­se­sio­nes. Es­te li­bro pre­sen­ta las fo­to­gra­fías es­te­reos­có­pi­cas, es de­cir, de ín­do­le tri­di­men­sio­nal, téc­ni­ca desa­rro­lla­da a par­tir de 1850, me­dian­te la cual el es­pec­ta­dor se “me­te” den­tro de la fo­to. La po­pu­la­ri­dad de tal tec­no­lo­gía al­can­zó un gran au­ge a la vez que los Es­ta­dos Uni­dos se ha­cían de un im­pe­rio co­lo­nial. La es­te­reos­co­pía se con­vir­tió –se­gún afir­ma el au­tor de es­te li­bro in­tere­san­tí­si­mo- en “el pri­mer sistema uni­ver­sal de co­mu­ni­ca­ción vi­sual an­tes del ci­ne y la te­le­vi­sión”. In­clu­so se con­vir­tió en un re­cur­so edu­ca­ti­vo im­por­tan­te y am­plia­men­te uti­li­za­do.

Se le dio, ade­más, un uso es­pe­cí­fi­co en el ca­so de las nue­vas po­se­sio­nes ad­qui­ri­das por Es­ta­dos Uni­dos tras la Gue­rra His­pa­noa­me­ri­ca­na: no so­lo do­cu­men­tó có­mo (apa­ren­te­men­te) éra­mos sino que tam­bién ayu­dó a cons­truir un dis­cur­so co­lo­nial cohe­ren­te. El que la aún jo­ven re­pú­bli­ca de Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca ad­qui­rie­ra un im­pe­rio co­lo­nial fue un de­sa­rro­llo sor­pren­den­te pa­ra mu­chos y cues­tio­na­do en cier­tos círcu­los, en­tre ellos los de re­pu­bli­ca­nos co­mo An­drew Car­ne­gie y Ben­ja­min Ha­rris, re­nuen­tes a la idea y los de pen­sa­do­res co­mo Char­les Eliot Nor­ton y Wi­lliam Ja­mes. La jus­ti­fi­ca­ción pro­pues­ta pa­ra ad­qui­rir­lo no de­pen­día so­lo de rim­bom­ban­tes re­tó­ri­cas so­bre la li­ber­tad ame­ri­ca­na se­gún la Doc­tri­na Monroe, sino tam­bién de la ela­bo­ra­ción de un dis­cur­so co­lo­nial fun­da­men­ta­do en la “obli­ga­ción” de res­ca­tar del atra­so, la ig­no­ran­cia y la po­bre­za a po­bla­cio­nes en­te­ras que, se­gún esa pers­pec­ti­va, te­nían ca­ren­cias ma­te­ria­les y es­pi­ri­tua­les abo­mi­na­bles.

Las fo­to­gra­fías, tan­to las que ilus­tra­ban los li­bros de la épo­ca co­mo las es­te­reos­có­pi­cas que con­for­ma­ban series “edu­ca­ti­vas” y re­crea­ti­vas, fue­ron con­for­man­do un dis­cur­so de in­fe­rio­ri­za­ción de los pue­blos con­quis­ta­dos me­dian­te es­te­reo­ti­pos apli­ca­dos a po­bla­cio­nes en­te­ras. Se obró una in­fan­ti­li­za­ción y fe­mi­ni­za­ción de los nue­vos su­je­tos co­lo­nia­les (no hay ape­nas fo­tos de hom­bres pro­fe­sio­na­les ni de lí­de­res). El ima­gi­na­rio crea­do por las fo­tos es­te­reos­có­pi­cas, cu­ya tri­di­men­sio­na­li­dad las pro­yec­ta­ba co­mo es­pe­cial­men­te ve­ro­sí­mi­les, nos re­pre­sen­ta­ba co­mo in­ca­pa­ces de go­ber­nar­nos y de pro­gre­sar. La in­sis­ten­cia en re­pre­sen­tar la po­bre­za y la ne­gri­tud des­de una mi­ra­da con­des­cen­dien­te –abun­dan, por ejem­plo, los ni­ños ne­gros en po­ses y ac­ti­tu­des que re­mi­ten vi­sual­men­te a la idea de que son sal­va­jes, ya sea por­que se en­cuen­tran en me­dio de una ve­ge­ta­ción sel­vá­ti­ca, ya por­que es­tán des­nu­dos o eje­cu­tan­do ac­cio­nes pri­mi­ti­vas- re­fuer­za la im­pre­sión de atra­so e in­cul­tu­ra. Las imá­ge­nes fue­ron de­ter­mi­nan­tes en la cons­truc­ción de una re­pre­sen­ta­ción del puer­to­rri­que­ño que per­du­ra has­ta el día de hoy en al­gu­nos sec­to­res.

El li­bro es un es­tu­dio no so­lo fas­ci­nan­te sino abar­ca­dor. In­clu­ye la ex­pli­ca­ción mi­nu­cio­sa de la téc­ni­ca es­te­reos­có­pi­ca y sus pro­yec­cio­nes co­mu­ni­ca­ti­vas ade­más del aná­li­sis de la ma­ne­ra en que los fo­tó­gra­fos “cons­truían” la fo­to me­dian­te su se­lec­ción de su­je­tos, la am­bien­ta­ción de es­tos, la in­clu­sión y omi­sión de ele­men­tos y el ti­po de pose re­que­ri­da. To­do ello in­fluía en la trans­mi­sión de un pun­to de vis­ta o una im­pre­sión. “Leer” in­for­ma­da­men­te es­tas fo­tos su­po­ne es­tar cons­cien­te de ta­les ar­ti­fi­cios. La la­bor del historiador, di­ce Cres­po Ar­máiz, “de­be ser la de con­tex­tua­li­zar, o me­jor, re-con­tex­tua­li­zar la ima­gen fo­to­grá­fi­ca; exa­mi­nar las con­di­cio­nes en que se pro­du­je­ron, aque­llas men­ta­li­da­des o dis­cur­sos ideo­ló­gi­cos que la con­for­ma­ron en el pa­sa­do y aque­llos que aún le ads­cri­bi­mos en el pre­sen­te”.

Jor­ge Luis Cres­po Ar­máiz Gu­ra­bo, PR: Uni­ver­si­dad del Tu­ra­bo, 2015

Es­te­reos­co­pía y su­je­to co­lo­nial. La con­tri­bu­ción de la fo­to­gra­fía es­te­reos­có­pi­ca en la cons­truc­ción del otro puer­to­rri­que­ño, 1898-1930

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.