Res­pal­do del pue­blo

Más de 200 per­so­nas se con­gre­ga­ron cer­ca del tee des­de don­de el bo­ri­cua Ra­fa Cam­pos em­pe­zó a ju­gar ayer

El Nuevo Día - - DEPORTES - Víc­tor Pi­llot Or­tiz vpi­llot@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @Vic­to­rPi­llot

RÍO GRAN­DE. – Di­cen que el de­por­te tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de unir a los pue­blos.

Ayer en el Cham­pions Cour­se del Coco Beach Golf & Country Club se pu­do pal­par. Des­de me­dia ma­ña­na se veía a un cre­cien­te nú­me­ro de per­so­nas en el área de prác­ti­ca don­de se en­con­tra­ba Ra­fael Cam­pos y Geor­ge McNeill.

Cam­pos res­pon­dió al apo­yo y, con­tra­rio al res­to de los ju­ga­do­res que se mue­ven de área en área con­cen­tra­dos en su jue­go, sa­lu­dó a mu­chos y has­ta sa­có tiem­po pa­ra to­mar­se re­tra­tos y fir­mar au­tó­gra­fos.

Pa­ra cuan­do Cam­pos se pre­sen­tó al ca­jón de sa­li­da, res­tan­do cin­co mi­nu­tos pa­ra la 1:00 de la tar­de, ya eran po­co más de 200 las per­so­nas que es­ta­ban al­re­de­dor del tee pa­ra ini­ciar su ‘pe­re­gri­na­ción’ de­trás del puer­to­rri­que­ño, que por se­gun­do día con­se­cu­ti­vo li­de­ra­ba la IX edi­ción del Puer­to Rico Open.

En­tre es­tas per­so­nas se en­con­tra­ba su ma­dre Car­lo­ta Cam­pos, quien a pe­sar de te­ner in­mo­vi­li­za­do su pie de­re­cho con un ye­so, se las in­ge­nió pa­ra se­guir a su hi­jo ho­yo tras ho­yo uti­li­zan­do un ti­po de mi­ni­bi­ci­cle­ta pa­ra mon­tar su pier­na en­ye­sa­da y mo­ver­se por el cam­po.

“Es­ta­mos muy emo­cio­na­dos y or­gu­llo­sos. Es­te es un mo­men­to úni­co, tan­to pa­ra la fa­mi­lia co­mo pa­ra Puer­to Rico”, di­jo so­bre el his­tó­ri­co ins­tan­te. “Por na­da en la vi­da me hu­bie­ra per­di­do es­to. Ha­go el sacrificio que sea por es­tar ahí con él. Lo he­mos es­ta­do apo­yan­do siem­pre, des­de que co­men­zó, y en es­te mo­men­to es uno de los me­jo­res”.

Do­ña Car­lo­ta di­jo que mo­ver­se por el cam­po pa­ra se­guir a su hi­jo “ha si­do di­fí­cil, pe­ro ha va­li­do la pe­na”.

Pa­la­bras que fue­ron con­fir­ma­das por Ra­fael Cam­pos, pa­dre, quien agre­gó que su hi­jo “ha tra­ba­ja­do y lu­cha­do pa­ra es­tar don­de es­tá y pa­ra no­so­tros, co­mo fa­mi­lia, es un or­gu­llo in­creí­ble que es­té re­pre­sen­tan­do a Puer­to Rico. Nos sen­ti­mos ex­tre­ma­da­men­te or­gu­llo­sos de él. Nues­tro apo­yo siem­pre lo ten­drá. Sus otros dos her­ma­nos lle­ga­ron ano­che y to­das las amis­ta­des de él de Es­ta­dos Uni­dos es­tán lle­gan­do”.

Otros, co­mo Fe­li­pe Co­lón, des­ta­ca­ron la tran­qui­li­dad con la que se veía el guay­na­be­ño.

“Yo co­noz­co a Ra­fa des­de ha­ce mu­chos años, ya que yo que­dé cam­peón de Puer­to Rico en el 2014 de la li­ga Junior. Él me acon­se­jó al prin­ci­pio y al ver­lo a él que es­tá ejer­cien­do esa po­si­ción, que es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil es­tar ahí, uno se sien­te or­gu­llo­so y di­ce ‘mi­ra, aquí hay ca­li­bre’. Aquí hay gen­te, lo que pa­sa es que no nos apo­yan a ve­ces”, co­men­tó. “Se es­pe­ra­ba es­ta de­mos­tra­ción de él por­que el hom­bre es un ca­ba­lle­te. Así tan pron­to, el pri­mer día, 8 un­der”.

“Nos en­can­ta el tra­ba­jo de Ra­fa has­ta aho­ra. Es la pri­me­ra vez que un puer­to­rri­que­ño lu­ce en un tor­neo de es­ta en­ver­ga­du­ra. Nos sen­ti­mos bien or­gu­llo­sos del jo­ven”, opi­nó por su par­te Mi­guel Ro­drí­guez, quien es­tá co­mo fa­ná­ti­co en su pri­mer tor­neo del PGA Tour. “Se ha vis­to ex­ce­len­te­men­te bien, el sco­re lo di­ce. Es­tá pri­me­ro lue­go de dos días y eso in­di­ca que es­tá ju­gan­do a un ni­vel muy, muy al­to”.

Car­lo­ta Cam­pos, ma­dre de Ra­fa Cam­pos, se las arre­gló pa­ra mo­ver­se de­trás de su hi­jo a pe­sar de te­ner un pie in­mo­vi­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.