EN­FO­CA­DO 24/7 EN EL BÉIS­BOL

Con­tra­rio a los cam­pos de en­tre­na­mien­to de 2015, el jar­di­ne­ro bo­ri­cua es­tá tra­ba­jan­do en me­jo­rar de­ta­lles y no pa­ra bus­car un es­pa­cio en los Me­lli­zos

El Nuevo Día - - DEPORTES - Rubén A. Ro­drí­guez rro­dri­guez1@el­nue­vo­dia.com Twit­ter:@Nast­y_Ro­dri­guez

Ha­ce exac­ta­men­te un año, las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ban al puer­to­rri­que­ño Ed­die Ro­sa­rio du­ran­te los cam­pos de en­tre­na­mien­tos eran muy di­fe­ren­tes a las ac­tua­les.

En la pri­ma­ve­ra de 2015 el na­ti­vo de Gua­ya­ma lle­gó a los cam­pos de en­tre­na­mien­tos de los Me­lli­zos de Min­ne­so­ta en Fort Myers sin una ga­ran­tía de que­dar­se con un pues­to en el ros­ter de 25 ju­ga­do­res.

Ni ha­blar de una po­si­ción re­gu­lar en los jar­di­nes.

Un año más tar­de, la si­tua­ción es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Ro­sa­rio re­co­rre los cuar­te­les de en­tre­na­mien­to de los Me­lli­zos con la se­gu­ri­dad de que al ini­cio de la cam­pa­ña, a prin­ci­pios de abril, su nom­bre es­ta­rá in­clui­do en la ali­nea­ción re­gu­lar por su di­ri­gen­te Paul Mo­li­tor.

“Hay una gran di­fe­ren­cia. El año pa­sa­do es­ta­ba tra­tan­do de en­se­ñar lo que te­nía. Es­ta­ba tra­tan­do de ga­nar­me una po­si­ción en el equi­po”, re­cor­dó Ro­sa­rio en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con El Nue­vo Día.

Ro­sa­rio, de 24 años, tra­tó de im­pre­sio­nar a la di­rec­ción de los Me­lli­zos en los cam­pos de en­tre­na­mien­to de 2015, pe­ro fue a pa­rar a las Me­no­res, es­pe­cí­fi­ca­men­te a la fi­lial Tri­ple A del equi­po.

El ba­tea­dor zur­do per­ma­ne­ció en ese ni­vel has­ta que fue as­cen­di­do en ma­yo. El res­to fue his­to­ria.

Ro­sa­rio de­bu­tó con un jon­rón al pri­mer lan­za­mien­to que le sir­vie­ron en las Ma­yo­res. Su pa­so de ahí en ade­lan­te le ga­nó un pues­to re­gu­lar en los jar­di­nes. Co­mo no­va­to es­ta­ble­ció al­gu­nas mar­cas en la fran­qui­cia y ter­mi­nó li­de­ran­do la Li­ga Ame­ri­ca­na y las Gran­des Li­gas en tri­ples. Tam­bién fue co­lí­der en asis­ten­cias.

Así las co­sas, el bo­ri­cua se in­te­gró a los en­tre­na­mien­tos de los Me­lli­zos es­te año sin la preo­cu­pa­ción de te­ner que ‘pe­lear’ por una po­si­ción en la pri­ma­ve­ra.

“Es­te año ven­go con la con­fian­za de que la po­si­ción es mía. Me han di­cho que lo co­ja más ‘re­lax’ du­ran­te es­tos cam­pos de en­tre­na­mien­to, pe­ro soy de los que jue­ga la pe­lo­ta du­ra, co­mo si no hu­bie­ra na­da se­gu­ro, co­mo si es­tu­vie­ra tra­tan­do de ha­cer el equi­po”.

Pa­ra un ju­ga­dor de se­gun­do año, las ex­pec­ta­ti­vas son al­go di­fe­ren­tes. Ya no se tra­ta de aquel pe­lo­te­ro no­va­to el cual tra­ta de im­pre­sio­nar a sus su­pe­rio­res en bus­ca de una opor­tu­ni­dad.

Ya en la or­ga­ni­za­ción de Min­ne­so­ta sa­ben lo que Ro­sa­rio pue­de dar so­bre el te­rreno de jue­go. Aho­ra es un ju­ga­dor con ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des. Y le to­ca al bo­ri­cua asu­mir­las con la se­rie­dad que le ame­ri­ta.

Ro­sa­rio lo re­co­no­ce, así co­mo tam­bién di­jo es­tar cons­cien­te que en­tra en el te­mi­do ‘ma­le­fi­cio del se­gun­do año’, el lla­ma­do ‘sop­ho­mo­re jinx’ en in­glés.

“Es­te es un nue­vo año. Uno de mu­chos re­tos. Mu­chos ju­ga­do­res de se­gun­do año fra­ca­san en sus me­tas, pe­ro yo no. Quie­ro so­bre­pa­sar las ex­pec­ta­ti­vas, te­ner me­jo­res nú­me­ros y ayu­dar a mi equi­po a ga­nar y me­ter­nos en los pla­yoffs”.

Ro­sa­rio fi­na­li­zó la cam­pa­ña pa­sa­da con pro­me­dio de .267 con 13 jon­ro­nes y 50 ca­rre­ras re­mol­ca­das. En 122 par­ti­dos acu­mu­ló 121 im­pa­ra­bles. Pe­gó 15 tri­ples y 12 do­ble­tes. Se ro­bó 11 ba­ses.

A la de­fen­sa -ju­gan­do en los tres jar­di­nes- co­me­tió sie­te erro­res pa­ra .967 de por­cen­ta­je de fil­deo. Reali­zó 16 asis­ten­cias.

“Es­te año voy a tra­tar de su­bir más ese pro­me­dio. Es­toy tra­tan­do de ha­cer swing a me­jo­res pit­cheos. El año pa­sa­do es­tu­ve un po­co agre­si­vo. Hay que ha­cer me­jo­res ‘swings’ en con­teos fa­vo­ra­bles”, re­co­no­ció el ba­tea­dor zur­do.

Ro­sa­rio se pon­chó 118 ve­ces en 122 par­ti­dos, un por cien­to muy al­to pa­ra un ba­tea­dor que no se con­si­de­ra jon­ro­ne­ro. A su vez, ape­nas se tra­ba­jó 15 ba­ses por bo­las. Su por cien­to de pon­ches fue de 24.9% y el de bo­le­tos tra­ba­ja­dos de ape­nas 3.2 (por apa­ri­cio­nes al pla­to).

En lo que res­pec­ta a la de­fen­sa, los Me­lli­zos es­pe­ran nue­va­men­te una ac­tua­ción de pe­so de par­te de Ro­sa­rio. Se pro­yec­ta al bo­ri­cua ju­gan­do en el bos­que de la iz­quier­da.

Sin em­bar­go, exis­ten ru­mo­res de que Ro­sa­rio po­dría pa­sar al pre­dio cen­tral si la di­rec­ción en­tien­de que el pros­pec­to Byron Bux­ton aún no es­tá lis­to pa­ra ju­gar en las Ma­yo­res.

“Ellos con­fían mu­cho en mi de­fen­sa y en las si­tua­cio­nes de jue­go. Mo­li­tor me ha da­do esa con­fian­za”, agre­gó.

“Yo me sien­to tran­qui­lo. Voy a se­guir tra­ba­jan­do en los cam­pos de en­tre­na­mien­to. Me­ter­me en la ca­be­za mu­cha pe­lo­ta. Mu­cho béis­bol... 24-7 pa­ra te­ner un buen año”, con­clu­yó ‘La Ba­la Bo­ri­cua’.

“Es­te año ven­go con la con­fian­za de que la po­si­ción es mía. Me han di­cho que lo co­ja más ‘re­lax’ du­ran­te es­tos

cam­pos de en­tre­na­mien­to, pe­ro soy de los que jue­ga la pe­lo­ta du­ra, co­mo si no hu­bie­ra na­da

se­gu­ro. Co­mo si es­tu­vie­ra tra­tan­do de ha­cer el equi­po”

ED­DIE RO­SA­RIO

Jar­di­ne­ro de los Me­lli­zos

Aun­que de­bu­tó en ma­yo, Ed­die Ro­sa­rio con­clu­yó su cam­pa­ña de no­va­to con un to­tal de 40 ex­tra­ba­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.